SpaceX habría pagado 240.000 euros para 'silenciar' a una azafata que acusó a Elon Musk de acoso sexual

Elon Musk, actual propietario de Twitter.
Elon Musk, actual propietario de Twitter.

 Patrick Pleul/Pool via Reuters

SpaceX, la empresa aeroespacial fundada por Elon Musk, el hombre más rico del mundo, ha pagado a una auxiliar de vuelo 236.000 euros para resolver una demanda por conducta sexual inapropiada contra Musk en 2018, según ha sabido Business Insider.

La asistente de vuelo, que trabajaba como miembro de la tripulación de cabina por contrato para la flota de aviones corporativos de SpaceX, ha acusado a Musk de mostrarle su pene erecto, frotarle la pierna sin consentimiento y ofrecerle comprar un caballo a cambio de un masaje erótico, según varias entrevistas y documentos.

El incidente, que tuvo lugar en 2016, se alega en una declaración firmada por un amigo de la asistente y elaborada en apoyo de su demanda. Los detalles de esta historia se han extraído de la declaración, así como de otros documentos, incluida la correspondencia por correo electrónico y otros registros compartidos con Business Insider por la amiga.

Según la declaración, la azafata le contó a una amiga que, tras aceptar el trabajo de azafata, la animaron a obtener la licencia de masajista para poder dar masajes a Musk. Fue durante uno de esos masajes en una cabina privada del Gulfstream G650ER de Musk, dijo a la amiga, cuando Musk le propuso matrimonio.

Después de que Business Insider se pusiera en contacto con Musk para que hiciera algún comentario, éste ha enviado un correo electrónico para pedir más tiempo para responder y ha dicho que hay "mucho más en esta historia".

"Si estuviera inclinado a participar en el acoso sexual, es poco probable que esta sea la primera vez en toda mi carrera de 30 años que sale a la luz", ha escrito, calificando la historia de "argucia política".

Aunque Business Insider ha ampliado el plazo para que Musk comentara sus impresiones acerca de este hecho, él no ha respondido. 

Contactado por teléfono, el vicepresidente legal de SpaceX, Christopher Cardaci, ha dicho: "No voy a comentar sobre ningún acuerdo". SpaceX no ha respondido a las solicitudes de comentarios.

Una acusación de que Musk ofreció un caballo a cambio de un masaje erótico

La asistente de vuelo le dijo a su amiga que el multimillonario fundador de SpaceX y Tesla le pidió que fuera a su habitación durante un vuelo a finales de 2016 "para un masaje de cuerpo completo", dice la declaración. Cuando llegó, la asistente se encontró con que Musk "estaba completamente desnudo, excepto por una sábana que cubría la mitad inferior de su cuerpo". Durante el masaje, dice la declaración, Musk "expuso sus genitales" y luego "la tocó y se ofreció a comprarle un caballo si ella 'hacía más', refiriéndose a la realización de actos sexuales". 

La asistente, que monta a caballo, se negó y continuó con el masaje sin llevar a cabo ninguna conducta sexual. La asistente "no está en venta", dice la declaración del amigo. "No va a realizar favores sexuales por dinero o regalos". El incidente ocurrió durante un vuelo a Londres.

En una entrevista con Business Insider, la amiga ha descrito las acusaciones de la azafata con más detalle. Ha hablado con la condición de mantener el anonimato, citando el temor a su seguridad personal, pero Business Insider está al tanto de su identidad. Este medio también conoce la identidad de la azafata, pero no la nombra porque ha afirmado ser víctima de una conducta sexual inapropiada. Se ha negado a hacer comentarios para este artículo.

"Sacó su pene, estaba erecto", ha dicho la amiga, describiendo las acusaciones. "Y empezó a hacerle proposiciones, como tocarle el muslo y decirle que le compraría un caballo. Y básicamente trató de sobornarla para que le hiciera algún tipo de favor sexual".

"Castigada por negarse a prostituirse"

La amiga ha señalado que la asistente le contó la mala conducta mientras estaban de excursión juntas poco después del viaje a Londres. La amiga ha comentado que la asistente estába angustiada y visiblemente conmocionada. "Estaba realmente alterada", cuenta. "No sabía qué hacer".

