Pasar al contenido principal

Bill Gates revela la única cosa en la que su 'rival' tecnológico, el difunto Steve Jobs, siempre fue mejor: cautivar al público

Steve Jobs y Bill Gates en 2007.

Steve Jobs y Bill Gates personificaron una de las grandes rivalidades del sector tecnológico de las últimas cuatro décadas: Apple vs Microsoft.

El cofundador de Microsoft, Bill Gates, era el experto. Mientras tanto, Steve Jobs, cofundador de Apple, era el tipo con estilo. Esa dicotomía se cumplió en sus productos: los PC siempre han sido elogiados por su versatilidad y potencia, mientras que los productos de Apple son muy apreciados por sus líneas cuidadosamente diseñadas.

No obstante, a pesar de sus diferencias, Jobs tenía una cosa que Gates admite que nunca tuvo: su capacidad para cautivar al público

En una entrevista con el Wall Street Journal en septiembre de 2019, en vísperas de la serie documental de Netflix sobre su vida, Gates ha abordado una serie de temas que van desde su trabajo con la Fundación Bill y Melinda Gates (la organización benéfica que dirige junto con su esposa, Melinda), hasta la historia de Microsoft en los tribunales, pasando por lo que admiraba de su ya fallecido competidor, al que admiraba, en el mundo de las nuevas tecnologías.

Aunque Gates tenía los conocimientos técnicos para convertir a Microsoft en lo que hoy es una empresa de un billón de dólares, sabía que no era un animador nato.

" Yo no soy ningún predicador", ha dicho Gates al Journal. "He aprendido un poquito sobre cómo hablar en público y cómo expresar la forma de resolver estos problemas con el tiempo. En cierto sentido, he conseguido estar bien en eso".

Leer más: Bill Gates dice que su "mayor error" fue no haber creado Android en Microsoft

Jobs, por su parte, fue capaz de cautivar al público año tras año con sus famosos discursos en las keynotes de Apple

Steve Jobs anunciando el iPad 2 en 2011
Steve Jobs anunciando el iPad 2 en 2011. Beck Diefenbach/Reuters

Esos discursos dieron a conocer dispositivos como el MacBook, el iPod o el iPhone, convirtiéndose en eventos inolvidables en sí mismos.

Los innovadores productos eran sólo una parte de la magia, afirma Gates. El paréntesis de la carrera de Jobs, después de haber sido expulsado de Apple en 1985, dio lugar a proyectos como NeXT Computer, un fallido proyecto de 12 millones de dólares en ordenadores para enseñanza superior.

"Steve Jobs siempre fue más natural [al hablar en público]", dice Gates. "Podía hablar de lo que, en el caso de NeXT Computer, no era una máquina muy buena, y sin embargo, cautivaba a la gente hasta el infinito si estaban en el auditorio".

Bill Gates renunció como CEO de Microsoft hace 19 años para llevar a cabo otros proyectos de carácter más filantrópico, incluida la Fundación Bill y Melinda Gates

Ha estado trabajando incansablemente en todo: desde erradicar la malaria hasta resolver la crisis mundial de los inodoros.

Por supuesto, aunque la habilidad de Jobs para hablar en público parecía fácil, no lo fue. Según el libro "Becoming Steve Jobs" de Brent Schlender y Rick Tetzeli, Jobs se pasaba horas ensayando los discursos de las keynotes en su casa en un estado de trance. Su esposa, Laurene Powell Jobs, explicó a los autores del libro que incluso leyó discursos completos durante la cena.

"Ojalá pudiera ser tan mágico porque tengo causas que de alguna manera son más impactantes y necesito asegurarme de que no sean ignoradas", dice Gates, refiriéndose a su trabajo para resolver los problemas globales.

Y además