Pasar al contenido principal

China está imprimiendo dinero para países como Polonia o Brasil para tratar de ampliar su influencia en la economía mundial

China
Jianan Yu/Reuters
  • La industria china de impresión de dinero está funcionando a "toda máquina" para clientes extranjeros, incluidos países como Tailandia, Bangladesh, Sri Lanka, Malasia, India, Brasil y Polonia. 
  • La impresión está vinculada a la Iniciativa de Belt and Road de China, que ha permitido a China construir infraestructura e invertir en alrededor de 60 países de Europa, Asia y África.
  • "Una nación debe tener una confianza considerable en el gobierno chino para permitirle imprimir sus billetes", dice Hu Xingdou, profesor de economía en el Instituto de Tecnología de Beijing, al diario chino South China Morning Post.
  • A Pekín le preocupa que sus enemigos puedan usar billetes falsos para interrumpir su economía y ha considerado la capacidad de impresión de dinero tan importante como su programa de bomba atómica.

China está imprimiendo más dinero extranjero a medida que busca expandir su influencia en la economía global.

Las plantas de impresión de dinero en todo el país están funcionando casi a plena capacidad para cumplir con una cuota inusualmente alta establecida por el gobierno este año, según han declarado múltiples fuentes de la empresa China Banknote Printing and Minting Corporation al South China Morning Post. Esta es la empresa, propiedad del estado, que imprime los billetes. 

Los billetes del yuan chino constituye "una pequeña proporción de los pedidos" y la mayoría de la demanda proviene de países extranjeros que participan en la Iniciativa Belt and Road de China, asegura una fuente que pide no ser identificada al mismo medio. 

Hasta hace poco, China no imprimía ninguna moneda extranjera, pero en 2013 Pekín lanzó la Iniciativa Belt and Road, un plan que busca estimular el crecimiento económico en alrededor de 60 países de Europa, África y Asia mediante proyectos de inversión e infraestructura.

Dos años más tarde, el país comenzó a imprimir dinero para Nepal, y actualmente los clientes extranjeros de esta industria china también incluyen a Tailandia, Bangladesh, Sri Lanka, Malasia, India, Brasil y Polonia y posiblemente muchos otros que aún no se han divulgado, cuenta una fuente de la compañía.

La compañía estatal tiene su sede en el distrito Xicheng de Pekín y se describe a sí misma como la empresa de impresión de dinero más grande del mundo. Cuenta con 18.000 empleados y 10 plantas para imprimir billetes y monedas.

Para poner estos datos en contexto basta comparar con su homóloga estadounidense. La Oficina de Grabado e Impresión de Estados Unidos emplea a menos de 2.000 personas.

Leer más: Las empresas españolas cruzan la frontera china

La actitud de China hacia la impresión de la moneda marca un cambio con respecto a la baja demanda previa de impresión, ya que los ciudadanos chinos han recurrido al uso de sus teléfonos para pagar en lugar de utilizar dinero en efectivo.

Hu Xingdou, profesor de economía en el Instituto de Tecnología de Pekín, declara al South China Morning Post que una nación debe tener una confianza considerable en el gobierno chino para permitirle imprimir sus billetes.

"El panorama económico mundial está experimentando algunos cambios profundos. A medida que China se haga más grande y más poderosa, desafiará el sistema de valores establecido por Occidente. Imprimir dinero para otros países es un paso importante", afirma Xingdou.

"La moneda es un símbolo de la soberanía de un país. Este negocio ayuda a construir confianza e incluso alianzas monetarias".

El control de la moneda también puede ser un arma poderosa. Durante la guerra de Libia de 2011, el gobierno británico confiscó dinares libios por valor de 1.500 millones de dólares producidos originalmente para el dictador Muamar Gadafi por el impresor británico De La Rue, lo que generó escasez en el país y presionó al régimen.

A Pekín le preocupa que sus enemigos puedan usar billetes falsos para interrumpir su economía y ha considerado que la capacidad de impresión de dinero es tan importante como su programa de bomba atómica.

Te puede interesar