El boom de la Web3 desata una guerra entre partidarios de las criptomonedas y detractores que, según los expertos, amenaza con terminar con esta tecnología

Tienda que acepta bitcoin en El Salvador
Reuters
  • La Web3 y las criptomonedas están provocando una brecha en la industria del software.
  • Los expertos temen que el debate se esté centrando más en valores políticos que en la tecnología propiamente dicha, lo que provoca posturas polarizadas.
  • Estos explican además que si se hace imposible alcanzar ciertos consensos, las herramientas nunca mejorarán de verdad, lo que perjudicará a la innovación.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si has pasado algo de tiempo en Internet durante el último año, probablemente no hayas podido evitar el bombo que se le ha dado a las criptomonedas, los NFT y la llamada Web3 en general

Famosos como Reese Witherspoon y Gwyneth Paltrow se han subido al carro, y El Salvador se ha convertido recientemente en el primer país en dar curso legal al bitcoin.

Pero también es inevitable la reacción. Los proyectos de NFT de personajes como Lindsay Lohan y la herencia de Stan Lee han sido recibidos con burlas y escepticismo. 

La noticia de que Kickstarter planea cambiar su plataforma de crowdfunding para que esta quede respaldada por el blockchain ha sido recibida por muchos en las redes sociales con decepción e incluso con cierto disgusto.

Los fans de la Web3 creen que las criptomonedas y los NFT son precursoras de un movimiento tecnológico que puede descentralizar las finanzas y el comercio poniendo más poder en manos de los usuarios y restando control a empresas como Google y Facebook. 

Los expertos españoles señalan las 'altcoins' que tienen en su radar para 2022, con un ojo puesto en el metaverso

Los escépticos creen que los beneficios de la Web3 no están probados o que son poco realistas, ya que las estafas de criptomonedas proliferan y el blockchain daña el medio ambiente por su consumo de energía.

Ahora, los conocedores de la industria tecnológica dicen que el debate sobre criptomonedas está llegando al sector, ya que los desarrolladores toman cada vez más partido en torno a la Web3. 

Twitter está hoy lleno de anécdotas de desarrolladores que renuncian cuando sus empleadores entran en el mundo de las criptomonedas, incluso cuando los ejecutivos de empresas como Amazon y Facebook aceptan nuevos trabajos en la industria. 

Incluso líderes como Elon Musk y Jack Dorsey (fans declarados del bitcoin y las criptomonedas) han recibido críticas tras sugerir que la Web3 está sobrevalorada.

Es importante destacar que, según los expertos, esta creciente división tiene tanto que ver con la política como con la tecnología, ya que el interés o el escepticismo por las criptomonedas se toman como una declaración de valores que puede enfrentar a un desarrollador con sus compañeros.

Según algunos expertos, esto supone importantes riesgos.

Cuanto más se polarice el debate y más personas se identifiquen con los bandos a favor o en contra de las criptomonedas, más difícil será mantener un diálogo honesto en el sector sobre las promesas de la tecnología y tener en cuenta los perjuicios de la creciente ola de estafas con criptomonedas y otros malos comportamientos del blockchain.

12 formas de ganar un dinero extra en 2022

A algunos les preocupa que esta división pueda ser desastrosa para la tecnología a largo plazo. Si el movimiento Web3 rechaza incluso el escepticismo leve y bien razonado, dicen los expertos, los peligros solo se harán más grandes. 

Esto funciona también a la inversa. Si los escépticos de la Web3 no están dispuestos a evaluar de buena fe y por sus propios méritos esta tecnología, la industria podría arriesgarse a perder una herramienta con gran potencial.

"Si va a ser malo, tenemos que saber cómo de malo será para poder defendernos", afirma Kelsey Hightower, ingeniero de Google. "Si va a ser bueno, tenemos que saber cómo funcionará para poder entrar a jugar con ello. No podremos hacer ninguna de esas cosas desde la ignorancia".

La Web3 se ha convertido en un tema polarizante

Los debates encarnizados son habituales en la industria tecnológica, donde los desarrolladores discuten sin cesar los méritos de Mac frente a PC o de Android frente a iPhone, o incluso si hay que poner un tabulador o un espacio después de cada nueva línea de código.

Lo que distingue al debate sobre las criptomonedas es que la propia criptomoneda es un tema cada vez más político. 

Hillary Clinton, ex candidata presidencial demócrata y ex secretaria de Estado, ha descrito lo que considera los peligros del bitcoin, mientras que la senadora republicana Cynthia Lummis ha cruzado el pasillo para trabajar con el senador demócrata Ron Wyden para proponer nuevas normas fiscales en torno a las criptomonedas.

No falta quien vive esto con preocupación desde el sector temiendo que la intensa polarización que satura la política estadounidense llegue al corazón de la industria del software.

"Es muy polarizante", cuenta Tracy King, ingeniera de software de la empresa Xplor. 

King cuenta que añadir ".eth" a su nombre de usuario en Twitter para indicar su apoyo a la cadena de bloques de Ethereum provocó una cantidad sorprendente de críticas. "He visto cómo personas que creía que eran amigos empezaban a insultarme y a bloquearme por ser una 'chivata de Web3".

Kelly Vaughn, una destacada desarrolladora de software y cofundadora de la empresa de tarjetas de regalo Govalo, experimentó una reacción similar después de tuitear su interés por saber más sobre la Web3. 

"Sé que tengo una gran audiencia y que eso siempre trae consigo personas con opiniones fuertes en ambos lados de la barrera, pero definitivamente no esperaba esa reacción", dijo Vaughn.

"Me parece que todo se politiza mucho con este tema", explica a Business Insider Anne Griffin, directora de producto del sitio web de reservas de viajes Priceline. 

4 criptomonedas que comprar: un inversor de capital riesgo cuyo fondo invierte en blockchains que se encuentran en fase inicial comparte los proyectos que más le entusiasman

En el otro lado, incluso los optimistas de la criptodivisa dudan en expresar algo parecido a la disidencia, dicen algunos conocedores. 

Liz Fong-Jones, una desarrolladora muy conocida por su activismo como empleada en Google, confiesa que le preocupa perder clientes potenciales o futuros inversores por ser crítica con las criptomonedas.

"En el momento en que mencionas algo negativo sobre las criptodivisas, inmediatamente habrá gente que criticará lo que tienes que decir", dice Fong-Jones a Business Insider. "Yo no diría que el comportamiento de la gente responda al acoso. Simplemente, se respira un ambiente viciado".

Anil Dash, director general de la plataforma de codificación colaborativa Glitch, explica que si el bando pro cripto no se toma en serio las preocupaciones sobre el daño medioambiental, las estafas, los bulos y otros peligros y riesgos que han aparecido junto al boom de la Web3, será mucho más difícil salvar la brecha.

"La comunidad de la Web3 no ha tenido ese momento de darse cuenta de que ha dado poder no solo a estafadores y timadores, sino también a gente que va a retorcer esta tecnología para hacer un uso realmente peligroso", explica Dash. "Para todo lo bueno que ha hecho, ha habido mucho daño. Por eso creo que hay ansiedad, dolor y culpabilidad residual en todo esto". Este artículo se publicó originalmente en BI Prime.

Otros artículos interesantes:

Los nuevos multimillonarios en 2021 gracias a las criptomonedas

Un tercio de los bitcoins está controlado por el 0,01% de los poseedores de la criptomoneda

Los 'criptoestafadores' han ganado casi 6.800 millones en 2021, unos 18 millones cada día, según una firma de análisis de blockchain

Te recomendamos

Y además