Pasar al contenido principal

10 claves y deberes pendientes del ecosistema emprendedor europeo

EIT Conference 2018
Una de la ponencias del congreso Innoveit 2018, organizado por el EIT EIT
  • Cuestiones como el Brexit, la competición contra Estados Unidos y China, el acceso a la financiación, la integración de las regiones menos desarrolladas o el papel de la mujer serán claves para el desarrollo del ecosistema emprendedor europeo.
  • El Instituto Europeo de Innovación celebraba la pasada semana su aniversario, en el que ha hecho balance de las claves y deberes pendientes en su década de vida. 
  • El organismo ha creado comunidades de emprendimiento a lo largo y ancho de Europa para afrontar los retos del futuro en los sectores de salud, energía, cambio climático, alimentación, materias primas y digitalización.

Europa se envuelve en innovación y emprendimiento para crecer, o por lo menos, hacer frente a sus competidores a nivel global. No es la intención del Viejo Continente quedarse atrás en tales materias que supondría, después de todo, que su economía también lo hiciera.  La regulación, el acceso a la financiación, la multidisciplinariedad, el Brexit o la equidad entre países son, sin embargo, algunos de los deberes que la Unión Europea aún tiene por solventar.

Pero si en algo ha mejorado el ecosistema emprendedor europeo es que ha ganado en dinamismo. El que hace unos años era un ecosistema en parte estático, en parte hermético y, en su mayor parte, localizado en ciudades concretas tiende y pretende, ahora, dinamizarse, abrirse y trascender fronteras. 

Han transcurrido diez años desde que el Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT) vio la luz. Un organismo creado por la Comisión Europea cuyo fin no era otro que dar un empuje al ecosistema innovador en el Viejo Continente. Y nacía, mirando de reojo a países como Estados Unidos y China, acelerando el paso para no quedarse a atrás en la carrera empresarial del futuro. 

Paso a paso, ha ido sumado más de 2.400 millones de euros de financiación, más de 1.250 empresas, algunas que han llegado al mercado, otras que no; que han levantado más de 890 millones de euros de financiación externa

Con el peso de una década a sus espaldas, el pasado jueves el EIT hacía balance en Budapest de su trayectoria, y rendía cuentas, en su congreso anual. 

En su discurso durante la entrega de premios de la institución, el Comisario de Educación, Cultura, Juventud y Deporte, Tibor Navracsics, apuntó: “a través del EIT, la Unión Europea ha invertido en emprendedores de toda Europa, estableciendo una red única, contribuyendo a crear una cultura empresarial y ofreciendo un apoyo a medida que las iniciativas empresariales se extienden a escala mundial”.

Pero lejos de haber llegado a su madurez, el ecosistema emprendedor del Viejo Continente se mira el ombligo y analiza sus retos de cara al futuro.

Aquí te contamos las claves del futuro del ecosistema de innovación europeo. 

Carrera con Estados Unidos y China 

Europa lo no quiere es perder el tren de la innovación en el que tanto Estados Unidos como China se han subido. Fueron, de hecho, varios los ponentes que, durante el congreso del EIT, apelaron a promover una mentalidad innovadora en el Viejo Continente. “Necesitamos personas que creen una comunidad, que identifiquen problemas y quieran cambiar la manera en que funciona el sistema”, señaló la CEO de Climate-Kic, Kirsten Dunlop.

Al final, lo que siempre se le reprocha a Europa es que, de alguna forma, camine por detrás del gigante asiático o Estados Unidos a la hora de dar luz a empresas innovadoras. “Europa tiene debilidades que han estado ahí siempre. Es diversa culturalmente pero también estructuralmente”, reconocía Dunlop. 

Un argumento que complementó Markku Markkula, primer vicepresidente del Comité Europeo de las Regiones: “No somos Estados Unidos. La competición entre estados allí no es un problema pero aquí representa el 20% de la ecuación”.  

Es esta conversación la que da dinamismo al ecosistema emprendedor europeo, que pone el pie en el acelerador para poder mirarse en el espejo con sus competidores directos. Por ello, los ponentes del congreso instaron a poner en marcha nuevas medidas que extiendan esta cultura y dinámica en hubs a través de toda Europa. 
 

La gran asignatura pendiente: financiación

Como siempre que el ecosistema emprendedor del Viejo Continente se compara con el estadounidense y el chino, emerge la cuestión de la financiación. Y fue en uno de los paneles en los que el público quiso poner de relieve cómo, a propósito de éxito de Tesla, el gobierno del país norteamericano había realizado una fuerte inyección de capital en la compañía de Elon Musk. 

