La Web3 ha sido criticada por los fundadores de Tesla, Twitter y Signal, pero los inversores más optimistas aseguran ver potencial en los nuevos modelos financieros y de propiedad de los dato

Elon Musk.
Elon Musk.

Reuters

  • La Web3 está resultando ser la idea más controvertida del sector tecnológico en años.
  • Sus defensores ven en ella una democratización de internet, mientras que los críticos la consideran un juguete de los inversores.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Como suele ocurrir con las revoluciones tecnológicas, el cambio llega primero de forma gradual y luego repentina.

Por eso, para los defensores de las criptomonedas y el blockchain, es natural que la comunidad se reúna en torno a una visión unificada del futuro que llaman Web3.

Los mayores defensores de la Web3, entre los que se encuentran pesos pesados del capital riesgo como Andreessen Horowitz y un gran número de emprendedores, creen que se trata de un internet de nueva generación que toma las plataformas construidas por empresas como Meta y Google en la década de 2010 -a veces denominadas Web2- y devuelve el poder que acumularon a los usuarios, normalmente a través de una cadena de bloques.

Pero no todo el mundo está de acuerdo: los críticos cuestionan el término Web3, las motivaciones subyacentes de sus defensores y si una tecnología de nicho como el blockchain puede imponerse al resto.

El ex consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey, tuiteó con escepticismo en diciembre que la Web3 sería propiedad de los inversores de capital riesgo, mientras que el jefe de Tesla, Elon Musk, se burló del concepto de Web3 tachándolo como una simple "palabra de moda de marketing". Por su parte, el fundador de Signal, Moxie Marlinspike, expresó su propia preocupación por la tecnología en un artículo de su blog a principios de este mes.

Aunque el término sigue siendo confuso, inversores como Andreessen Horowitz han agrupado vagamente a las empresas y tecnologías orientadas a las criptomonedas bajo la bandera de Web3. La empresa de capital riesgo lanzó un nuevo fondo de 2.200 millones de dólares especializado en todo lo relacionado con las criptomonedas, mientras que el especialista del sector Paradigm cerró un fondo de 2.500 millones de dólares en noviembre.

Hemos hablado con 5 firmas de capital riesgo sobre los motivos por los que Web3 ha resultado ser tan polémica:

Las tecnologías descentralizadas luchan contra la propiedad centralizada

Para Saul Klein, socio fundador del fondo de capital riesgo LocalGlobe, el debate es algo bueno.

"Es realmente un método socrático", dice. "Es estupendo porque está sacando a relucir muchos de los problemas y desafíos que existen".

Uno de ellos es que Web3 podría no conducir a una versión descentralizada de internet. El fundador de Twitter, por ejemplo, tuiteó que la propiedad de Web3 en realidad está en manos del capital riesgo. "Nunca escapará a sus intereses", sentenció, refiriéndose al hecho de que los inversores de capital riesgo hacen apuestas financieras en busca de grandes beneficios.

Franklin Bi, director de desarrollo de carteras de Pantera Capital, reconoce que hay inversores "impulsados por la codicia" o "especuladores" que se han sumado a la fiebre de la Web3, pero lo que diferencia el modelo de propiedad propuesto por Web3 de los servicios de internet actuales, comenta, es la posibilidad de abandonar un servicio sin coste alguno. 

"Eso no ocurre en Web2, porque los datos y los privilegios están bloqueados en la plataforma, así que no se puede abandonar Google o Meta sin un gran sacrificio", apunta. 

La próxima búsqueda: encontrar aplicaciones prácticas 

Más allá del debate filosófico sobre si la Web3 es real y puede ser verdaderamente descentralizada, sus defensores deben averiguar qué aplicaciones prácticas puede ofrecer la Web3 que la Web2 no puede.

Una tecnología asociada a Web3 son los tokens no funglibles (NFT), que ofrecen a los usuarios una cadena de código que indica la propiedad de un activo único en línea. Los fans dicen que es una forma práctica de demostrar que se es dueño de una obra de arte en el metaverso, por ejemplo. Los detractores dicen que es una forma artificial de crear escasez en Internet.

Los primeros 5.000 días, de Beeple.

Para Jay Wilson, director de inversiones de AlbionVC, una forma de diversificar las aplicaciones de los NFT es encontrar su uso en una mayor variedad de industrias. Uno de los sectores que considera que está maduro para la innovación con los productos de la Web3 es el de los videojuegos, ya que los avatares, los objetos de colección y otros productos digitales constituyen una oportunidad para representar una propiedad única. 

"Es la siguiente industria más obvia, y es una industria masiva", señala Wilson. "La pregunta que se plantean los ejecutivos del sector del videojuego es cómo podemos aplicar esta tecnología a nuestra infraestructura actual, y esa es una cuestión de estrategia realmente apasionante".

Sin embargo, los gamers no se han mostrado receptivos a los primeros intentos de introducir los NFT, y Ubisoft se ha enfrentado a intensas críticas de los aficionados por la introducción de objetos digitales en su videojuego Tom Clancy's Ghost Recon Breakpoint.

Los inversores que se dedican a buscar startups también están identificando un fuerte apetito por las ideas de Web3, a pesar de no ser empresas nativas de Web3.

"He visto a algunas personas decir que todas las empresas necesitan ahora una estrategia de Web3, y creo que, tal vez no todas las empresas, pero la gente debería entenderlo", expresa Oliver Kicks, director de RLC Ventures, una empresa londinense cuyas cuatro de sus últimas 5 inversiones en pasado trimestre estuvieron relacionadas con Web3.

La gran migración desde la Web2 no está clara, por ahora

El éxito de la Web3 como concepto dependerá de su adopción masiva. En la actualidad, los productos orientados a las criptomonedas y al blockchain siguen siendo incipientes y oscuros para el público general.

Dominik Tobschall, director de Speedinvest, cree que las empresas de Web2 tienden a hacer que los usuarios y sus datos sean el producto, monetizándolos si "no están pagando una suscripción por un producto de Web2".

"Esto se debe a que los modelos de negocio Web2 tienen que extraer valor de sus usuarios a escala, y no hay medios para que un usuario participe en esa captura de valor", dice. "Las redes de criptomonedas alteran fundamentalmente esta relación, ya que los usuarios se convierten en participantes de la red".

Pero la evidencia sugiere que dejar al descubierto estos modelos de negocio extractivos no es suficiente para alejar a la gente de ellos.

"Creo que en la Web3 lo que es diferente es que, sí, al final puede haber costes, puede haber excesos, pero los beneficios también se socializan. La gente puede participar en el crecimiento y en los beneficios que se derivan de los servicios prestados", dice Tobschall.

Ninguno de los inversores con los que ha hablado Business Insider se ha mostrado públicamente escéptico con respecto a la idea de Web3, sino que se unen a las voces más importantes y entusiasmadas del sector. Mientras que los inversores de tecnología pueden estar alineados con Web3, parece que los desarrolladores todavía no lo están.

Está claro que esta lucha se desarrollará a lo largo de 2022. Como dice Klein, de LocalGlobe: "La realidad es que el espacio es mucho más grande que un ring de boxeo".

Otros artículos interesantes:

Elon Musk y Jack Dorsey abren el debate sobre la Web3 a través de varios tuits: esto es lo que piensan los 2 multimillonarios tecnológicos

El boom de la Web3 desata una guerra entre partidarios de las criptomonedas y detractores que, según los expertos, amenaza con terminar con esta tecnología

Criptomonedas, metaverso, 'super apps' o herramientas para creadores: las tendencias en las apps para móviles en 2022, según los expertos

Te recomendamos