10 cosas que desearía haber hecho de forma diferente en mi primer crucero: desde elegir una habitación mejor hasta reservar espectáculos con antelación

La reportera de 'Business Insider' realizó su primer crucero a bordo del Wonder of the Seas de Royal Caribbean, el mayor barco de cruceros.
La reportera de 'Business Insider' realizó su primer crucero a bordo del Wonder of the Seas de Royal Caribbean, el mayor barco de cruceros.

Joey Hadden/Insider

Después de regresar de mi primer crucero en el barco más grande del mundo, hay algunas cosas que haría de manera diferente para ahorrar dinero y aprovechar al máximo mi viaje.

The author in a porthole reflection on a cruise ship

He viajado en coche, autobús, tren y avión, pero los barcos de cualquier tipo eran completamente nuevos para mí hasta abril, cuando hice mi primer crucero al Caribe para un viaje de prensa.

Me embarqué en un viaje de 7 noches en el crucero más grande, el Wonder of the Seas de Royal Caribbean. Navegamos a Roatán (Honduras), Cozumel y Costa Maya (México) y la isla privada de Royal Caribbean en las Bahamas. 

Aunque me pareció surrealista estar en un barco tan grande en medio del océano, cometí algunos errores que hicieron que mi viaje fuera más caro y menos agradable de lo que podría haber sido. Aprendí que los cruceros no eran mi estilo de vacaciones preferido. Pero si hubiera evitado estos errores, lo habría pasado mejor.

38 fotos que muestran cómo es el MSC Virtuosa por dentro, el último crucero inteligente inaugurado por la naviera que tiene como madrina a Sophia Loren y cuenta con parque acuático, 93 metros de pantalla en la galería e incluso un robot camarero

Esto es lo que haré de forma diferente si vuelvo a encontrarme en un crucero.

Reservar un viaje de 7 noches para mi primera experiencia en un crucero fue una decisión ambiciosa que me hizo sentirme abrumada.

The author in front of a beach (L) and seven days of cruise compass issues on a wood floor (R))

Los cruceros pueden ser tan cortos como 3 noches o tan largos como varias semanas, o incluso meses. Cuando reservé mi crucero, pensé que una semana sería una buena cantidad de tiempo para acostumbrarme al estilo de vida.

Aunque al principio estaba maravillada con el barco y el viaje que me esperaba, tuve que luchar con el sueño y el mareo todos los días. Estaba agradecida por estar en el océano, pero al cuarto día, me sentía como si estuviera lista para volver a casa y estaba abrumada por el tiempo que me quedaba en el barco.

Como los cruceros eran una nueva forma de vacaciones y de transporte para mí, ojalá hubiera reservado un viaje más corto para mi primera vez.

Hice este crucero sola, pero si volviera a hacerlo, viajaría con otra persona.

the author in a stateroom in the worlds largest cruise ship

En mi opinión, la duración del viaje habría sido más soportable si hubiera tenido un amigo conmigo

Aunque había muchas actividades sociales y pasajeros simpáticos a los que les encantaba charlar con extraños al azar como yo, seguía sintiéndome sola en el barco. Ansiaba mantener una conversación con alguien que me conociera o compartir mis experiencias en nuevos lugares con un ser querido. Estar rodeada de tantas familias y grupos de amigos me hizo desear estar con los míos.

Si vuelvo a hacer un crucero, llevaré a amigos.

Soy propensa al mareo y, sin saberlo, reservé una habitación en la que el movimiento del barco se notaba más.

La parte delantera del barco desde la ventana del camarote.

Por 2.000 dólares (1.870 euros al cambio actual) que pagó Business Insider, pasé 7 noches en un camarote de 16,6 metros cuadrados en la cubierta 8.

Mi camarote contaba con baño privado, una cama grande y vistas al mar.

Era una habitación de nivel medio, un escalón por encima de los camarotes interiores, que no tienen ventana, un escalón por debajo de los camarotes con balcón y dos escalones por debajo de una suite.