Leer más:  3 claves para que España tenga su propia meca del emprendimiento, según el fundador de una empresa que factura 500 millones de euros al año

El ejemplo sirvió para reflejar como en otros países el acceso a la financiación aumentaba la competitividad del ecosistema. Y no se trata sólo de la financiación gubernamental. De lo que se habla es de mejorar el acceso a la financiación para las empresas, a través de nuevos instrumentos así como a los inversores, que se conviertan en un actor potente y competitivo dentro del Viejo Continente “Es una competición global en la que Estados Unidos y China están empujando con fuerza”, advirtió el CEO de Skeleton Technologies, Taavi Madiberk en su intervención.

El público también quiso ser proactivo e instó a crear un banco de inversión europeo: “los instrumentos de inversión de deuda son un buen comienzo para empezar a cubrir el déficit de financiación.

“Si analizamos el TOP 10 de empresas globales, no hay ninguna europea. Debemos poner los esfuerzos ahí”, reclamaron. 

Trabajo en paralelo: EIT vs EIC

Europa dio luz en 2015 a otra propuesta para promover su ecosistema de start ups: el European Innovation Council. La institución, impulsada por el comisario de Investigación de la Unión Europea, Carlos Moedas; tiene por objetivo impulsar la trasferencia al mercado de nuevas tecnologías en la Unión Europea. De forma paralela al EIT,  se centra en las fase de crecimiento y escalado de las start ups. Si bien desde el propio EIT aseguran que los dos existen y trabajan conjuntamente hay quien es más crítico y, de alguna forma, señala un desdoblamiento de funciones. 

A este respecto, los portavoces del EIT han razonado que se trata de diferentes ecosistemas, que deben que trabajar juntos, pero tienen un rol distinto. “La capacidad aquí es limitada. La idea del European Innovation Council es tratar de hacer algo que no pueden hacer los Estados y realizar apuestas tecnológicas y de inversión”, aseguró el director de Open Innovation y Open Science de la Comisión Europea, Nicolas Sabatier. 


Multidisciplinariedad

Aún con todo, esa palabra tan popular que llaman innovación parece que va adquiriendo calado a través de los Estados miembros y su cultura. A propósito de ello, el director del equipo ejecutivo del EIT, Dirk Jan van den Berg, ha subrayado la dinámica exponencial que ha tomado el emprendimiento en el Viejo Continente, y ha puesto especial relevancia en los equipos multidisciliplinares, un elemento imprescindible para que el producto pueda llegar a los diferentes mercados. 

El organismo ha puesto de relieve la necesidad de fomentar la integración de perfiles de diferentes disciplinas en los equipos empresariales y de diferentes nacionalidades. Al fin y al cabo, es la receta que ha seguido Europa para promover la innovación. Pero se refiere también a las comunidades emprendedoras que ha creado en torno a diferentes sectores: energía, salud, cambio climático, alimentación, materias primas y digital.

La cuestión Brexit

Como era de esperar, las amenazas sobre un posible Brexit duro se hicieron notar en el EIT. El organismo no quiere perder el potencial científico y emprendedor británico. En cuanto al Brexit, ejecutivo del EIT apuntó que es un problema para la institución: “no es lo que queremos. Queremos el ecosistema científico y emprendedor de Reino Unido, con sus comunidades de innovación -Kics-”

Al respecto, el ejecutivo apuntó “con suerte tendremos un acuerdo para que Reino Unido tenga cabida en nuestra comunidad. Sería una pena no poder contar con la importante contribución de Reino Unido al EIT”. 

E incluso bromeó al respecto, cuando uno de los periodistas presentes preguntó si tenían previsto tomar alguna medida para prepararse para el Brexit: “Todo lo que hemos preparado es rezar”, dijo entre risas van den Berg.


Mayor integración de los países del Este

Queda camino que andar, no obstante, a juicio de los países de Europa del Este. Así es que la conferencia sirvió también para evidenciar la desigualdad latente en el ecosistema emprendedor europeo. Esa desigualdad se hizo patente con las palabras del ministro húngaro de Innovación y Tecnología y  Secretario de Estado de Economía, Estrategia y Regulación, László György, que apeló, sin tapujos, a “promover la innovación en Este de Europa”.

