Pasar al contenido principal

Los 5 mayores escándalos protagonizados por directivos tecnológicos en los últimos años

Mark Hurd, co-CEO de Oracle [RE]
TalkersTen.com
  • Mark Hurd, Leo Apotheker, Andy Rubin, Elon Musk o Travis Kalanick han protagonizado desgraciados escándalos en la escena tecnológica en los últimos años.
  • Son solo algunos ejemplos de cómo la buena marcha de un directivo se puede ver truncada por algún escándalo personal o una metedura de pata que provoca su caída a los infiernos.
  • Descubre más historas en Business Insider España.

Dirigir una gran empresa no suele ser misión sencilla. Como buen líder, ha de estar pendiente de la cuenta de resultados de la compañía pero también de inspirar a sus equipos más innovadores, de cuidar a sus comerciales más aventajados o de cultivar una buena imagen de marca y sentimiento de pertenencia, hacia dentro y hacia fuera de la organización.

Sin embargo, el camino no siempre lleva al éxito. Y, en otros muchos, la buena marcha de un directivo se ve truncada por algún escándalo personal o una metedura de pata que provoca su caída a los infiernos. Desgraciadamente, no son pocos estos casos en la escena empresarial; tampoco entre las grandes multinacionales norteamericanas.

Leer más: Estos son los principales problemas que puede generar el fichaje de un directivo estrella

En los últimos años, hemos sido testigos de varias de estas situaciones incómodas cuanto menos, ilegales o controvertidas si lo elevamos a la máxima potencia. He aquí tan solo cinco de estos ejemplos que sirven como retrato de la intrahistoria no siempre positiva que se esconde en Silicon Valley.

Mark Hurd (HP, Oracle)

Mark Hurd, co-CEO de Oracle [RE]
TalkersTen.com

Uno de los escándalos más famosos de los últimos años es el protagonizado por Mark Hurd, el que fuera 'mandamás' de HP durante una larga y exitosa etapa antes de unirse a Oracle como uno de los tres rostros populares de la firma roja, junto a su fundador Larry Ellison y la gestora financiera Safra Catz.

La noticia saltó en el verano de 2010, cuando Hurd tuvo que dimitir como consejero delegado de HP tras reconocer que mantuvo una relación secreta con la trabajadora de una contrata de la multinacional. Hasta ahí tan solo es un acto que va en contra de las normas de comportamiento de cualquier gran empresa, pero nada que lleve hasta una dimisión de su máximo dirigente.

La cosa se complica si tenemos en cuenta que la mujer en cuestión era Jodie Fisher, una antigua actriz porno, la cual presentó una demanda ante el Consejo por acoso contra Hurd. Aunque la denuncia fue archivada tras alcanzarse un acuerdo extrajudicial, el escándalo ya estaba servido y sirvió para que se destapasen más detalles, muchos de ellos ilegales.

Entre ellos, el hecho de que Mark Hurd cargara cenas, regalos y otros gastos de difícil justificación con su amante en las cuentas de HP. Facturas que oscilaban entre los 1.000 y 20.000 dólares y que, obviamente, contravenían cualquier norma financiera o ética de la multinacional. 

Finalmente Hurd fue despedido en agosto de 2010, aunque no puede decirse que el directivo sufriera demasiado. El ejecutivo se llevó una indemnización de 12 millones de dólares en efectivo y 16 millones en acciones de HP, además de encontrar rápidamente un nuevo sillón en Oracle.

Travis Kalanick (Uber)

Travis Kalanick, fundador de Uber
Travis Kalanick, fundador de Uber. Reuters

Travis Kalanick quizás haya caído ya en el olvido de muchos, pero hablamos de uno de los grandes nombres de la ola digital de los últimos años. Fundador de la plataforma de movilidad Uber en 2009 junto a Garrett Camp (un servicio con presencia en cerca de 70 países y con millones de usuarios diarios) que también puso sus miras en el coche autónomo y en multitud de innovaciones de vanguardia.

Nada frenó la enorme burbuja en que se convirtió Uber, con una valoración que en marzo de 2017 rondaba los 70.000 millones de dólares. No es de extrañar que el bueno de Travis Kalanick lograra, en 2014, entrar en la lista Forbes de los 400 estadounidenses más ricos, en la posición 290, con una fortuna valorada en 6.000 millones de dólares.

Pero todo comenzó a desmoronarse entre 2016 y 2017, Uber fue acusada de varios escándalos de acoso sexual que la dirección ocultó de forma sistemática. La presión social obligó a la dimisión forzada de un ingeniero de alto rango en la empresa. Posteriormente, Waymo (antigua división de coches autónomos de Google) denunció el robo por parte de Uber de 14.000 documentos con información secreta sobre su vehículo.

Leer más: Asesinatos en Sudáfrica, desregulación en Países Bajos y el extraño caso de Singapur: así va la guerra de los taxistas y las VTC en todo el mundo

Pero la gota que colmó el vaso la protagonizó el propio villano: Kalanick fue grabado discutiendo y menospreciando a un conductor de su propia empresa, quien le acusaba de haberle arruinado con sus políticas de precios. Con todo ello, Travis Kalanick reconoció sus errores y admitió que necesitaba ayuda para sacar adelante Uber.

Pero eso no sirvió para calmar los ánimos: un informe interno realizado por Eric Holder (antiguo fiscal general de EEUU durante la era Obama) recomendó a la junta directiva de Uber el despido de Travis Kalanick. Un movimiento totalmente inevitable ante el tamaño del desastre y que se hizo en dos fases, en diferido, junto a una nueva denuncia de varios de sus principales inversores por fraude.

