Pasar al contenido principal

España ha organizado la Cumbre del Clima de Madrid en tiempo récord: 5 beneficios políticos que consigue a cambio Pedro Sánchez

Pedro Sánchez, tras reunirse con el rey en el Palacio de Marivent.
Pedro Sánchez, en verano de 2019. REUTERS/Enrique Calvo
  • El Gobierno ha organizado en apenas un mes un evento internacional del calibre de esta Cumbre del Clima.
  • Hay manuales de la ONU y documentos oficiales que exigen una preparación mucho mayor, pero el Ejecutivo en funciones solo ha contado con unas semanas.
  • Gracias a estas condiciones adversas, el Gobierno ha conseguido sacar rédito político a la celebración en Madrid de la COP25.
  • Así lo apuntan Xavier Pastor, profesor de Políticas de la UOC; Cristina Monge, asesora de ECODES; y Paola Cannata, directiva de la Asociación de Comunicación Política.
  • Desde nuevas relaciones diplomáticas a una apuesta electoral a futuro: esto es todo lo que consigue Sánchez con esta Cumbre.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Con su llegada a la presidencia del Gobierno en junio de 2018, Pedro Sánchez puso la crisis climática y la transición ecológica en el centro del tablero político.

Ahora, esta prioridad adquiere una nueva dimensión después de que el Ejecutivo en funciones se haya encargado de organizar —en apenas un mes— la Cumbre del Clima que iba a acoger Chile.

Aunque la presidencia de la COP25 sigue recayendo en el país andino, el estallido social que comenzó en la capital de Chile hace varias semanas emplazó tanto a Piñera como a la ONU a aceptar la propuesta de Sánchez: organizar la Cumbre en Madrid.

Esta propuesta, que recibió luz verde a finales de octubre, supuso poner en marcha un amplio dispositivo que involucra a altos cargos de cinco ministerios, así como a la Comunidad de Madrid, al Ayuntamiento de la capital, al Alto Comisionado para la Agenda 2030 e incluso a la Casa Real.

La disponibilidad e interlocución del Gobierno de Sánchez con la CMNUCC —el organismo de la ONU que desarrolla la Convención Marco sobre el cambio climático— ha sido total y absoluta. En la organización de esta COP25, el Ejecutivo de Sánchez, todavía en funciones, se juega mucho.

Sánchez confía en revalidar el cargo de presidente en una sesión de investidura que podría celebrarse incluso en mitad de la Cumbre. Ya se barajan fechas y las Cortes se constituirán el próximo martes 3 de diciembre, solo un día después de que dé comienzo la COP25.

También coincide que, a principios de diciembre, el hasta ahora ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, deja su cargo para asumir sus nuevas responsabilidades como jefe de la diplomacia de la Unión Europea. Le sustituye en una situación de todavía más interinidad Margarita Robles, ministra de Defensa en funciones.

Leer más: Todo lo que debes saber sobre la Cumbre del Clima de Madrid, explicado en menos de 4 minutos

En la ciencia política y, concretamente, en Estados Unidos se considera efecto rally —de rally around the flag, en inglés, "mitin alrededor de la bandera"— a aquellas maniobras militares que un mandatario pone en marcha para tratar de desviar la opinión pública de los conflictos domésticos.

No hay ninguna guerra ni crisis internacional en ciernes que involucre a España y, sin embargo, la llegada de la COP25 es una suerte de efecto rally que beneficia a Pedro Sánchez en pleno proceso de investidura.

Gracias a la construcción de un relato que refuerza la valoración del Gobierno y la posibilidad de mejorar las relaciones diplomáticas, el Ejecutivo encara una oleada de oportunidades tras la organización de la COP25. Así lo han explicado a Business Insider los expertos Xavier Pastor, profesor de Ciencias Políticas de la UOC; Cristina Monge, asesora ejecutiva de la fundación ECODES; y Paola Cannata, directiva de la Asociación de Comunicación Política.

Estos son los principales réditos que consigue el Ejecutivo de Sánchez con esta Cumbre del Clima.

Construye un relato con el que mejora la valoración del Gobierno

Pedro Sánchez, recién investido presidente del Gobierno en 2018.
Emilio Naranjo/Pool vía REUTERS

Cuando un Gobierno participa en misiones que pretenden derrotar un Gobierno tiránico, eliminar a algún terrorista o ejecutar cualquier acción que tenga una repercusión global, la valoración que de él tienen los ciudadanos suele crecer.

"El Gobierno español no participa habitualmente en misiones de este tipo", recuerda Xavier Pastor, profesor de Ciencias Políticas de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Organizar esta Cumbre mundial por el Clima le permitirá optar a mejorar su imagen, aunque ahora mismo la valoración de Sánchez no sea necesariamente mala.

Así, Pastor detalla que "lo que trata de hacer el Gobierno de Sánchez cuando decide organizar esta Cumbre es alienar el mensaje del PSOE con esa vertiente de políticas verdes". El politólogo detalla que, además, el Ejecutivo en funciones tiene un buen punto de partida: "Le es natural".

De este modo, frente a candidatos como Pablo Casado, líder del PP, de los que sorprendería más que asumiesen discursos en favor de políticas verdes, la línea de acción política desde que Sánchez llegó al poder en junio de 2018 cuenta con el suficiente sentido y la suficiente coherencia.

