Bolt entra en el hipercompetitivo sector del reparto de la compra después captar 600 millones en una ronda de financiación y sufrir pérdidas del 85% en su facturación

Un repartidor de Bolt Food en Riga, Letonia, durante la pandemia del coronavirus.
Un repartidor de Bolt Food en Riga, Letonia, durante la pandemia del coronavirus.
REUTERS/Ints Kalnins
  • Bolt, la rival europea de Uber, planea lanzar un servicio de reparto de la compra en 15 minutos.
  • La empresa ha levantado 600 millones de euros en una ronda de financiación liderada por Sequoia y alcanza una valoración de 4.000 millones de euros.
  • Bolt Market será el quinto servicio  de la empresa, que busca construir una "súper app".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La empresa de transporte Bolt ha irrumpido en el hipercompetitivo sector del reparto de compras con el anuncio de la activación de su servicio de envío a domicilio en menos de 15 minutos en algunas partes de Europa.

El servicio estará disponible para los usuarios de 10 países europeos que incluyen a Estonia, Letonia, Lituania, Suecia, Portugal, Croacia, Rumania y otros de Europa central.

Fundada en 2013 como una empresa de servicios de transporte en coche con conductor, similar a Uber, la compañía estonia asegura contar ahora con hasta 75 millones de usuarios en 45 países a lo largo de Europa y África.

Bolt volvió a desplegar sus patinetes eléctricos en Madrid en abril de 2021, después de haberlos retirado en 2020 por la pandemia, y el 7 de julio redobló su apuesta por la capital española con el lanzamiento de su servicio de taxis y VTC con más de 1.000 conductores.

El sueño de una súper app pasa por el envío de la compra

El ansia de la empresa por continuar creciendo no cesa, y ahora se ha marcado como objetivo convertirse en una "súper app" en la que se podrá: solicitar un taxi o VTC, alquilar un patinete eléctrico, compartir coche, pedir comida a domicilio y, ahora, hacer la compra.

Las súper apps son aquellas en las que se reúnen distintos servicios bajo un mismo paraguas, una práctica no tan extendida en Europa pero sí muy popular en países asiáticos.

La app singapurense Grab, que se define como la app "para todo para cada día", es un ejemplo perfecto de este formato. A través de ella se puede pedir un taxi, comida, hacer la compra y, además, contratar seguros, invertir o hacer pagos.

Para posicionarse en tantos sectores a la vez, Bolt tiene una competición del más alto nivel en cada uno de ellos, pero la empresa ha optado por ganar mercados sin tanta oferta, como es el caso de países africanos como Sudáfrica o Kenia.

La compañía ha conseguido recaudar 600 millones de euros en una ronda de financiación que coloca su valoración total en 4.000 millones de euros e impulsa sus objetivos, comenzando por la implementación del servicio de envío de la compra.

La ronda ha estado liderada por nuevos inversores que incluyen a fondos como Tekne Capital y Ghisallo, o el fondo de capital riesgo estadounidense Sequoia, que anteriormente ha apoyado a nombres como Apple, Google y WhatsApp.

Esta ronda también ha contado con la participación de antiguos inversores de la compañía como G Squared, D1 Capital y Naya.

Sequoia, no obstante, también ha invertido en Getir, el unicornio turco que también ha desembarcado en España.

El envío ultrarrápido de la compra es un espacio hipercompetitivo en Europa en estos momentos, con startups como Gorillas y Getir prometiendo envíos de 10 minutos y consiguiendo financiaciones millonarias para su batalla por la adquisición de usuarios en ciudades continentales.

Bolt tendrá que usar su capital para arrebatar algo de cuota de mercado a sus rivales. En el caso de Madrid, por ejemplo, está empleando una política agresiva de descuentos durante su primer mes en acción.

El CEO de Bolt, Markus Villig, asegura que los inversores se han dado cuenta de que los servicios bajo demanda como el de la compra a domicilio son suficientemente grandes para apostar por múltiples ganadores.

Bolt ha sufrido un descenso de facturación del 85% durante la pandemia

La empresa, sin embargo, ha sufrido un golpe importante durante la pandemia. Villig ha asegurado que la caída en la facturación es del 85%, pero no ha dado más detalles al respecto.

Indica, aun así, que la empresa no ha hecho despidos, y que de hecho ha crecido hasta llegar a las 500 personas.

Bolt no había planeado conseguir financiación, pero optó por esta vía debido al interés mostrado, cuenta Villig.

La motivación de Villig, matiza el CEO, viene de dos de las mayores crisis a las que se enfrenta la humanidad: el cambio climático y el transporte. Al igual que Uber, Bolt afirma tratar de remplazar el coche privado por el compartido para reducir tanto las emisiones como los atascos.

Datos proporcionados por el Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT), no obstante, apuntan al uso de VTC como una manera de sustituir al transporte público, no a los coches, lo que de facto aumentaría las emisiones.

"Mi motivación viene de cómo coger un sistema que no funciona y moverlo hacia algo que lo haga", cuenta Villig. "Personalmente, no tengo ni carnet de conducir, así que comulgo con lo que defiendo, que no se necesita, porque puedes desplazarte de otra manera".

Este contenido fue publicado originalmente en BI Prime.

Otros artículos interesantes:

El CEO de Bolt comparte el truco que usa para aguantar jornadas de trabajo de hasta 12 horas: caminar 5 kilómetros a la oficina y preservar al máximo las horas de sueño

Bolt, el unicornio estonio de movilidad, lanza en Madrid su servicio de taxis y VTC con más de 1.000 conductores