Pasar al contenido principal

BBVA negocia entregar el control de la Operación Chamartín a Merlin Properties

Cuatro Torres Business Area desde la estación de tren de Chamartín.
Cuatro Torres Business Area desde la estación de tren de Chamartín. REUTERS/Juan Medina
  • BBVA y Merlin Properties están negociando un acuerdo mediante el que el banco entraría en el capital de la socimi a cambio de entregarle el control de la Operación Chamartín, según Cinco Días.
  • Mediante este acuerdo, el banco se aseguraría seguir supervisando el desarrollo completo del proyecto, que podría durar entre 20 y 30 años.
  • La Operación Chamartín supone la construcción de 10.500 viviendas, edificios de oficinas, locales comerciales, equipamientos y zonas verdes, además de la remodelación de la estación de AVE.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A finales de este año, está previsto que la Comunidad de Madrid dé su visto bueno a la Operación Chamartín, el proyecto inmobiliario que busca remodelar el norte de la capital para convertirlo en un nuevo centro residencial y de negocios. Su puesta en marcha es inminente, tras más de 25 años de negociaciones, pero la propiedad del proyecto podría cambiar de manos antes de que se inicien las obras.

Así, BBVA estaría negociando con Merlin Properties para entregarle el control de este proyecto inmobiliario a cambio de entrar en el accionariado de la socimi, según adelanta este jueves Cinco Días. De este modo, el banco plantea seguir supervisando el desarrollo del proyecto, que podría durar entre 20 y 30 años.

Leer más: Cómo podría cambiar la ciudad de Madrid con Martínez-Almeida en el Ayuntamiento

El diario económico destaca que ambas partes llevan meses negociando esta alianza estratégica para asegurar la estabilidad del proyecto y que, una vez realizados los últimos contactos, están valorando dar la aprobación definitiva. Además, afirma que este acuerdo busca evitar la entrada en el proyecto de fondos especulativos o que carezcan de experiencia inmobiliaria en el país.

Actualmente, BBVA controla en torno al 75% de Distrito Castellana Norte, la promotora de la operación, y el resto está en manos de Constructora San José. La entidad está interesada en ceder el control de la Operación Chamartín para reducir su exposición a los activos inmobiliarios, tal y como le exige el BCE, y para mejorar la disponibilidad de los recursos financieros vinculados a este proyecto. 

En qué consiste la Operación Chamartín

La Operación Chamartín supone la construcción de 10.500 viviendas, de las que un 24% serán de protección pública, edificios de oficinas, locales comerciales, equipamientos y zonas verdes, además de la remodelación de la estación de AVE y la construcción de 3 nuevas estaciones de metro. En total, el proyecto abarca una superficie de 3 millones de metros cuadrados.

Los promotores estiman que la operación contará con una inversión de 7.300 millones de euros, de los que 2.800 millones se destinarán a la mejora de infraestructuras en la zona. Se prevé que las administraciones públicas gasten 2.452 millones de euros y reciban ingresos de 3.762 millones.

Leer más: A dónde se muda la gente en Madrid: Sanchinarro y Vallecas, a la cabeza

A pesar de que el proyecto fue aprobado por el Ayuntamiento de Madrid con el apoyo de todos los partidos, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), mantiene su oposición, asegurando que tiene un carácter "lesivo" para los intereses públicos de la ciudadanía madrileña.

La FRAVM aseguraba en junio a Business Insider que la Operación Chamartín "malbarata bienes públicos estratégicos", "atenta contra el equilibrio territorial y la equidad social", es "medioambientalmente insostenible". Por ello, no descartaban recurrir a los tribunales para intentar frenar el que podría ser el mayor proyecto urbanístico de Europa, si llega a realizarse.

Y además