Coloca el tema en la agenda, diluyendo otros conflictos como Cataluña o la investidura

Independentistas se manifiestan en Viladecans, antes de un mítin de Pedro Sánchez en Cataluña.
Independentistas se manifiestan en Viladecans, antes de un mítin de Pedro Sánchez en Cataluña. REUTERS/Albert Gea

Pastor incide en que, para un Gobierno —y cualquier aspirante político—, es fundamental situarse "en la agenda". Y buen ejemplo de ello es que Sánchez lo ha conseguido a nivel internacional. Colocar los temas centrales de un discurso político en la agenda, además, ayuda a diluir otros temas más controvertidos.

La idea es convertir en positiva la situación y la COP 25 llega en un momento de cierta tensión política en España. Llega a la vez que se constituyen las Cortes Generales, a las puertas de una sesión investidura sobre la que todavía pesa bastante incertidumbre y apenas unas semanas después del controvertido estallido social que tuvo lugar en Cataluña tras la sentencia del Tribunal Supremo sobre la causa del procés.

Cristina Monge, por ejemplo, detalla la "dimensión internacional" que tiene un evento como la Conferencia de las Partes del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. "El Gobierno reafirma su compromiso con el cambio climático y adquiere un rol de liderazgo a partir de ahora", abunda.

Pero, sobre todo, "cambia el tipo de imagen internacional que se había tenido hacía apenas un mes y que habían dado la vuelta al mundo: Barcelona ardiendo. Ahora queda la imagen de un país que es capaz de organizar una cumbre sobre cambio climático en apenas un mes".

Convierte una política transversal en una victoria ideológica

Protestas contra el cambio climático
Jon Nazca/Reuters

"En España arrastramos muchos cajones muy sólidos como son la izquierda y la derecha", recuerda la directiva de la Asociación de Comunicación Política Paola Cannata. "Nuestro país no se parece, por ejemplo, a Alemania, donde hay un partido verde fuerte y transversal".

Aunque con la irrupción de Podemos en 2015 se intentó desdibujar estos dos bloques, Cannata recuerda que tener conflictos de política territorial en la agenda de forma constante —como es el caso del problema catalán— lo dificulta mucho "y polariza".

Al margen de estas razones, la politóloga recuerda que la COP25 es un evento más de los objetivos de desarrollo y de la sostenibilidad, que cada vez están adquiriendo más importancia en las políticas públicas. "Tendrían que ser parte de todos", incide. "Deberían verse involucradas en cuestiones como ésta tanto la derecha como la izquierda".

"La derecha está dejando un campo muy amplio para que la izquierda se beneficie de estas cuestiones. Es una circunstancia que en Europa no ocurre". De hecho, el pasado jueves, el Parlamento europeo aprobó declarar la emergencia climática con el respaldo de todos los grupos, salvo los euroescépticos.

Teje nuevas alianzas internacionales, tanto políticas como económicas

Banderas de España y la Unión Europea
REUTERS/Jon Nazca

El Gobierno de Mariano Rajoy pudo generar antipatías en Europa durante su último mandato. O, al menos, no generó las suficientes simpatías. Las imágenes de la policía irrumpiendo en colegios catalanes durante el referéndum ilegal del 1 de octubre ensombrecieron su gestión del conflicto y del procés.

"Parece que la política del PSOE es generar simpatías para que, en el momento en el que se vuelvan a producir situaciones de tensión interna, Europa continúe dejando temas como este a nivel doméstico y no se produzca ningún tipo de injerencias".

Leer más: La organización de la Cumbre del Clima de Madrid costará a las arcas públicas 86 millones de euros: Pedro Sánchez pide a las empresas del Ibex 35 que financien el evento

En esta dinámica de tejer nuevas relaciones diplomáticas se puede enmarcar también el ascenso de Josep Borrell, hasta ahora ministro de Asuntos Exteriores y recién nombrado alto representante de la Unión Europea. Es decir, será el jefe de la diplomacia y exteriores de los 28.

Por supuesto, no se trataría de nuevas relaciones única y exclusivamente políticas. El Gobierno del PSOE consigue organizando esta COP25 ponerse a la cabeza de la búsqueda de un nuevo modelo productivo sostenible de la mano a varias empresas del Ibex.

Es una apuesta a futuro (y casi a presente) a nivel electoral

Personas votando en las elecciones generales del 10 de noviembre.
Reuters

Monge y Pastor coinciden en el beneficio tanto nacional como internacional que tiene la organización de la Cumbre del Clima en Madrid en tiempo récord. Pero este último recuerda que esta es una apuesta electoral "a futuro". Y quizá, casi también "a presente".

Greta Thunberg, la joven activista climática de 16 años que se embarcó hace dos semanas en un velero de bandera francesa para regresar a Europa y acudir a la Cumbre, moviliza a mucha gente. Suya es la iniciativa Fridays For Future —Viernes por el Futuro—, bajo la que desde hace meses se celebran movilizaciones y huelgas estudiantiles que demandan políticas medioambientales y climáticas más ambiciosas.

Movilizan, sobre todo, a jóvenes. Y, en el caso español, en un escenario en el que surge Más País arrogándose el discurso verde —como la demócrata Alexandria Ocasio-Cortez ha hecho en Estados Unidos—, el PSOE tiene que reaccionar y procurar no dejar ni un espacio sin ocupar.

Además de hacerle fuerte en el futuro Gobierno de coalición, el PSOE "no puede permitirse perder ningún terreno" en una circunstancia tan transversal pero tan aceptada en los entornos de izquierdas. El tema ambiental o ecológico "tiene una centralidad importante", recuerda Pastor. E irá a más.

Todo lo que debes saber sobre la Cumbre del Clima 2019: COP25 en Madrid

Y además