Pasar al contenido principal

De Cowboy a VanMoof: los fondos de capital riesgo irrumpen con fuerza en el sector de las bicicletas eléctricas en Europa

Ties Carlier, cofundador del fabricante holandés de bicicletas eléctricas Vanmoof,
Ties Carlier, cofundador del fabricante holandés de bicicletas eléctricas Vanmoof. Vanmoof vía Reuters

  • Al mercado de las bicicletas eléctricas le espera una expansión durante los próximos años tanto en tasa de crecimiento (CAGR), pasando por las perspectivas de su nivel de capacidad, o el su volumen de ingresos previsto.
  • El estudio de investigación de Global Folding Electric Bicycle Market 2020 detalla el mercado mundial de las bicicletas eléctricas crecerá a un ritmo anual del 9% hasta 2025 para llegar hasta los 38.600 millones de dólares en todo el mundo.
  • Este auge se puede observar en cómo los fondos de capital riesgo están empezando a apostar muy fuerte por las compañías vinculadas a las bicicletas eléctricas y, más aún, tras la crisis del COVID-19, que podría haber acelerado esta tendencia. 
  • Compañías como Cowboy, o VanMoof serían los últimos ejemplos en los que grandes firmas de capital riesgo están invirtiendo en la actualidad por su potencial de cara al futuro.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La crisis del COVID-19 está abriendo las puertas a algunos sectores que pueden verse beneficiados por el cambio en los hábitos de la movilidad, como puede ser las bicicletas eléctricas. 

Más allá de la pandemia, se trata de un segmento en el que se preveía ya un gran potencial de cara al futuro, lo cual puede trasladarse en un mayor apetito inversor y en unas posteriores salidas a bolsa que pueden resultar exitosas. 

Al mercado de las bicicletas eléctricas le espera una expansión durante los próximos años tanto en tasa de crecimiento (CAGR), pasando por las perspectivas de su nivel de capacidad, o el su volumen de ingresos previsto. El análisis de Up Markets Resarch detalla que la actividad empresarial de este segmento se disparará hasta 2027 y generará oportunidades de inversión.

“Algunos de los jugadores clave pueden ser son AIMA, Yadea, Sunra, Incalcu, Lima, BYVIN, Lvyuan, TAILG, Supaq, Xiaodao Ebike, Bodo, Lvjia, Slane, OPAI, BDFSD”, destaca el informe. 

El estudio de investigación de Global Folding Electric Bicycle Market 2020 va en esta misma línea y muestra la tendencia del tamaño del mercado por ingresos y volumen, y factores de crecimiento actuales. En este sentido, proyecta que el mercado mundial de las bicicletas eléctricas crecerá a un ritmo anual del 9% hasta 2025 para llegar hasta los 38.600 millones de dólares en todo el mundo, desde los 21.100 millones del pasado 2018. 

Leer más: Todo lo que debes saber para comprar la mejor bicicleta eléctrica y olvidarte definitivamente del coche

Entre los principales catalizadores a nivel mundial, el estudio resalta que a muchos usuarios les preocupa el problema de la congestión del tráfico, especialmente en las ciudades más grandes. “El uso de bicicletas eléctricas puede reducir la cantidad de vehículos en carretera y, dado que ocupan un espacio mínimo en las vías, generarían menos atascos”, apunta.

Por otra parte, las bicicletas eléctricas han sido testigos de la continua investigación y desarrollo a lo largo de los años. No obstante, todavía hay algunos desafíos tecnológicos con los modelos actuales. “El mantenimiento de la batería es una preocupación importante”, dice el mencionado estudio. Aun así, hay espacio para mejorar y de ahí a que los expertos consideren que es un sector a tener en cuenta para el largo plazo.

El capital riesgo irrumpe en el mercado de las bicis eléctricas

Este auge se puede observar en cómo los fondos de capital riesgo están empezando a apostar muy fuerte por las compañías vinculadas a las bicicletas eléctricas. Más aún tras la crisis del COVID-19, que podría haber acelerado esta tendencia. 

Los inversores en tecnología han apostado recientemente por nuevas empresas de bicicletas eléctricas en ciudades Berlín, Tallin, Ámsterdam y Bruselas, según informa la CNBC. Hay un mercado potencialmente enorme: la consultora Deloitte estima que se venderán más de 130 millones de bicicletas eléctricas entre 2020 y 2023.

Cowboy, con sede en Bruselas, se convirtió en la última compañía del sector en recaudar grandes fondos de capital riesgo al captar 23 millones de euros (27 millones de dólares), bajo el paraguas, especialmente, de Exor, que es uno de los principales accionistas de Ferrari. 

Las bicicletas eléctricas de la firma, cuyo coste asciende de media a unos 2.290 euros, están vinculadas a una aplicación que se utiliza para desbloquear la bici y proporcionar información en tiempo real sobre la velocidad, la duración de la batería y las instrucciones.

Leer más: 5 conceptos básicos que conocer para comenzar a invertir en bolsa

Asimismo, Index Ventures, que ha respaldado a compañías como Facebook, Robinhood y Citymapper, también decidió embarcarse en esta startup. “A medida que las ciudades y los centros urbanos se alejan de los coches, esperamos que cada vez más usuarios apuesten por este medio de movilidad”, resalta el fondo de capital riesgo en declaraciones que recoge el medio estadounidense.

Igualmente, esta captación de fondos llegaba después del lanzamiento del servicio de suscripción de bicicletas eléctricas de Dance. Creada por el fundador SoundCloud, captó 4,4 millones de euros (5,1 millones de dólares) de varios inversores mediante la firma de capital de riesgo BlueYard.

A diferencia de otras compañías, Dance no quiere vender bicicletas eléctricas, sino que se centra en un modelo de suscripción de 59 euros al mes que brinda a los clientes acceso a una bicicleta eléctrica 24 horas tras haberse registrado en la app de la compañía. 

Otro ejemplo sería VanMoof, que recibió el respaldo del fondo de capital riesgo, Balderton Capital, lideró una ronda de 12,5 millones de euros. Sus bicis se comercializan a día de hoy en Ámsterdam, París, Berlín, Londres, Nueva York, Seattle, San Francisco, Taipei y Tokio.

Por tanto, firmas de análisis como Raymond James, citaban en una nota distribuida a sus clientes hace unos meses que muchas compañías que están captando un gran volumen de financiación mediante fondos de capital riesgo pueden terminar saliendo a cotizar a los mercados para desempeñar un gran crecimiento. “El sector de las bicicletas eléctricas hay que seguirlo de cerca y puede generar grandes oportunidades en el plano de la inversión”, sentencia.

Y además