Pasar al contenido principal

7 curiosos remedios históricos para combatir el insomnio

Hombre durmiendo
PXhere

Existen numerosos científicos del sueño que comparten sus consejos para dormir bien, como adoptar la postura adecuada, respetar los ciclos de sueño acordes a los ritmos circadianos, hacer deporte de forma regular, evitar las sustancias estimulantes después del mediodía, dormir entre siete y ocho horas diarias, decir adiós al smartphone un rato antes de meterse en cama y no cenar de forma demasiado copiosa.

Pero en otros períodos y civilizaciones pre-industriales como la egipcia o la grecolatina los remedios eran otros. Cabe destacar que algunas de estas curas partían de supersticiones y mitos, contenían ingredientes muy peculiares y mientras que algunos resultaban efectivos, otros eran incluso peligrosos para la salud del insomne. ¿Quieres saber cuáles son?

  • Infusión de lechuga silvestre: 1.600 años antes nuestra era los egipcios usaban la lechuga silvestre como remedio para diversas dolencias y los romanos la comían para procurarse un sueño reparador.  La tradición de ingerir esta infusión que perdura en zonas rurales de España y Francia. La lechuga silvestre ó Lactuca virosa, tiene potencial psicoactivo y contiene sustancias sedantes similares, en estructura y actividad, al opio aunque mucho menos potentes. 
  • Grasa de lirón: Al ver cómo los lirones engordaban antes de hibernar, los romanos supusieron que untarse los pies con la grasa del roedor sería muy útil para conquistar el séptimo cielo.
  • Magnetismo: En la época victoriana se creía que los imanes podían curar todo, desde la caída del cabello hasta la indigestión, y lo mismo se aplicaba al sueño. Charles Dickens juró que orientar su cama hacia el norte sería útil para vencer al insomnio.
  • Leche materna: El médico francés del siglo XVI Antonio Mizauld sugirió a los pacientes frotarse las cejas con agua de rosas, vinagre y una pomada untada con leche materna. 
  • Ojo de gallina: Los antiguos pueblos mesoamericanos creían que las dolencias del cuerpo procedían de las profundidades del espíritu. Para recuperar el sueño perdido por el desasosiego empleaban infusiones de una una planta conocida como ‘ojo de gallina’ (Galphimia Glauca), cuyo compuesto activo tiene un efecto en el sistema central nervioso que lo relaja e induce al sueño.
  • Cicuta: Sorprendentemente, en 1879 el medio Canadian Journal of Medical Science recomendó cicuta. Al ver que la planta venenosa podría hacerte dormir para siempre, se ve que no calcularon muy bien las consecuencias del drástico remedio.
  • Pasiflora: También llamada Flor de la Pasión, se sigue usando en la actualidad para personas con depresión que no logran conciliar el sueño. Es originaria de los bosques de la costa este de EEUU, y se considera un sedante, idónea para calmar la tensión nerviosa, la hiperactividad, y el insomnio. El procedimiento consiste en tomar una cucharadita mediante una infusión con agua entre 15 minutos y media hora antes de meterse en la cama.

[Fuente: Mentalfloss]

Te puede interesar

Lo más popular