5 trucos para investigar a una empresa y dejar a todos impresionados durante la entrevista de trabajo

Investigar una empresa
Getty
  • ¿Sabes suficiente sobre la empresa de la oferta que te interesa? La información te puede ayudar a posicionarte por delante de otros candidatos y ayudarte a confirmar si quieres trabajar en ese lugar.
  • Las búsquedas de trabajo actuales requieren que te comportes como los detectives de antaño: busca antiguos trabajadores y habla con ellos, investiga a las empresas rivales, interroga sutilmente a tu entrevistador...
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La información es poder: esta máxima vale para muchos ámbitos, incluyendo la búsqueda de trabajo. Investigar sobre la empresa antes de apuntarte a su oferta laboral te puede ayudar a posicionarte por encima de otros candidatos. Si te preparas para antes de la entrevista de trabajo, demostrarás un conocimiento y proactividad durante la misma sumamente atractivos.

Además, ponerte a recabar datos puede acabar de despejar las dudas que tengas sobre si el puesto de trabajo que ofrecen te satisfará o no, o si los valores de la empresa se alinean con los tuyos.

Ahora bien, en la actualidad hay dos obstáculos principales en el proceso de investigación. 

El primero es encontrar las mejores fuentes para saber cómo es realmente una empresa. Servicios como LinkedIn o Glassdoor llegan hasta donde llegan. En la primera, es difícil encontrar comentarios negativos, mientras que en Glassdoor a veces hay demasiado despecho reconvertido en opiniones hirientes.

El segundo obstáculo es mantener el anonimato: ¿cómo puedes investigar a una empresa, o a tu posible responsable directo, sin que nadie de los involucrados sepa que lo estás haciendo? 

Aquí tienes unos cuantos trucos y técnicas para que puedas ponerte el sombrero de detective y puedas ir a la caza de pistas.

Detective privado

1. Contacta con trabajadores de la empresa (e, idealmente, con antiguos empleados)

Dedica unas horas a ampliar tu red de contactos en LinkedIn para encontrar a trabajadores o antiguos trabajadores. 

Para los primeros, puede ser tan fácil como visitar la página oficial de la compañía en LinkedIn y ver la lista de contactos relacionados. Para el segundo, puedes buscar el nombre de la compañía en el buscador de LinkedIn y escanear perfiles para encontrar aquellos que estuvieron trabajando ahí.

Intenta hilar fino. No agregues a todo el mundo. Es recomendable agregar solo a 2 o 3 personas y que estas tengan un cargo similar al que aspiras (vía The Balance Careers). Independientemente de si siguen trabajando ahí o no, lo ideal es que tengan al menos dos años de experiencia en esa empresa. Es tiempo suficiente para conocer sus luces y sombras.

No agregues sin explicar nada. Escribe un mensaje inicial personalizado explicando que te gustaría tenerles de contacto por afinidad laboral. Una vez te acepten ya puedes detallarles tu situación y preguntarles si pueden explicarte las ventajas laborales de esa empresa, cuáles son sus tareas. En el caso de los antiguos empleados te será más fácil preguntarles por las posibles cosas malas de esa empresa en cuestión.

Recuerda que si te han ayudado y han respondido, les debes un favor. En el futuro, échales una mano si se encuentran en una situación similar, o pregúntales directamente si necesitan ayuda en algo en concreto.

2. Investiga a la competencia

Si la empresa en cuestión juega en una liga con un montón de participantes, te interesa saber cuál es su valor diferencial que aporta al mercado y la viabilidad del mismo. Si su estrategia es sólida y funciona a largo plazo, el puesto de trabajo al que aspiras será estable, al menos en la teoría.

Asimismo, si recabas información sobre los rivales, cuando llegue el momento de la entrevista de trabajo podrás dar una respuesta clara a la inevitable pregunta “¿qué puedes aportarnos?”. Podrás explicar tu participación dentro de las oportunidades que hayas encontrado.

Para descubrir todo eso, te conviene analizar a la competencia. Puedes encontrar a los primeros rivales en la sección lateral Otros usuarios han visto de la página oficial de la empresa en LinkedIn (vía The Muse).

En este caso, puedes buscar entrevistas corporativas que te ayuden a descubrir sus estrategias. Luego, busca entrevistas sobre tu empresa para descubrir su posición entre los rivales.

Es habitual que haya antiguos trabajadores trabajando para la competencia. Si los encuentras, puedes intentar contactar con ellos para repetir el paso de más arriba.

14 consejos a la hora de buscar trabajo para ser contratado rápidamente

3. Finge ser un cliente 

Este paso es muy aconsejable si quieres trabajar en el equipo de Ventas, ya que si llamas o contactas por e-mail fingiendo ser un potencial cliente, descubrirás cómo trabajan tus posibles compañeros de trabajo. 

Si te da reparo hacer perder el tiempo a un trabajador, plantéate un tiempo máximo de conversación (10 minutos por ejemplo) y prepárate las preguntas antes de llamar. Asegúrate de indagar sobre las diferentes ofertas y opciones para el producto o servicio tal y como apunta LifeHacker; esta información te ayudará a evaluar lo que se ofrece, descubrir puntos de mejora y exponerlos en la entrevista de trabajo.

