Pasar al contenido principal

7 dardos que Mariano Rajoy ha dedicado en la presentación de su libro al futuro Gobierno de Sánchez e Iglesias y al resto de partidos

Pablo Casado y Mariano Rajoy en la presentación de Una España mejor.
Pablo Casado y Mariano Rajoy en la presentación de Una España mejor. PP
  • Mariano Rajoy presentó este miércoles su libro en el auditorio de la Fundación Rafael del Pino.
  • El evento se llenó de los antiguos altos cargos de su Gobierno y partido, y estuvo también arropado por la actual directiva del PP.
  • El expresidente defendió su gestión de la crisis económica, de la crisis catalana, y reivindicó algunas de las decisiones más impopulares que tuvo que adoptar.
  • También lanzó varios dardos sin nombrar implícitamente a los aludidos, aunque la mayoría se concentraron sobre el futurible Gobierno del PSOE y Podemos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En las puertas de la Fundación Rafael del Pino hay un nutrido grupo de curiosos, decenas de periodistas y cámaras, un cómico apostado en el suelo y varias ancianas esperando expectantes.

Cuando la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría se baja del coche negro que acaba de frenar, un par de mujeres mayores se le acercan. "¡Presidenta, presidenta! Venimos de Cataluña. Fírmenos, por favor, es la Constitución". Sáenz de Santamaría se detiene, sin dejar de sonreír, y les concede el deseo.

Así era este lunes por la tarde el ambiente en la entrada al salón de actos de la Fundación Rafael del Pino, en Madrid. El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy eligió este sitio para presentar su libro, Una España mejor, editado por Plaza & Janés. Salió a la venta el pasado martes, ya se ha encargado una segunda edición y es lo más vendido esta semana en libros de Amazon.

Nadie se quiso perder el acto. Acudió a él tanto la plana mayor del viejo PP como la plana mayor del nuevo PP. Hubo grandes ausencias, como el de la portavoz del partido en el Congreso de los Diputados durante la XIII Legislatura, Cayetana Álvarez de Toledo.

Pero también importantes reconciliaciones. Al menos, de cara a la galería: allí estuvieron María Dolores de Cospedal, ex secretaria general de la organización; la propia Sáenz de Santamaría, y el mismísimo Casado, que quiso así arropar a su predecesor. Fue este último quién se impuso en las primarias de los populares que se celebraron a mediados de 2018.

El expresidente contó con el periodista de la cadena COPE, Carlos Herrera, como director de gala. Fue él el encargado de presentar el libro. Rajoy, fiel a sí mismo, protagonizó cualquier cosa salvo la presentación de un lanzamiento editorial. No hubo ni coloquio ni ronda de preguntas después de que Herrera y él hablasen durante unos minutos.

El periodista fue el primero en explicar qué era "y qué no era" el nuevo libro de Rajoy. En él, el expresidente del Gobierno y de los populares repasa su gestión al frente del Ejecutivo desde que llegara al poder en noviembre de 2011. También realiza un relato pormenorizado del conflicto catalán del 1 de octube de 2017, y la posterior aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Fue suya también una encendida defensa de la gestión económica de la administración Rajoy, y el pródigo relato en primera persona de cómo fue su salida de la bancada azul del Congreso después de que se aprobara la primera moción de censura en democracia el pasado 1 de junio de 2018.

"No es un libro de negritas, no busquen un índice onomástico, no es un ajuste de cuentas, ni el libro de un sectario. Tampoco es un libro de adivinanzas pero tampoco tiene un manual de lectura". Carlos Herrera dio paso a Mariano Rajoy, quien terminó justificándose. Escribía el libro, explicaba, porque se sintió con la responsabilidad de contar su "versión".

"Si yo no aportaba mi versión de lo que sucedió, otros podrían hacerlo".

Pero, en seguida, y haciendo un ejercicio de memoria, Mariano Rajoy quiso hacer partícipes de su "modesta experiencia" a quiénes posiblemente acaben formando el nuevo Gobierno de la nación, el PSOE de Pedro Sánchez y el Unidas Podemos de Pablo Iglesias.

Sin embargo, lo que pasaron por consejos —y en realidad eran dardos— también acabaron en otras organizaciones como el Ciudadanos de Albert Rivera o el Vox de Santiago Abascal.

Estos son todos los dardos que Mariano Rajoy lanzó en la presentación de su nuevo libro.