Como estaba en la parte delantera de la cubierta 8, sentí un movimiento constante en mi habitación. Esto me pareció lógico después de hablar con cruceristas experimentados en el barco, varios de los cuales me dijeron que la parte delantera del barco era uno de los peores lugares para sentir el movimiento. 

Según me comentaron, en las cubiertas superiores en el centro del barco se nota menos el movimiento y son más tranquilas.

Algunas noches fueron más movidas que otras. En las noches más agitadas, oí y sentí una sensación similar a la de un trueno debajo de mí cada pocos minutos. Los fuertes golpes y las fuertes vibraciones en mi habitación sonaban como si se cayeran grandes piezas de mobiliario. 

La primera noche que ocurrió, me temí lo peor, pero con el tiempo me di cuenta de que era un aspecto normal del crucero, pero al que probablemente nunca me acostumbraría.

La próxima vez, elegiría una habitación en el centro del barco.

Si me hubiera acordado de traer tapones para los oídos, podría haber dormido más.

Airpods in the author's hand (L) The author's face after a sleepless night (R)

Como algunas noches oía sonidos que me recordaban a los truenos cada pocos minutos, me fue casi imposible dormir. 

Si hubiera llevado tapones para los oídos, quizá hubiera podido descansar más durante el viaje. Una noche, el ruido era tan fuerte que decidí dormir con los auriculares puestos, pero como duermo de lado, me desperté con un auricular dolorosamente metido en la oreja.

Me olvidé de llevar dinero en efectivo, que era esencial para dar propinas a los conductores de autobús y a los guías turísticos durante las excursiones.

Interior de un autobús turístico durante una excursión en la Costa Maya.

Aprendí que el dinero en efectivo es imprescindible en los cruceros. Aunque puedes dar propina a los miembros del crucero con una tarjeta de crédito al final de tu viaje, necesitas dinero en efectivo para dar propina a los conductores de autobús y a los guías turísticos durante las excursiones en los puertos.

Hay cajeros automáticos en el barco, pero tienen comisiones por sacar dinero, según la web de Royal Caribbean.

Me arrepiento de haber desperdiciado espacio en mi maleta en vestidos para noches formales, ya que la gente no cumplía con el 'dress code'.

La autora y otros pasajeros en una noche formal.

Odio vestirme de manera formal, pero sabía de antemano que en los cruceros había noches formales, así que me llevé un bonito vestido para ponérmelo cuando lo necesitara. Pero después de la primera noche formal me di cuenta de que el dress code no se aplicaba estrictamente. La gente llevaba una gran variedad de trajes, desde vestidos de noche hasta camisetas. 

Relajé mi look en las otras dos noches formales, pero sentí que había desperdiciado el espacio limitado de mi maleta con el vestido. La próxima vez, no lo llevaré conmigo.

Me perdí algunos espectáculos porque no hice las reservas para la semana en cuanto subí al barco.

Reservas para un espectáculo en el AquaTheater del Wonder of the Seas.

El crucero estaba lleno de actividades y restaurantes a los que podía ir, pero algunos restaurantes, como los especializados, así como todos los espectáculos a bordo, requerían reservas que hice a través de la aplicación de Royal Caribbean.

Descubrí que a menudo era difícil conseguir reservas para el día de muchos espectáculos a los que quería asistir. Esperar hasta el último minuto para planificar estos eventos fue un error. 

Por ejemplo, el espectáculo acuático acrobático de tipo circense en el AquaTheater parecía ser el más popular y la reserva más difícil de conseguir. Intenté conseguir una el mismo día del evento pero no pude encontrar disponibilidad hasta un espectáculo que era dos noches más tarde.

La próxima vez, haré todas mis reservas para los espectáculos lo antes posible.

Reservé todos los restaurantes de especialidades antes de mi viaje, pero desearía no haber reservado tantos una vez que me di cuenta de que los restaurantes incluidos eran tan deliciosos y diversos.

La autora come en los restaurantes especializados del barco: The Mason Jar, a la izquierda, y Wonderland.

Una de las particularidades de los cruceros es que la mayoría de las comidas, aperitivos y bebidas están incluidos en la tarifa del crucero.