4. Repasa sus cuentas en redes sociales comunes

Si la empresa tiene Facebook, Twitter, Instagram… dedícales un buen vistazo. No tanto a sus publicaciones oficiales (que también), sino a los comentarios de sus usuarios y clientes. Si los comentarios son positivos, es una señal de que la empresa ha creado un lazo efectivo con su audiencia. 

Búsqueda de trabajo

Aunque una serie de publicaciones en redes sociales vacías de comentarios no tiene que ser una mala señal, puede indicar que la empresa no tiene entre sus prioridades la de buscar y contactar a su audiencia. A día de hoy, si no se está en las redes es como si no existieras. Ten eso en cuenta a la hora de decidir si quieres seguir apuntado/a la oferta laboral o no.

Lo que sí es una mala señal es el aluvión de comentarios negativos de usuarios hacia la empresa. A veces son difíciles de encontrar porque los responsables de redes sociales suelen censurar los comentarios, pero si ves alguno así, recela inmediatamente.

Otro dato que te puede interesar es el tiempo de reacción. ¿La empresa suele responder a las preguntas, dudas o comentarios de los usuarios? ¿O juega con ellos, uniéndose a algún hilo secundario de memes y chascarrillos que se haya formado? Eso es buena señal. Y si el tiempo entre la pregunta del usuario y la respuesta oficial es breve (menos de 24 horas), mejor todavía: eso significa que hay un enorme compromiso por preservar estos canales de comunicación.

5. Entrevista a tu responsable directo

Si ya has entrado en la fase de las entrevistas laborales, aprovecha y utiliza la proactividad para entrevistar indirectamente a tus entrevistadores. No solo te ayudará a aclarar las dudas que tengas; demostrarás una curiosidad e interés sumamente atractivos. En la vida en general se busca a gente con iniciativa, así que pregunta sin miedo, que solo encontrarás ventajas.

Por norma general, el entrevistador no pensará que está siendo interrogado, especialmente si las preguntas que realizas están relacionadas con temas que habéis hablado durante el proceso.

Entrevista de trabajo satisfactoria

Cómo encontrar trabajo a partir de los 50 años: el complicado reto de demostrar tu empleabilidad cuando todo en el mercado laboral juega en tu contra

Más allá de las dudas directas que tengas, hay ciertas preguntas universales que te pueden ir bien tanto para ganar puntos como para descubrir más sobre la empresa.

El entrevistador suele preguntar “¿dónde te ves en cinco o diez años?”. Pues tú igual: pregunta cuáles son los objetivos a medio-largo plazo de la empresa (vía The Muse).

La pregunta “¿Por qué deberíamos contratarte?” es también habitual. Pregunta “¿Por qué debería trabajar aquí, cuáles son las ventajas en comparación con otros puestos similares?”.

Otra pregunta habitual es “¿Por qué marchaste de tu anterior trabajo?”. Esta pregunta también se puede reconvertir: “¿Por qué existe ahora esta vacante de trabajo?”.

Hay muchas más preguntas: “¿Qué planes de formación interna tenéis?”, “¿Qué presupuesto trimestral tiene mi posible equipo?”, ¿Qué es lo que más te emociona del futuro de la empresa?”, “¿Me puedes hablar un poco de mis posibles compañeros?”... Trae algunas preparadas antes de la entrevista, y el resto improvísalas dependiendo de cómo esté yendo la conversación. Si necesitas inspiración, Business Insider España te ofrece 15 preguntas más en este artículo.

Atención al lenguaje no verbal, a los tonos y a los silencios: pueden expresar más que la respuesta verbal. Especialmente los silencios. Suelen expresar incomodidad; hay algo que el entrevistador no quiere que sepas. No hurgues en la herida, pero toma nota para cuando tengas que decidir.

https://www.themuse.com/advice/51-interview-questions-you-should-be-asking

Bonus Track: Crea un listado de ventajas y desventajas

¿La información extraída te ha ayudado a ser EL o LA candidato/a? ¡Perfecto! Pero puede que todavía no te hayas decidido. En ese caso, hay un ejercicio visualmente efectivo y muy sencillo.

Consejos para encontrar trabajo en 2021: cuáles son las habilidades que necesitas y cómo llamar la atención de las empresas

Coge un papel y crea una línea vertical que lo separa en dos. A la izquierda irán las ventajas de ese puesto de trabajo, a la derecha las desventajas. Añade todo lo que hayas descubierto en tus investigaciones.

Cuando hayas terminado, otorga un peso a cada columna en forma de porcentaje. Por ejemplo, 70%-30% a favor de las ventajas. O 20%-80% a favor de las desventajas.

Cuando tengas ese porcentaje, dibuja una balanza y a cada lado pon una piedra del tamaño equivalente al porcentaje en cuestión. Visualmente verás qué te pesa más: si aceptar el trabajo o no. Esta técnica funciona para otros ámbitos de la vida, ¡no la olvides!

Otros artículos interesantes:

10 preguntas que puedes hacer en una entrevista de trabajo para parecer interesado

4 errores frecuentes al buscar trabajo y su solución

Los 9 empleos mejor pagados para teletrabajar que se mantendrán después de la pandemia

Te recomendamos