"Controlar las cuentas públicas es fundamental"

José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente del Gobierno, junto a José Antonio Alonso (izquierda) y Eduardo Madina (derecha)
José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente del Gobierno, junto a José Antonio Alonso (izquierda) y Eduardo Madina (derecha). Europa Press

Sobre el evento sobrevolaron varios nombres, pero a pocos se les nombró.

Uno de ellos fue el de José Luis Rodríguez Zapatero, predecesor de Rajoy al frente del Ejecutivo. Fue explícitamente mentado por Herrera en su exposición. Rajoy hiló más fino, pero sí adujo que cuadrar las cuentas públicas es esencial, y los elevados niveles de déficit que dijo encontrarse en 2011 "son inasumibles".

Pero el exlíder del PP fue más allá y reivindicó que el control de las cuentas no se debe aplicar solo a la administración pública, sino también a las privadas. "También vale para las familias".

Hay que hacer "reformas para el mundo en el que vivimos"

El expresidente Rajoy junto a Pablo Casado, en 2017.
El expresidente Rajoy junto a Pablo Casado, en 2017. REUTERS/Sergio Perez

"Desde junio de 2018 no se hace nada". Rajoy reivindicó su ejercicio gubernamental durante la crisis económica, y tanto en la presentación como en el libro justifica y defiende cada una de sus decisiones, por impopulares que fueran. Incluyendo la "nacionalización" de la banca, tal y como él defendió, y que no formaría parte del ADN ideológico del PP.

Pero no hay que derogar aquellas reformas que "han funcionado" por "sectarismo"

Pablo Iglesias.
Podemos

Del mismo modo que arrojó sobre el Gobierno en funciones la losa de no haber "hecho nada", también se congratuló de que "al menos" tampoco han derogado "las reformas que han funcionado", situación que Rajoy entiende que podría cambiar en un futuro próximo.

Leer más: Estos son los enemigos que Pedro Sánchez tiene en el PSOE para formar Gobierno con Unidas Podemos

"No hay que derogar por ser sectario (...) y hay que actuar con la mayor de las responsabilidades cuando se está en el Gobierno", incidió, refiriéndose por ejemplo a la reforma laboral.

Un gobernante tiene que tener convicciones "pero no puede obviar la realidad"

Albert Rivera dimite como presidente de Ciudadanos
Albert Rivera en la rueda de prensa en la que ha anunciado su dimisión como presidente de Ciudadanos. REUTERS/Susana Vera

"No se puede ser un frívolo". Rajoy tuvo que hacer "lo que demandaba la realidad en aquel momento", aunque no fueran los objetivos del partido. "Si no lo hubieramos hecho, España hubiera quebrado. Tengan la absoluta certeza".

"En caso de duda, acudan a mí, no a los doctrinarios"

Votantes de Vox.
Reuters/ Susana Vera

Empleando la misma terminología de doctrinario, el expresidente también abundó en el tema de la inmigración. "Unos hacen demagogia contra los inmigrantes y otros hacen demagogia con la ley y las fronteras", en una referencia implícita a Vox.

Defendió el centrismo de su formación. "El centrismo es una voluntad, la de sintonizar con los deseos de los españoles, que en su mayoría son moderados".

Así, llegó a provocar una carcajada ante su auditorio tirando de su habitual y particular sentido del humor. "En caso de duda —aludiendo a los futuros gobernantes— acudan a mí. No a los doctrinarios".

Debe "preservar su independencia" frente a las presiones

Mariano Rajoy tras la moción de censura
PP

Con el artículo 155, "todo el mundo sabía lo que había que hacer". "Pero sepan ustedes que también el Gobierno de España sabía lo que había que hacer, y lo hizo".

Leer más: El PSC pide reconocer a Cataluña como nación, una de las razones que impulsó el independentismo, en plena negociación para formar Gobierno en España

Lo que entronca con el siguiente punto.

El consenso en los asuntos de Estado "es fundamental"

Pablo Iglesias, en un pleno del Congreso, frente al ahora expresidente del Gobierno Mariano Rajoy.
Pablo Iglesias, en un pleno del Congreso, frente al ahora expresidente del Gobierno Mariano Rajoy. REUTERS/Paul Hanna

"Hay que actuar escuchando, sabiendo que las críticas son duras y las presiones muy fuertes. Pero el gobernante tiene que mirar siempre hacia el interés general del país. Eso es lo que le da tranquilidad de conciencia y, si me lo permiten, votos".

Así, Rajoy advirtió que hacer una reforma de la Constitución por mayorías "es un disparate". El consenso, en temas de Estado, "es fundamental".

Y además