Pasar al contenido principal

Alipay inicia la conquista de Europa con la mirada puesta en España

Alipay
Alibaba Group

Los ciudadanos chinos huyen del efectivo y las tarjetas de crédito para pagar directamente con el móvil, una realidad que suele chocar con las costumbres de los europeos que visitan el país asiático. China sorprende a cualquiera porque allí todo se puede pagar con el smartphone, desde la compra en el supermercado a un viaje en taxi, la hamburguesa del McDonald's, media hora de trayecto con una bicicleta compartida, la comida de cualquier puesto callejero... incluso se puede entregar limosna a través del móvil.

En un país de enormes desigualdades se puede pagar tan solo enseñando un código QR en la pantalla del móvil, y así lo hace el 65% de la población que tiene un smartphone. Esa realidad no es únicamente un fenómeno de estudio en términos económicos, ya que China es el país del mundo que menos efectivo utiliza, según un estudio de Ipsos y Tencent, sino que también supone un negocio millonario para las empresas que gestionan todas esas transacciones.

Desconocida (aún) en Europa, una de las referentes de esta industria en Asia es Alipay —perteneciente al grupo Alibaba—, que tiene más de 520 millones de usuarios, según datos de la empresa, una cifra muy superior a los 237 millones que tiene Paypal. AliPay gestiona el 54% del mercado de los pagos que se realizan con el móvil en China, mientras que su gran rival, WeChat Pay —filial de Tencent— acapara un 40% de las operaciones.

Conquistada China, en los últimos meses AliPay ha iniciado una estrategia de expansión internacional que, como en el caso de Xiaomi, tiene a España como uno de sus principales objetivos para abrirse mercado. Y no es casualidad. 

España es el país de Europa con mayor penetración de smartphones, según un informe de Ditrendia, lo que ha fomentado el auge del comercio electrónico a través del móvil en el país y lo convierten en un mercado con un potencial muy alto en este ámbito.

Aunque en Europa el uso de la tarjetas de crédito está mucho más extendido que en China, el objetivo no es erradicarlas por completo sino expandir el uso del pago móvil —mediante NFC y también a través de códigos QR— más de lo que sucede ahora.

De hecho, la revolución del pago móvil en China se ha producido solo en solo tres años, y eso no implica que toda la población haya dejado de lado el efectivo: únicamente el 14% de su población no lleva nunca ni monedas ni billetes, lo que aún así es una cifra récord.

La gran pregunta, por tanto, es si gigantes chinos como Alipay tienen alguna opción de seducir al usuario español y conquistar el mercado antes de que lo hagan otras empresas ya asentadas en Europa.

El espejo de China: (casi) sin efectivo en el bolsillo

Alipay, operada por Ant Financial Services, filial del gigante Alibaba, nació en 2004 cuando las tarjetas de débito y crédito eran muy poco frecuentes en China y su objetivo era hacer más fáciles los pagos en Alibaba, el Amazon chino. El pago con el móvil ha representado en China un salto que sus ciudadanos no dieron ni siquiera con la aparición de las tarjetas de crédito. 

Alipay pago
Alibaba Group

"Hasta la llegada de los pagos con el móvil, los consumidores chinos pagaban todo con enormes cantidades de efectivo, desde casas a coches", aseguraba el presidente de Alipay en norteamérica, Souheil Badran, en un artículo.

Pero poco a poco, el alcance y la base de clientes de Alipay y WeChat han sido suficientes para presionar al resto de la economía china para que acepten su método de pago.

Y así, en el primer trimestre de 2018, más del 20% de todas las compras que se realizaron en China se hicieron online, lo que lo convierten en el país que realiza más compras digitales del mundo, según datos de eMarketer. Le siguen Reino Unido (19,1% de todas las compras), Corea del Sur (16%), EEUU (9%), Alemania (7,9%), Japón (7,4%), Brasil (2,7%) y India (2,2%).

El impacto es tal que el 26% de la población habitualmente lleva menos de 13 euros en la cartera y la gran mayoría no lleva más de 40: una costumbre que tienen que cambiar cuando viajan fuera ─y hay estudios que sugieren que los ciudadanos chinos no llevan nada bien este tipo de cambios─. 

