Pasar al contenido principal

Este año se venderán 51,1 millones de coches conectados en todo el mundo, pero esta cifra crecerá un 17% en el próximo lustro

Coche conectado
Gettyimages
  • De acuerdo a las cifras que maneja la firma de análisis IDC, nada menos que 51,1 millones de coches conectados echarán a rodar por las carreteras de todo el mundo este 2019.
  • Para 2023, IDC predice que casi el 70% de los vehículos y camiones de servicio que se comercialicen a nivel mundial tendrán conectividad integrada.
  • "El ecosistema automotriz está posicionando el vehículo como la siguiente plataforma digital emergente", dicen los expertos.

Si estás pensando en comprar un coche nuevo este 2019, muy probablemente se tratará de un vehículo conectado, con servicios digitales de entretenimiento, comunicación y navegación. Y es que, de acuerdo a las cifras que maneja la firma de análisis IDC, nada menos que 51,1 millones de coches conectados echarán a rodar por las carreteras de todo el mundo este 2019.

Se trata una cifra espectacular, máxime si se tiene en cuenta que supone un ascenso del 45,4% respecto al pasado curso. Eso sí, al mismo tiempo no es más que el aperitivo de la gran revolución que está por llegar en años venideros: los expertos estiman que se vendan alrededor de 76,3 millones de coches conectados en 2023, lo que implicaría una tasa de crecimiento anual compuesta del 16.8% durante el próximo lustro.

Leer más: El coche conectado, gran fuente de ingresos para los fabricantes

"El compromiso de las marcas de automóviles para fabricar equipos móviles estándar e integrados en los mercados clave fue un gran avance en la llegada de vehículos conectados", explican los analistas de IDC. De hecho, para 2023, IDC predice que casi el 70% de los vehículos y camiones de servicio que se comercialicen a nivel mundial tendrán conectividad integrada. 

"El crecimiento sostenido del mercado de vehículos conectados está siendo impulsado por una multitud de factores, incluida la demanda de los consumidores por una experiencia de vehículos más inmersiva, la capacidad de los fabricantes de automóviles para utilizar mejor los vehículos conectados para evitar costes y generar ingresos, las regulaciones gubernamentales en evolución y la inversión de los operadores de telecomunicaciones en nuevas conexiones y servicios", detalla el informe.

Todo ello con un objetivo muy claro a juicio de los expertos: "El ecosistema automotriz está posicionando el vehículo como la siguiente plataforma digital emergente".

Y además