La azafata también explicó a su amiga que después de rechazar las insinuaciones de Musk comenzó a tener problemas para encontrar trabajo. "Antes del incidente, ella consideraba al señor Musk como una persona digna de admiración", dice la declaración. "Pero después de que él se expusiera, la tocara sin permiso y se ofreciera a pagarle por sexo, ella comenzó a sentir ansiedad". 

"Ella pensó que las cosas podrían volver a la normalidad y haría como si no hubiera pasado nada", dijo el amigo a Insider. "Sin embargo, empezó a sentir que estaba recibiendo una especie de represalia en la que le recortaban los turnos, y empezaba a sentirse realmente estresada".

Finalmente, según la declaración, la asistente sintió que "la estaban echando y castigando por negarse a prostituirse".

Masajes a la carta

SpaceX hace especial hincapié en los masajes, llegando a emplear a masajistas de la empresa como una ventaja para los ejecutivos. Según la amiga, sus superiores animaron a la azafata a adquirir su propia formación de masajista profesional para sus sesiones con Musk. 

"La animaron a obtener la licencia de masajista, pero en su tiempo libre y con su propio dinero", explica la amiga. "Le insinuaron que podría volar más a menudo si lo hacía porque sería capaz de dar masajes a Elon. Me pareció un poco extraño, porque no te contrataron para ser masajista. Usted fue contratada para ser un asistente de vuelo. Y si a Elon le gustan los masajes, entonces debería pagarte la escuela de masajistas. Pero estaba tan feliz y ansiosa por tener el trabajo y poder viajar".

Una indemnización de 236.000 euros por despido

En 2018, tras convencerse de que su negativa a aceptar la propuesta de Musk había mermado sus oportunidades en SpaceX, la asistente contrató a un abogado laboralista de California y envió una queja al departamento de recursos humanos de la compañía detallando el episodio. Por aquel entonces, el bufete de abogados se puso en contacto con la amiga y le pidió que preparara la declaración que corroboraba las afirmaciones.

La denuncia de la empleada se resolvió rápidamente tras una sesión con un mediador a la que Musk asistió personalmente. El asunto nunca llegó a un tribunal ni a un procedimiento de arbitraje. En noviembre de 2018, Musk, SpaceX y la azafata firmaron un acuerdo de despido que concedía a la azafata un pago de 236.000 euros a cambio de la promesa de no demandar por las reclamaciones.

El acuerdo también incluía cláusulas restrictivas de no divulgación y no desprestigio que prohíben a la asistente discutir alguna vez el pago de despido o revelar cualquier tipo de información sobre Musk y sus negocios, incluidos SpaceX y Tesla.

Musk está actualmente inmerso en una oferta de compra de Twitter impulsada por su creencia declarada de que "la libertad de expresión es la base de una democracia que funciona". A principios de este mes, escribió en Twitter que "la luz del sol es el mejor desinfectante".

Twitter no ha respondido a una solicitud de comentarios.

"Cuando eliges permanecer en silencio, te conviertes en parte de ese sistema"

La amiga cuenta a Business Insider que decidió dar la cara sin consultar a la azafata porque, como superviviente de una agresión sexual, se sentía en la obligación de compartir lo que le han contado sobre Musk. A diferencia de la azafata, su amiga no está sujeta a ningún acuerdo.

"Sentí absolutamente la responsabilidad de presentarlo, especialmente ahora", dce. "Es el hombre más rico del mundo. Alguien con ese nivel de poder que causa ese tipo de daño y luego arroja algo de dinero a la situación, eso no es responsabilidad. Hay depredadores en todo el mundo. Pero cuando alguien es especialmente rico y poderoso, tiene literalmente sistemas que son como una máquina que trabaja para ellos, para que puedan hacer lo que quieran".

Permanecer en silencio, señala la amiga, la haría cómplice. "Cuando eliges permanecer en silencio, sí, te conviertes en parte de ese sistema". Te conviertes en parte de esa máquina que permite que alguien como Elon Musk siga haciendo las cosas horribles que ha hecho".

