8 aberraciones que te pueden hacer gastar una fortuna si te pilla un retraso en un aeropuerto

Tres hombres miran su teléfono móvil en el aeropuerto de Barajas.

Reuters

Primero en Upday Cintillo

La pérdida de poder adquisitivo a consecuencia de la inflación no se ve favorecida por el comienzo del verano, una época propicia para hacer todo tipo de planes que conllevan un gran desembolso en muchas ocasiones. 

Pero, tras tantos meses de frío ?y ya 2 años sin unas vacaciones en condiciones?, la temporada estival ofrece a muchos un largo y necesario descanso de la rutina para reponer fuerzas.

Cabe recordar que, aún en tiempos de inflación, hay formas de gastar menos dinero en verano sin renunciar a pasárselo bien. Salvo que caigas en la trampa consumista de los aeropuertos.

Bienvenido al verano más caro de tu vida: un cóctel explosivo por el que gastarás más que nunca en comer, viajar y dormir mientras se multiplican las señales de alerta en la economía

Por lo general tendemos a llegar dos horas antes de nuestro embarque. Puede haber atasco o cola en el control de seguridad, pero una vez que hemos conseguido pasar esto sin incidentes disponemos de todo ese tiempo sin nada más que hacer que esperar a embarcar.

Y entonces llega la noticia: tu vuelo va con retraso. Y no cualquier retraso, ya que te toca esperar 3 horas más de las que habías planeado, y todo por el caos que se está viviendo esta temporada en los aeropuertos de todo el mundo con huelgas, colas interminables y numerosos retrasos o cancelaciones.

Estás aburrido, no hay nada que hacer y acabas dando un paseo por las tiendas. Los aeropuertos lo saben bien y quieren hacer lo máximo para asegurarse de que terminarás "picando" en estas zonas de ocio y dejando algo de tu dinero.

Las probabilidades de que tu vuelo vaya con retraso son bastante altas, así que estate atento para no cometer estas aberraciones que te pueden hacer gastar una fortuna en el aeropuerto.

1. Gastar dinero en agua embotellada en el aeropuerto

Viajar en avión es caro. Ya has pagado el billete, el taxi y el equipaje, así que no malgastes tu dinero en el agua del aeropuerto, que es demasiado cara. 

No puedes pasar líquidos por el control de seguridad, pero nadie ha dicho que no puedas llevar una botella vacía.

La mayoría de los aeropuertos están llenos de fuentes de agua, y muchos incluso tienen una bomba especial para rellenar las botellas rápidamente.

2. Comprar comida en el aeropuerto que podrías haber traído de casa

Por alguna razón, la gente tiene miedo de pasar comida por el control de seguridad. Pero es una buena forma de ahorrar dinero, siempre que sea sólida, como un sándwich.

Si vuelas al extranjero, es mejor que termines cualquier comida de tu primer destino antes de aterrizar, ya que algunos países no permiten que los alimentos frescos pasen por la aduana. La misma regla se aplica a la comida del aeropuerto.

3. Acabar comiendo cualquier cosa en los restaurantes de la terminal

La zona de bares y restaurantes es otra de las apuestas de los aeropuertos para hacernos gastar dinero. Y en concreto para hacernos gastar más de lo que lo haríamos en un bar normal.

En muchas ocasiones, cuando un vuelo va con un retraso considerado, la aerolínea ofrece a los pasajeros vales para gastar en los establecimientos. Aunque pueden hacerte un apaño, acabarás gastando más de lo normal si comes o cenas al completo en el restaurante.

4. Matar el tiempo en el duty free

Uno de los principales trucos de los aeropuertos para favorecer que los pasajeros se gasten más pasa por colocar el espacio duty free nada más cruzar el control de seguridad.

Tras pasarlo, el pasajero se encuentra más relajado y con un montón de tiempo libre sin nada que hacer hasta la hora de embarcar.

Como recoge un informe de la consultora Intervistas, que explora cómo mejorar las ventas en los aeropuertos, el duty free tras el control de seguridad hace que esto sea lo primero que ve el pasajero tras entrar en este estado de calma. Y "la visión de la zona de compras indicará al cerebro del cliente que es hora de comprar".

En general, y según este mismo informe, los pasillos y el diseño de los espacios en el duty free están curvados hacia la izquierda porque la mayoría de los pasajeros son diestros, cogen la maleta con esa mano, lo que les obliga a caminar en el sentido contrario a las agujas del reloj. 

Esto hacer que miren más hacia la derecha mientras se camina hacia la izquierda. Los pasillos curvados en esta dirección (izquierda) favorecen que a la derecha quede más espacio para más productos, que entran en el campo de visión de los pasajeros.

5. Creer que no encontrarás mejores ofertas en internet que en el duty free

Como ya sabes, las tiendas duty free siempre atraen a los pasajeros en el aeropuerto, pero el ahorro no es tan bueno como parece. Algunas compañías aéreas también tienen catálogos de duty free a bordo, pero esos precios son aún peores.

Puedes encontrar ofertas mucho mejores en internet si te tomas el tiempo de buscar.

6. Pensar que merece la pena cambiar dinero en el aeropuerto

Con demasiada frecuencia, la gente aterriza en un aeropuerto internacional y se da cuenta de que no tiene la moneda adecuada. Pero el aeropuerto es el peor lugar para cambiar si quieres un buen tipo de cambio.

La mayoría de los bancos o centros comerciales tienen cambios de moneda con tipos más estables, pero si se te olvida cambiar antes de llegar a la terminal, consigue suficiente dinero para un taxi a la ciudad y ve a un banco local.

7. No llevar contigo un libro electrónico u otro tipo de entretenimiento

Ve preparado para entretenerte. Las posibilidades de que haya retrasos no suelen ser pequeñas, por lo que lo mejor es que estés listo para pasar las horas que haga falta. Nada mejor que llevar algo para leer, libro o ebook, o alguna serie. Si te aburres empezarás a pasear por las tiendas y ya sabes lo que puede pasar.

Las largas esperas en el aeropuerto llevan al aburrimiento. Si no has pensado en que seguramente necesitarás entretenerte de alguna manera, lo más probable es que acabes comprando cualquier libro en la tienda por un precio elevado.

Si te llevas un libro electrónico no tendrás que hacer ese gasto. Su tamaño y ligereza los hacen ideales para viajar.

8. Dejarte llevar por el aburrimiento: algunas tiendas también se colocan cerca de las puertas de embarque y es fácil caer

La infraestructura del aeropuerto está estratégicamente pensada para que acabes consumiendo y llega un punto en el que hasta el libro que te has llevado te aburre y ya has recorrido las tiendas de duty free de camino a tu puerta de embarque. Pero las tentaciones no han acabado aún.

Por supuesto, máquinas expendedoras, cafeterías o alguna tienda suelen encontrarse cerca de las puertas de embarque. Es el último momento en el que podemos gastar algo en el aeropuerto antes de abandonarlo.

Otros artículos interesantes:

¿Quieres ser el primero en recoger la maleta facturada del aeropuerto? Atento a este truco infalible

Un aeropuerto inglés compró un Boeing 747 por poco más de un euro y lo convirtió en un espacio para eventos

Una bombona de butano, un cortacésped y un traje de novia: los 9 objetos más extraños que se han perdido en los aeropuertos

Te recomendamos