Las empresas españolas se adaptan para seducir al turista chino

La clave de por qué es importante la expansión de Alipay y de por qué las empresas españolas (como BBVA y El Corte Inglés) están reaccionando para adoptar el sistema de pago de la filial de Alibaba está en el turismo. Por ahora, las compañías españolas que tienen la mirada puesta en Alibaba no esperan que los españoles empiecen a utilizar el sistema de la compañía china, sino atraer a los turistas chinos y conseguir que gasten en sus establecimientos. 

¿Por qué? Los ciudadanos chinos gastaron en 2016 5,5 billones de dólares pagando con el móvil, 50 veces más de lo que gastaron los norteamericanos, según un estudio de iResearch. Y los turistas chinos, apunta un informe de CLSA, emplearán 429.000 millones de dólares en el extranjero en 2021: según datos de Global Blue, son los turistas que más gastan del mundo. 

Solo España recibió en 2017 a 500.000 turistas procedentes de China, según datos de la Asociación Turismo España-China, así que quien consiga parte de ese mercado va a hacer un gran negocio en los próximos años. 

El director de desarrollo de negocio de Alipay en EMEA, Tao Tao, en El Corte Inglés
El director de desarrollo de negocio de Alipay en EMEA, Tao Tao, en El Corte Inglés. El Corte Inglés

Leer más: Estas son las razones por las que España es segundo destino turístico mundial

En ese sentido, en España BBVA ha sido la primera entidad bancaria española en anunciar un acuerdo con la empresa, el pasado año, y El Corte Inglés también se ha aliado con Alipay para ofrecer un mejor servicio a sus clientes de origen chino, incorporando en todos sus sistemas y terminales de pago Alipay. También han formulado acuerdos en este sentido Caixabank y Mango, por separado.

De esta manera, los ciudadanos chinos con cuenta en Alipay pueden realizar pagos en España de una forma rápida, sencilla y segura mediante el smartphone, tan solo presentando un código QR similar a los que ya se utilizan en todo el mundo para embarcar en los aviones, entrar al cine o al teatro, y así los turistas pueden moverse sin efectivo ni tarjetas en el país que visitan, como suelen hacer en China.

Igualmente, los TPV muchas empresas y comercios españoles permiten el pago con el móvil si el cliente tiene activada esta opción con su banco, posibilidad que ya ofrecen las principales entidades bancarias del país y también del extranjero.

Alipay también se ha lanzado a la conquista de Occidente firmando ─desde 2016─ acuerdos con empresas de países como Reino Unido, entre otros, especialmente en Europa, así como en EEUU y Asia, para facilitar el pago a los turistas chinos, así como la devolución de los impuestos que pagan en las compras.

China reúne el 61,2% de los usuarios de pagos con el móvil a nivel mundial

La compañía de pagos más grande de China ahora mismo está activa en seis países europeos, y estará disponible en 20 países de Europa a finales de este año, tras firmar acuerdos con más de 100 bancos y 40 compañía de carteras electrónicas, según registran varios medios de comunicación económicos.

Una batalla en la que también están Apple, Samsung o Google

La segunda empresa líder del mercado de pagos móviles en China, WeChat Pay (de Tencent), también cuenta con acuerdos y está firmando otros con restaurantes, supermercados, tiendas, duty frees y parques temáticos, entre otros, en el extranjero, como en Malasia, como parte de su expansión internacional en carrera con Alibaba.

Tencent es la mayor compañía de China de videojuegos, redes sociales y servicios de internet, con más de 600 millones de usuarios activos en sus servicios de pago con el móvil, según datos de la empresa, y junto a Alibaba ambas dominan la banca móvil china, un mercado que facturó 2,76 billones de dólares en 2017, según la consultora Analysys.

Al mismo tiempo, Apple Pay, Samsung Pay, Android Pay (Google) o Venmo, de Paypal, también intentan hacerse un hueco en el mismo mercado.

Por su parte, Ant Financial, la filial de Alibaba a la que pertenece Alipay, podría convertirse este año en el mayor unicornio del mundo si consigue levantar en una ronda de financiación los 9.000 millones de dólares que busca, según informó el Wall Street Journal en abrillo que elevaría el valor de la empresa hasta los 150 billones de dólares.

Alipay no ha contestado ni a las preguntas ni a las peticiones de comentarios de Business Insider España para este reportaje.

Te puede interesar