Los acuerdos de confidencialidad son componentes cruciales de esa máquina. La amiga indica que antes de ponerse en contacto con Business Insider, llamó al abogado que representaba a la víctima. El abogado le dijo que, aunque era libre de hablar con la prensa, compartir cualquier documento del caso -incluida su propia declaración- podría poner en peligro a la azafata.

"Su principal preocupación era claramente su cliente", dice, y recuerda que la abogada dijo que las disposiciones de confidencialidad son "una mierda" y que si alguna otra mujer había sido víctima de Musk, debería denunciarlo. Pero cuando se trataba de su cliente, el abogado instó a la amiga a no compartir la declaración. "Eso sería un problema enorme", le dijo a la amiga.

California, donde tiene su sede SpaceX, ya no permite que las empresas exijan cláusulas de no divulgación en acuerdos como el que firmó la asistente. Apenas unos meses después de su acuerdo en 2018, el entonces gobernador Jerry Brown firmó la ley "Stand Against Non-Disclosure Act", que prohíbe el uso de NDA en adelante en los acuerdos relacionados con el acoso sexual, la discriminación o la agresión a menos que sean solicitados por el demandante.

El abogado no ha respondido a las solicitudes de comentarios.

"Si hubiera una manera de que (ella) saliera a la luz sin ponerse en riesgo, sin poner en peligro su vida de ninguna manera, creo que lo haría. Espero que ella sienta que hice lo correcto. Espero que sienta que dije las cosas que ella no se sentía lo suficientemente segura para decir".

"Me gustaría que se revelara la verdad"

Esta es la única acusación y acuerdo conocido por conducta sexual inapropiada vinculada personalmente a Musk. 

Sin embargo, dos de sus empresas se han enfrentado a acusaciones de acoso sexual en el pasado. En diciembre de 2021, la misma semana en la que fue nombrado Persona del Año por Time, cuatro mujeres que trabajaban en SpaceX hablaron sobre el acoso sexual al que, según ellas, se enfrentaron en la empresa, de la que Musk es el consejero delegado. Una de ellas, Ashley Kosak, publicó un ensayo en el que relataba haber sido manoseada y tocada de forma inapropiada por empleados masculinos cuando era becaria. Otras tres -una de las cuales dijo que estaba obligada a cumplir un acuerdo de confidencialidad- relataron tratos similares al New York Times.

En respuesta a los informes, la presidenta y directora de operaciones de SpaceX, Gwynne Shotwell, envió un correo electrónico a toda la empresa en el que afirmaba que "la denuncia oportuna del acoso es clave para que SpaceX siga siendo un gran lugar de trabajo; no podemos arreglar lo que no sabemos", informó el New York Times. Añadió que SpaceX "investigará rigurosamente todas las denuncias de acoso o discriminación y tomará medidas rápidas y apropiadas cuando descubramos que se ha violado nuestra política".

Y al menos seis mujeres han demandado a Tesla, donde Musk es el CEO, alegando acoso sexual en una fábrica de Tesla. Los hombres de la fábrica miraban a las mujeres y hacían comentarios sobre su ropa, según las denuncias, lo que llevó a algunas mujeres a llevar ropa holgada y a utilizar pilas de cajas para obstruir las vistas de los compañeros de trabajo que las miraban. Algunas de las mujeres afirmaron que sufrieron represalias cuando denunciaron los hechos.

La amiga ha dicho a Business Insider que si alguien más fue maltratado por Musk, espera que cuente públicamente su historia. Si hay otras víctimas, dice, "me gustaría que se presentaran. Me gustaría que se revelara la verdad".

Otros artículos interesantes:

Trump cree que Elon Musk no acabará comprando Twitter "de ninguna manera"

Más del 23% de los seguidores de Elon Musk en Twitter son spam o cuentas falsas, según un nuevo análisis

Todas las empresas lideradas por Elon Musk y qué hace exactamente cada una: desde cavar túneles hasta fabricar implantes cerebrales

Te recomendamos