Pasar al contenido principal

ZTE recibe una autorización temporal para reanudar algunos servicios en EE.UU.

Logo de ZTE
Karlis Dambrans / Flickr

El fabricante tecnológico chino ZTE ha recibido una autorización provisional por parte del Gobierno de EEUU para retomar parte de sus actividades en el país entre el 2 de julio y el 1 de agosto, incluyendo el mantenimiento de redes y la actualización de software y dispositivos, según ha informado el Buró de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio de EEUU.

De este modo, la compañía china ha sido autorizada temporalmente a prestar servicios de mantenimiento de las redes y equipos correspondientes a contratos firmados antes del 15 de abril de 2018, fecha en la entró en vigor la prohibición de que ZTE adquiera componentes fabricados por empresas estadounidenses, después de que la china exportara, en contra de la legislación de Estados Unidos, equipos de telecomunicaciones a Irán y otros países en la lista prohibida del Gobierno de EEUU.

La empresa había firmado un preacuerdo hace unas semanas para volver a poder operar en el país, aunque fuera de forma temporal. Aunque posteriormente, el Senado votó en contra de la decisión tomada por la Casa Blanca y siguió manteniendo el veto a la compañía. Tras este anuncio de Estados Unidos, parece que la compañía podrá volver a reanudar sus actividades, por lo menos temporalmente. 

El fabricante asiático ha sido autorizado también a prestar soporte a los teléfonos móviles correspondientes a modelos de ZTE comercializados antes de la entrada en vigor de la sanción a la compañía china, incluyendo actualizaciones de software y parches de seguridad.

Leer más: ZTE deja de vender móviles en todo el mundo mientras recurre la prohibición comercial de Estados Unidos

Asimismo, el Departamento de Comercio permitirá hasta el próximo 1 de agosto que ZTE realice pagos y cobros en relación con las actividades autorizadas temporalmente por la orden emitida por el Buró de Industria y Seguridad.

La compañía china ha llevado a cabo una completa reestructuración de su cúpula directiva, incluyendo la dimisión de los 14 consejeros vetados por EEUU.

Además, ZTE ha aceptado pagar una multa de 1.400 millones de dólares (1.198 millones de euros), incluyendo un pago inicial de 1.000 millones de dólares (856 millones de euros) y una sanción suspendida de 400 millones de dólares (343 millones de euros).

Te puede interesar