Pero en barcos grandes como el Wonder of the Seas, más de una docena de restaurantes con ofertas especiales, como el sushi, no están incluidos y conllevan cargos adicionales, ya sea como tarifa única o por plato.

Mientras que las reservas de espectáculos no están disponibles hasta que se sube al barco, los restaurantes de especialidades pueden reservarse en cuanto se hace la reserva del viaje. Yo reservé estos restaurantes para casi todas las noches del crucero.

Me sorprendió gratamente descubrir que algunas de las comidas más deliciosas y satisfactorias que tuve fueron en los restaurantes que estaban incluidos para los huéspedes. Había un puñado de buffets con diferentes tipos de comida, y el comedor principal servía una comida de 3 platos con diferentes elementos del menú cada noche.

Cada uno de mis antojos fue satisfecho por estas opciones gratuitas. Una de las mejores comidas que tuve fue en el comedor principal.

Como reservé tantos restaurantes de especialidades, no tuve tiempo de probar todos los buffets ni de comer en el comedor principal más de una vez. La próxima vez, ahorraré dinero y comeré más comidas incluidas.

En los puertos reservé 2 excursiones con paradas en la playa y acabé sintiendo que perdía el tiempo.

Tiempo de playa en Tulum, a la izquierda, y Costa Maya.

En cada escala portuaria, los pasajeros tienen la opción de reservar excursiones a través de la naviera por un coste adicional. Estas incluyen excursiones y actividades como senderismo o tirolina. En dos de las escalas, Cozumel y Costa Maya en México, reservé excursiones que incluían unas horas de playa, donde los huéspedes tenían acceso a un club de playa con tumbonas.

En Cozumel, fui a un club de playa en Tulum después de un largo recorrido por las ruinas mayas. Fue agradable relajarse y disfrutar de algunas de las aguas más claras del océano que había visto.

Al día siguiente, en Costa Maya, hice un breve recorrido por la isla antes de ir a la playa. Como sentí que había tenido mi dosis de playa el día anterior, me encontré deseando poder pasar el tiempo explorando más de la isla.

La próxima vez, reservaré sólo una excursión con tiempo de playa. 

Para el final de mi crucero cometí el error de reservar un vuelo nocturno, que me dejó en el aeropuerto durante 14 horas.

The author lays on the airport floor

Al final del crucero, los pasajeros desembarcaban por la mañana al volver a puerto. Pero al reservar mi crucero, me enteré de que la hora programada de llegada al puerto no era la hora exacta de desembarque.

La hora de llegada programada de un crucero es cuando el barco atraca en el puerto. Antes de que los pasajeros puedan bajar, hay una inspección que puede durar entre 20 minutos y una hora o más.

Para asegurarme, reservé un vuelo nocturno, ya que prefería esperar en el aeropuerto todo el día a perder mi vuelo de vuelta a casa.

Definitivamente, me pasé de la raya. Llegué al aeropuerto a las 9 de la mañana para mi vuelo de las 9 de la noche, que acabó retrasándose dos horas. 

La próxima vez, para evitar pasar 14 horas en un aeropuerto, reservaré un vuelo de tarde para el final de mi crucero.

En definitiva, abandoné el barco pensando que los cruceros son geniales, pero no son para mí. Eso sí, si no hubiera cometido estos errores, podría haber llegado a una conclusión diferente.

The author in front of the largest cruise ship in the world

No creo que el crucero sea mi forma preferida de viajar, pero muchos de estos errores tuvieron una gran influencia en mi experiencia. 

Para saber realmente si puedo ser una crucerista, tendría que hacer otro viaje en el que tuviera más en cuenta estas lecciones. 

Otros artículos interesantes:

Cómo es navegar a bordo de un buque de carga, donde los viajeros cambian las comodidades de un crucero por la soledad

Recorre el Golfo Pérsico a bordo de un crucero: cómo sacar el máximo partido a las escalas en Dubái, Abu Dabi y Doha

MSC Cruceros refuerza su apuesta por España: efectuará 414 escalas en nuestro país, un 2% más que en 2019

Te recomendamos