Wall Street está preocupado por la "estanflación", la amenaza de un crecimiento económico lento y un aumento de la inflación no visto en 40 años: esto es lo que dicen 4 grandes expertos sobre este escenario aterrador y lo que significa los mercados

La escasez de combustible en el Reino Unido solo ha avivado las llamas de los temores de los inversores.
La escasez de combustible en el Reino Unido solo ha avivado las llamas de los temores de los inversores.

Getty Images

  • El aumento de la inflación y el enfriamiento del crecimiento económico tienen a muchos inversores preocupados por la "estanflación".
  • La combinación entre el alto desempleo, alta inflación y crecimiento débil persistió en los años 70 y 80.
  • Los expertos eexplican qué deberían hacer los inversores a medida que el mercado reacciona a los temores de la estanflación.

Algunos clásicos de la década de los 70 nunca pasan de moda, mientras que otras cosas que pertenecen a esa etapa son extremadamente desagradables.

Últimamente, Wall Street se ha obsesionado con un elemento que pertenece a ese segundo grupo: la estanflación. Una combinación destructiva de una economía lenta o estancada y una alta inflación. Últimamente ha estado en el centro de atención porque el crecimiento se ha desacelerado ligeramente en comparación con el pasado reciente, mientras que los precios del petróleo y la inflación son más altos de lo que han estado en años.

El período estanflacionario de los años setenta y ochenta fue doloroso para gran parte de Estados Unidos y Europa, y sus efectos se sintieron durante años, ya que resultó difícil romper el ciclo de alto desempleo, crecimiento débil y alta inflación. Por tanto, no es de extrañar que la amenaza de la estanflación ponga a los inversores extremadamente nerviosos.

Estos 3 gráficos muestran cómo ha cambiado la banca durante la pandemia y cómo ha evolucionado la economía española

Eso significa que vale la pena comprenderlo y prepararse, incluso si son pocos los expertos que piensan que la estanflación está a la vuelta de la esquina. Así es como algunos líderes del mercado financiero ven la situación. 

Y lo que creen que los inversores deberían hacer.

Goldman Sachs

El estratega jefe de renta variable de Estados Unidos, David Kostin, dice que los inversores pueden ponerse más nerviosos en las próximas semanas a medida que las empresas revelen sus beneficios, discutan los costes crecientes y destaquen las presiones de la cadena de suministro a las que se enfrentan. Pero cree que la inflación bajará con el tiempo.

“Las acciones con un fuerte poder de fijación de precios se han quedado rezagadas recientemente, pero parecen atractivas si las preocupaciones sobre el estanflacionismo continúan creciendo", escribió Kostin en una nota reciente, explicando que esas compañías podrán subir los precios y mantener sus márgenes de beneficio incluso cuando los costes suban y el crecimiento se desacelere.

Digi, Finetwork o MásMóvil: así están haciendo los pequeños operadores temblar a los grandes gigantes de las telecomunicaciones

En los períodos estanflacionarios reales, añade, las compañías energéticas y de salud obtuvieron mejores resultados, mientras que los valores acciones industriales y tecnológicos se quedaron atrás. Las empresas orientadas a los servicios al consumidor tendían a tener una ventaja sobre las que vendían bienes.

"La mayor parte de la debilidad de la bolsa en entornos históricos estanflacionarios ha sido atribuible a la presión sobre los márgenes de beneficios empresariales”, asegura Kostin. "La estanflación se ha asociado con ingresos reales estables, pero con márgenes de beneficio y ganancias reales decrecientes, lo que indica que las empresas luchan por subir los precios lo suficientemente rápido como para compensar los crecientes costes de los productos”, analiza.

BlackRock

Gargi Chaudhuri, directora de estrategia de inversión de iShares en las Américas, dice que la economía estadounidense todavía está en vías de un fuerte crecimiento durante los próximos 2 años. La experta señala que las vacantes son abundantes y los consumidores han ahorrado casi 3 billones de dólares durante la pandemia.

Eso evolucionará hacia una situación más parecida a la reflación, un esquema comercial popular a principios de este año, y menos que la estanflación.

