Pasar al contenido principal

Así es el Bohemian Club, el club privado del que han salido 5 presidentes de Estados Unidos

Presidentes
Los presidentes Ronald Reagan y Richard Nixon eran miembros Wikimedia Commons
  • Bohemian Grove es el campamento secreto de California donde cada año se reúne el Bohemian Club.
  • El Bohemian Club es un club privado de San Francisco entre el que participaron varios presidentes, un grupo controvertido.
  • Los rituales y la situación secreta han disparado los rumores en Internet.
  • Los expertos concluyen que lo que ocurre en Bohemian Grove no es más que un grupo de hombres muy ricos relajándose en el bosque.
  • Bohemian Grove es un lugar en el que ocurren cosas extrañas.

En junio y julio algunos de los hombres más ricos y poderosos de Estados Unidos viajan al bosque del condado de Sonoma, en California. Son todos miembros del Bohemian Club, privado y compuesto exclusivamente por hombres. De él han formado parte presidentes de los EEUU, oficiales militares, artistas y líderes empresariales.

Los terrenos del Bohemian Grove están plagados de campamentos con nombres curiosos, como Mandalay, Lost Angels, Isle of Aves o Silverado Squatters. Los invitados son bienvenidos, pero las mujeres y menores deben irse al caer la noche. 

Una estatua hueca de una lechuza hecha en hormigón se encuentra en mitad del lago artificial, a donde acuden algunos miembros a discutir asuntos urgentes de política pública.

Durante el primer fin de semana de este campamento, figuras con túnicas sacrifican una efigie como parte de un ritual pensado para eliminar todos los temores de los miembros presentes.

A lo largo de los años, algunos de los miembros de este club han sido presidentes de EEUU.

Echemos un vistazo al contexto del club y a los presidentes que Business Insider ha podido confirmar que fueron miembros del Bohemian.

El Bohemian Club tiene casi 150 años

Presidentes
Wikimedia Commons

Las tradiciones se remontan a los primeros días de un club de caballeros, el cual se formó en 1872 en San Francismo. El Bohemian Club comenzó a alquilar el campamento para su retiro anual antes de comprarlo al completo en 1899.

"Llegas a él de repente" escribió en 1908 Will Irwin, poeta y miembro del Bohemian. "Un paso y la gloria está sobre ti".

Originalmente estaba formado por un grupo de periodistas que habían adoptado un "estilo de vida bohemio". El club se expandió con el tiempo para incluir a artistas, empresarios, líderes militares y políticos.

Aunque el club ha diversificado sus estatutos en cuanto a las profesiones admitidas, las mujeres han sido excluidas desde su fundación. No obstante, una sentencia de 1978 obliga al Bohemian a contratar a empleadas.

Así que, ¿cómo se entra a un club secreto de aproximadamente 2.500 miembros? Según Vanity Fair, necesitas reunir invitaciones de bastantes miembros. Eso o languidecer en una lista de espera de décadas. También debes estar preparado para pagar los 25.000 dólares del "curso" de iniciación.

G. William Domhoff, profesor emérito psicología y sociología de la Universidad de California, ha estudiado en profundidad el Bohemian Club. En un post en la web Who Rules America? describe Bohemian Grove como "...un lugar donde la relajación y el disfrutar de la compañía mutua, conocer a algunos artistas y profesores. Te da la oportunidad para revestirte de pretensión cultural e intelectual".

El lema del Bohemian Club es "Tejedoras arañas, aquí no lleguéis". Es una línea de la obra de William Shakespeare "El sueño de una noche de verano", reflejando la idea de que los miembros del club no deben preocuparse por asuntos de trabajo o de negocios cuando están allí.

Las actividades desarrolladas en Bohemian Grove son cada vez más controvertidas, especialmente desde que existe Internet

Presidentes
Wikimedia Commons

Debido a su secretismo, sus extrañas ceremonias y el cuerpo de miembros de élite, el Bohemian Club ha sido objeto de siniestros rumores en Internet. El teórico de la conspiración de extrema derecha Alex Jones incluso trató de grabar una ceremonia en el año 2000.

Bohemian Grove también ha atraído a una serie de activistas preocupados por el supuesto aspecto oculto de sus prácticas.

"Lo que debería preocuparnos es lo que se habla en el lago" declaró en 2011 a Vice la activista Mary Moore. Son charlas sobre políticas públicas, en las que esta gente tan poderosa discute y elige políticas, pero lo hacen de forma secreta, alejados del escrutinio público.

Un importante número de periodistas se las ha apañado para infiltrarse en el campamento, con relativo éxito. Alex Shoumatoff investigó allí para Vanity Fair, pero fue descubierto y detenido por allanamiento. Philip Weiss se coló en 1987 y pasó algunos días mezclándose con los ricos y poderosos, asistiendo a discursos, bebiendo de la mañana a la noche y orinando en árboles. Describió esta extraña experiencia para la revista Spy.

En Gawker, Sophie Weiner también describió su propia experiencia trabajando como camarera en Bohemian Grove en 2016. Describe el lugar como "un sitio en el que la élite puede comportarse de una forma poco habitual para ellos en el mundo normal".