El ministro húngaro razonó que, como es lógico, la competitividad había aumentado a nivel europeo  y arrojó datos sobre su translación a la realidad : “si miramos los proyectos de Horizonte 2020, son trece países se benefician del 50% de estos fondos. Si no cambiamos esto perderemos la carrera con otras regiones”. En línea con este reclamo, György apremió a promover la innovación en el este de Europa para que “todos los países se beneficien de ello”. 

Leer más: Radiografía del emprendimiento en España: Barcelona es de retail, Madrid es del Ibex 35

Aprovechando su intervención, Lambert van Nistelrooij, miembro del Parlamento Europeo y del Comité de Desarrollo Regional, expuso que en su opinión hay un gran futuro por delante para el ecosistema de innovación europeo e instó a  incluir en él también a las regiones menos desarrolladas de Europa para “mantener a Europa junta. Más innovación y menos nacionalismo”, contestó al ministro húngaro. 

No faltó, tampoco, la respuesta del ejecutivo del EIT, van den Berg, aseguró que el EIT pondría sus esfuerzos en promover la innovación en aquellas regiones donde está menos desarrollada “Deben ser incluidas en el programa de innovación y debemos poner en marcha iniciativas para ello”.

Woman

Ha sido y sigue siendo un tema candente. El Instituto Europeo de Innovación y Tecnología aprovechó su convocatoria de premios para poner en valor el rol de la mujer en el ecosistema innovador europeo y lo hizo concediendo un galardón específico con la nueva categoría Woman.

Es una pena que tengamos que crear este premio pero la igualdad de género no es algo que hayamos alcanzado todavía”, reflexionó Dirk Jan van den Berg, en una reunión con los medios. 

A propósito de ello, apuntó durante su conferencia que promover la integración femenina en la educación de las STEAM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) será una de las materias en las que trabajará el EIT. 

Marco regulatorio

Le toca a Europa también abordar los dilemas que plantea la propia innovación y el emprendimiento. Y es por ello, que uno de los deberes de Europa pasa mejorar su marco legislativo para dar cabida a nuevos modelos de negocio tales como los que plantea, sin ir más lejos, Uber o Airbnb.

Esta labor, según defiende Dirk Jan van den Berg, es, sencillamente, una extensión de la relación que se establece entre la experiencia innovadora y los organismos legisladores y, por ende, dará lugar a una nueva y mejor regulación en el marco europeo.  En este sentido, van den Berg, director ejecutivo del EIT, aseguró que la institución participaría del diseño de nuevas políticas de innovación europeas. 

“Necesitamos asegurarnos de que el marco regulatorio permitirá cierta flexibilidad para que también el EIT pueda llevar a cabo su labor en función de las necesidades del mercado”, explicó el ejecutivo. “Hay una serie de temas sensibles en ese área. Tratemos de sacar el máximo provecho a las sinergias entre las propuestas de la Comisión y las propuestas planteadas en el horizonte europeo”.

Leer más: Guía de los eventos más importantes para emprendedores y startups durante 2018 y 2019

Red de innovación

Volviendo a sus raíces y principal propósito de crear comunidades especializadas de emprendimiento a lo largo y ancho de Europa, el EIT tiene por delante el reto de extender su red, todavía más, y unir a los diferentes profesionales.

Para ello, el director ejecutivo del instituto, aseguró que la entidad promoverá la educación en las conocidas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) pero no sólo eso, su intención pasa también por romper las barreras y superar la diferencia de género. 

La innovación dinámica

El organismo, compuesto por comunidades especializadas por temáticas de emprendimiento -salud, energía, cambio climático, alimentación y digital- es también una amalgama de identidades. Identidades que trascienden las fronteras ya no sólo entre sectores o perfiles profesionales sino que, en este caso concreto se refiere también a los países. 

También Linnar Viik, cofundador de E-governance Academy, apeló a la necesidad de extender la mentalidad de emprendimiento a través de toda Europa: “es importante ver que sistemas nacionales funcionan y tratar de copiar y promover patrones similares”, afirmó.

Si bien el ejecutivo del EIT, van den Berg reconoce que no todos los proyectos llegaron al mercado, este punto de sirve para hacer hincapié en que al final, constituyen ejemplos de que la innovación “no es estática, es dinámica”.  

Sugiere el ejecutivo que en este dinamismo adquiere un rol especial el conectar puntos: “juntar  educación, innovación y negocios para crear un ecosistema innovador y conectar retos sociales. 

Te puede interesar