Leo Apotheker (HP, SAP)

Leo Apotheker, exCEO de HP
Reuters

Si hay un personaje que ha copado numerosos titulares (y ninguno bueno) a lo largo de los últimos cursos en la industria TIC, ese es el de Leo Apotheker. Este sujeto logró hacerse una carrera hacia la cima pese a sus notorios fracasos en cada uno de sus puestos de trabajo. E incluso cuando ya era famoso, logró seguir ascendiendo pese a dejar en riesgo de muerte a todas las empresas que tocaba.

Eso fue lo que ocurrió, por ejemplo, cuando ocupó la dirección de la europea SAP en 2008. Aunque su puesto fue de pura transición hasta encontrar un nuevo directivo que asumiera los designios de la firma, lo cierto es que en apenas dos años Apotheker logró que el mercado dudara de la apuesta de futuro de este proveedor de software y quedara relegada en el incipiente negocio cloud. Fue destituido en en febrero de 2010.

Pero apenas unos meses después, en septiembre, fue HP la que anunció su contratación como consejero delegado y presidente de la compañía, para suplir el hueco dejado por Mark Hurd, del que ya hemos hablado anteriormente. Pues bien, pese a los malos presagios que hubo desde el inicio, a Apotheker le fue entregado el mando completo de la multinacional... y de nuevo corroboró que lo suyo no es dirigir empresas.

Aunque solo estuvo diez meses al frente de HP, Apotheker logró batir numerosos récords... negativos: las acciones de la compañía cayeron un 40% (o lo que es lo mismo, 30.000 millones de dólares menos) y hubo trimestres donde los descensos en facturación superaron ampliamente el 25%. El controvertido directivo también fue el que inició los trámites para separar este gigante en dos corporaciones independientes (plan ejecutado por Meg Whitman y que dio lugar a la creación de HP Inc. y Hewlett Packard Enterprise) y de enterrar por completo el negocio de smartphones y tablets bajo la marca webOS.

Pero el verdadero escándalo, el ejemplo paradigmático de la nefasta gestión de Leo Apotheker, no fue otro que la compra de la empresa británica de software Autonomy en 2011 por una cantidad que ascendió en total a más de 8.800 millones de dólares. Resultó que más de 5.000 de esos millones fueron en balde, ya que se descubrió que la adquirida no valía tanto como se había pensado.

HP dijo en aquel momento que “algunos antiguos miembros del equipo de gestión de Autonomy emplearon irregularidades contables, tergiversaciones y faltas de divulgación para inflar las métricas financieras fundamentales de la compañía, antes de la adquisición de Autonomy”.

Pese a sus escasos diez meses de trabajo y sus malísimos resultados, Apotheker salió de HP con una indemnización de 7,2 millones de dólares, más de 3,5 millones en acciones y lo más irónico: un bono por buen rendimiento de 2,4 millones de dólares.

Andy Rubin (Google)

Andy Rubin, el creador del sistema operativo móvil Android

Quizás no sea un rostro muy popular entre el usuario de a pie, pero Andy Rubin es una persona fundamental para entender una de las grandes revoluciones móviles que muchos de nosotros disfrutamos a diario. Y es que este ingeniero no es sino el padre de Android, el sistema operativo de Google para teléfonos y tablets.

Pues bien, Rubin estuvo trabajando en este proyecto durante nueve años en el seno del popular buscador, tras lo que abandonó la compañía y comenzó a criticar su propio trabajo previo. Posteriormente, Rubin fundaría Essential, un fabricante de dispositivos premium, del cual también se desvinculó por "motivos personales".

Leer más: 9 buenos móviles de 2018 que hoy puedes comprar mucho más baratos

Y coincidiendo con esta segunda espantada de Andy Rubin es cuando se hizo pública la verdadera razón de su salida de Google: este genio de la programación fue forzado a dimitir tras una investigación interna por una “relación inapropiada con un subordinado” en su entorno de trabajo.

Según publicó The Information, un empleado de Google presentó una queja por esta relación contraria al código de conducta de la compañía. La multinacional norteamericana llevó a cabo los protocolos convenientes tras lo que se se decidió el cambio de departamento de Rubin, desde Android al departamento de robótica de la casa.

Se trataba así de evitar conflictos entre los dos implicados, pero no debió ser suficiente y Andy Rubin acabó por presentar su dimisión.

Elon Musk

'Dunno where this bs came from': Elon Musk slams claims that Tesla Model 3 cancellations are outpacing deposits
Lucy Nicholson / Reuters

Elon Musk cierra esta particular clasificación, y por méritos más que justificados. El fundador de Tesla y SpaceX está considerado como uno de los grandes gurús del coche eléctrico, la exploración espacial o la innovación en sus formas más profundas. Y, sin embargo, su papel al frente de sus numerosos negocios ha sido cuanto menos cuestionable.

¿Algunos de los escándalos más recientes? Musk recibió una multa de 20.000 millones de dólares y su expulsión como presidente de Tesla a raíz del estúpido anuncio en Twitter de que sacaría de Bolsa la compañía, para luego recular. También protagonizó un escándalo al insultar a un hombre que salvó decenas de vidas en Tailandia llamándole “pedófilo”.  

Leer más: Han pasado 100 años desde que existiera alguien como Elon Musk: esta es la razón por la que eso es tan desconcertante

Por no contar con que Tesla no ha dado beneficios en toda su historia y ha incumplido todos y cada uno de sus objetivos económicos y de producción.

Pero eso no es nada comparado con las últimas ocurrencias de Elon Musk: el lanzamiento de su propia marca de tequila o su extravagante participación en un podcast fumando marihuana y bebiendo alcohol. Un episodio, este último, que llevó a la NASA a advertir a Elon Musk que debe dejar las drogas si quiere que su empresa SpaceX siga siendo contratista de la agencia norteamericana. 

Y además