Aunque muchos políticos han ido a Bohemian Grove, el número de presidentes que formaban parte del club ha sido ampliamente sobreestimado. Calvin Coolidge y Gerald Ford, por ejemplo, son citados de forma frecuente como miembros.

Domhoff concluye que el Bohemian Club revela que existe "una clase social superior bien cohesionada" en Estados Unidos, pero que sus actividades son "inofensivas"-

"El campamento no es más que un grupo de chicos bromeando, bebiendo con sus amigos y tratando de dar un alivio a su boca, y frecuentemente actuando de forma estúpida" escribió.

Como presidente, Theodore RooseVelt aceptó la membresía honoraria del club

Presidentes
Wikimedia Commons

Theorode Roosevelt consiguió que le nombraran miembro honorario del club cuando se convirtió en presidente.

En una breve carta de 1903 al miembro del Bohemian Club Edgar D. Peixott, expresa su gratitud por "el honor que se me ha hecho". También ofreció sus disculpas por no poder asistir a ningún acto.

Herbert Hoover era un activo y entusiasta miembro

Presidentes
AP

Hoover se unió al Bohemian Club en 1913. A esas alturas, había amasado una fortuna de 4 millones de dólares en la industria de la minería e ingeniería.

Hoover y un grupo de colegas alumnos de Stanford fundaron su propio campamento dentro de Bohemian Grove: el Cave Man Camp. Una estatua abandonada de un hombre de las cavernas fue lo que inspiro el nombre, según el libro "Hoover, el presidente pescador: retrato de el hombre en privado y de su vida en exteriores".

En "Ike y Dick: retrato de un extraño matrimonio político", Jeffrey Frank escribe que Hoover siempre "atesoró su membresía" y era un ávido reclutador de nuevos miembros. En 1950 invitó al entonces congresista Richard Nixon.

Richard Nixon fue pillado hablando muy mal del Bohemian Club en las cintas del Watergate

Presidentes
Charles Tasnadi/AP

Durante su encuentro con Hoover en Bohemian Grove en 1950, Nixon dio de bruces con su futuro colega de campaña, según "Ike y Dick: retrato de un extraño matrimonio político".

El general Dwight D. Eisenhower también estaba allí, encontrándose con él en Cave Man Camp. Dos años más tarde, la pareja ganaría las elecciones presidenciales para los republicanos.

Se uniría al Cave Man Camp después de convertirse en miembro en 1953. Domhoff describe este campamento como "muy conservador" incluso para el Bohemian Club.

Nixon también, supuestamente, utilizaría su posición en el Bohemian para lanzar su exitosa campaña a la Casa Blanca.

Según el libro "Kennedy, Johnson y el Mundo no Alineado", Nixon dio un discurso en el lago a sus compañeros del club en 1967. En él dejó ver sus ideas en política exterior, en lo que posteriormente llamaría "mi primera piedra de toque en el camino a la presidencia". Domhoff escribió que Nixon consiguió la confirmación verbal de un miembro del club de que Ronald Reagan no le desafiaría en las primarias de ese año.

Según Donhoff, Nixon "estaba tan orgulloso del Bohemian Club" que quiso dar un discurso similar en 1971. La idea de un presidente de EEUU en funciones dando un discurso off the record ante un grupo de los hombres más poderosos del país creó cierta controversia en la prensa. Los líderes del club le pidieron que no lo hiciera, y Nixon aceptó.

Pero las cintas del Watergate indican que Nixon tenía sentimientos encontrados acerca del Bohemian. Fue grabado hablando de él en términos despectivos.

Ronald Reagan evitó Bohemian Grove durante la campaña de 1980

Presidentes
Wikimedia Commons

Ronald Reagan fue oficialmente incluido en el Bohemian Club en 1975, el año antes de que lanzara su sombrero a la campaña presidencial de 1976.

Pertenecía al campamento de Owl's Nest, el cual compartía con ejecutivos de United Airlines y otras poderosas compañías de los años 70.

Durante la elección presidencial de 1980, Reagan evitó Bohemian Grove porque pensaba que "podría ser embarazoso para nuestros compañeros debido a la constante presencia de la prensa. Acampan en mi puerta estos días" según "Reagan: Una vida en cartas".

En su reportaje para la revista Spy, Weiss indicó que pudo hablar con Reagan en el Owl's Nest Camp. Un poco de charla y Reagan confirmó que le había asegurado a Nixon que "no le retaría en las primarias republicanas de 1968".

Weiss escribe que Reagan dio la charla junto al lago ese año y aceptó preguntas de otros miembros, durante la que habló de regular más firmemente a la prensa.

George H.W. Bush se alojó con importantes ejecutivos de compañías muy influyentes

Presidentes
AP/J. Scott Applewhite

George H.W. Bush se unió al club en 1973, mientras se encargaba del Comité Nacional Republicano durante el escándalo del Watergate.

Domhoff escribe que Bush pertenecía al campamento llamado Hill Billies, junto con otros ejecutivos del Bank of America, General Motors y Procter & Gamble.

Bush también se llevó a un futuro presidente en uno de sus viajes a Bohemian Grove. Introdujo a su hijo -George W. Bush- en una charla en 1995, diciendo que sería un gran presidente, según Domhoff.

Te puede interesar

Lo más popular