Pasar al contenido principal

Un agente del FBI explica tres estrategias para contactar con cualquier persona

¿Alguna vez te has acercado a un desconocido en una fiesta, un evento de networking o simplemente has conocido a alguien nuevo y querías dejar una buena impresión?

Robin Dreeke, graduado de la Academia Naval de EE UU, antiguo marine, agente del FBI y exjefe de un programa federal de análisis de comportamiento y coautor de El código de la confianza explica tres estrategias a Business Insider para conectar con cualquier persona, en cualquier lugar. Lo que sigue es una transcripción del vídeo.

Tres formas de conectar con la gente es haciendo preguntas, escuchando activamente y descodificando el comportamiento no verbal. Es bastante simple porque cuando haces preguntas, el cerebro de la otra persona se implica automáticamente. Es lo mejor que puedes hacer.

Cuando haces preguntas, sin prejuicios o de una manera desafiante, pero como forma de comprender al otro, estás demostrando tu valor y tu interés, por lo que el cerebro de tu interlocutor te recompensa por ello.

¿Alguna vez escuchaste la expresión: "Planta una semilla para el día de mañana”?

No le dices eso a alguien para opinar sobre lo que debe hacer. Se lo dices en forma de preguntas porque así su cerebro conectará con lo que preguntas sin parar. Esa es la primera. Escucha activa: Es realmente simple para mí porque, al demostrar que estás escuchando, y atendiendo a la información que te brindan durante un encuentro. Deshazte de las frases de guión que crees que tienes que decir y presta atención a lo que te están diciendo y continúa con preguntas aún más profundas para entender quién es y qué pensamientos y opiniones tiene.

Y finalmente está la comunicación no verbal. Y lo que tenemos que hacer es demostrar que realmente nos interesa y simpatizamos. Sonreímos, tal vez inclinamos un poco la cabeza, exponiendo un la arteria carótida, confiando en el mundo no nos cortará yugular. Poner las palmas hacia arriba o arquear las cejas demuestra nuestra simpatía e interés. En cambio fruncir el ceño o arrugar los labios indica lo contrario. Significa que no estás haciendo lo correcto y que debes corregir el gesto para establecer esa conexión.

Te puede interesar