"Los salarios más altos se traducen en costes más elevados para las empresas, y favorecemos los sectores e industrias que son menos sensibles a los costes laborales y tienen los márgenes de beneficio más altos", dice Chaudhuri. "Por ejemplo, las empresas de tecnología (XT), las compañías de consumo discrecional (IYC) y las entidades financieras (IYF), incluidos los bancos (IAT), pueden ayudar a proteger las carteras contra el aumento de los costes laborales", destaca.

Asimismo, añade que las acciones de semiconductores deberían seguir funcionando bien debido a la enorme demanda y características favorables como los altos rendimientos del flujo de caja libre.

Bank of America

El economista estadounidense de BofA, Alexander Lin, y la estratega de tipos de la entidad, Megan Swiber, dicen que la inflación se mantendrá más alta que en la década de 2010, pero muchos elementos que están contribuyendo al aumento reciente, como los cuellos de botella y la escasez de la cadena de suministro, desaparecerán. 

Los expertos creen que la Reserva Federal no aumentará los tipos para desacelerar la economía hasta que eso suceda.

Además, añaden que el aumento de los precios del petróleo no es una amenaza tan grande para la economía como lo fue en la década de 1970, cuando las colas en las estaciones de servicio se convirtieron en una imagen duradera del dolor para los consumidores. Eso se debe a que Estados Unidos depende ahora menos del petróleo importado y la política monetaria ha cambiado drásticamente.

"Creemos que la inflación lenta es un término mejor para esta subida de precios más alta y para los riesgos de crecimiento más suave al que enfrentamos actualmente", escribieron, contrastando un crecimiento más lento con una economía verdaderamente dañada. Eso sucedió antes, más recientemente en 2010-2011.

"Anticipamos que la Fed optará por apoyar el crecimiento en lugar de responder a fluctuaciones más breves en los precios de las materias primas", dijeron Lin y Swiber.

Eso daría lugar a tipos de interés nominales y reales más bajos y mayores límites de inflación.

"Esto podría limitar el alcance de los aumentos que cotizan en el calendario para 22 y respaldar nuestra opinión de una curva de 2s10 más pronunciada", asegura el dúo. "Una Fed moderada que mira a través de la inflación impulsada por la escasez de oferta también debería soportar una curva 5s30s más pronunciada debido a una trayectoria OIS más baja en plazos intermedios y una prima de riesgo de inflación más alta en plazos más largos", dice.

También ven evidencia de que los precios más altos están reduciendo la demanda de coches, chips y viviendas, pero esos se califican como estanflación porque las empresas y las personas están cambiando sus planes de gasto en lugar de no gastar en absoluto.

Jefferies

La economista financiera en jefe de Jefferies, Aneta Markowska, considera que la estanflación real destruye la demanda porque presenta costes crecientes y presupuestos ajustados. Si bien el aumento de los precios de la energía puede hacer que eso suceda, es menos probable que lo haga hoy.

"En todo caso, el riesgo no es la estanflación, sino un ciclo de retroalimentación positiva entre los precios, los salarios y las expectativas de inflación", dice.

El director global de estrategia de renta variable, Christopher Wood, comenta que el período de baja inflación de varias décadas ha finalizado, y el cambio a la energía verde y la falta de inversión en combustibles fósiles están causando problemas.

"La pandemia ha actuado como un catalizador para la adopción de políticas intervencionistas dirigidas a causas políticamente de moda, como el cambio climático y la desigualdad", asegura. "La Fed y el BCE, por ejemplo, pueden terminar monetizando los costes a largo plazo de la transición energética", concreta.

Wood dice que el oro y el Bitcoin serán "coberturas esenciales" contra la inflación y contra las desventajas de esas políticas. Y aconseja vigilar la velocidad del dinero como una forma de evaluar la inflación.

Otros artículos interesantes:

De Goldman Sachs a JPMorgan: la estrategia de los 10 grandes bancos de Wall Street para afrontar el 'boom' de las criptomonedas

Netflix sube el precio de sus tarifas por tercera vez desde que opera en España: esto es lo que costará a partir de este lunes cada plan de la plataforma

Cómo lograr un equilibrio emocional con tu dinero y sobreponerte a la ansiedad por gastar

Te recomendamos

Y además