Tecnología para acabar con la sextorsión: esta nueva startup nace para borrar de las webs y las redes sociales las vulneraciones de los derechos de la mujer en internet

Pía Mazuela, CEO de Women's Digital Rights
Pía Mazuela, CEO de Women's Digital Rights

Pía Mazuela

  • La vulneración de derechos en internet afecta de forma especial a las mujeres y para combatirlo, Pía Mazuela ha creado la legaltech Women's Digital Rights.
  • La fundadora y CEO de la compañía explica en declaraciones a Business Insider España que la idea ya llevaba un tiempo rondándole la cabeza, pero que no ha sido hasta el parón económico del confinamiento cuando se decidió.
  • La compañía tiene 3 líneas de actuación: la eliminación del contenido de la web, la formación y divulgación sobre esta problemática en centros educativos y el acompañamiento psicológico y jurídico de la clienta si decide denunciar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los derechos de la mujer son vulnerados continuamente, tanto en la vida real como en la virtual: desde insultos hasta la publicación de fotos sin el consentimiento de la persona que sale en ellas. 

Esto último, además, se ha multiplicado en el confinamiento: las "pornovenganzas", es decir, la publicación en internet de imágenes sexuales explícitas sin autorización de quienes las protagonizan, subieron un 88% en los 9 primeros meses del 2020 en comparación con el año anterior. 

Para hacer frente al problema, nace este miércoles Women's Digital Rights, una legaltech que tiene el propósito de buscar y desarrollar soluciones tecnológicas en este sentido y acabar con la vulneración de derechos digitales a la que se enfrentan las mujeres de forma constante.

"No hemos sabido gestionar el anonimato. Somos animales de tribu y nos han dejado anónimos y entonces, de repente, se ha convertido en una jungla", explica en declaraciones a Business Insider España la fundadora y CEO de la compañía, Pía Mazuela.

En esa jungla, como lo denomina la CEO, las más afectadas son las periodistas, que se enfrentan a cometarios despectivos constantemente. Un estudio publicado en enero de este año revela que el 73% de estas sufre este tipo de violencia y que los ataques son muy variados: amenazas de abusos sexuales, violencia física, insultos, mensajes privados de acosadores, etc. 

A las periodistas se unen todas las mujeres "profesionales", explica Mazuela, sobre todo aquellas que trabajan en un campo tradicionalmente considerado masculino, como las programadoras o las gamers.

"No es no", también en el mundo digital: la pandemia ha multiplicado el número de casos de sextorsión, según alarman los expertos

Mazuela también explica que hay veces que hay publicaciones que no violan ningún derecho, pero sí son incómodas y manchan la reputación de la clienta. Estas acciones hace que muchas mujeres decidan apartarse y dejar de interactuar online, lo que tiene como consecuencia la pérdida de su voz en estos canales.

La compañía no solo buscará y retirará las vulneraciones de redes sociales, sino que su campo de actuación se extiende a la web. Donde la CEO explica que no podrán actuar es en servicios de mensajería, como WhatsApp y Telegram.

El proyecto ya llevaba un tiempo rondándole la cabeza a Mazuela, según cuenta en declaraciones a Business Insider España, pero que no fue hasta la paralización económica por el COVID-19 cuando se decidió a dar un paso adelante. La CEO ya contaba con experiencia previa como emprendedora, aunque en el ámbito de la cultura: cofundó la compañía de distribución de artes escénicas contemporáneas Agente129 y la cooperativa SMartIb.

Ahora, esa idea se ha concretado en una legaltech que tiene 3 líneas de actuación. La primera está relacionada con la tecnología: encontrar y eliminar el contenido ofensivo para la clienta. Para este paso, Women's Digital Rights contratará los servicios de RepScan, una compañía española especializada en el borrado de contenido de internet. 

"Las pruebas en internet son muy difíciles, muy volátiles. Ahora está la página, pero mañana ya no", defiende, por lo que tienen el compromiso de eliminar el contenido lo más rápido posible.

Una segunda línea será la formación y divulgación en colegios y empresas, ya que los más jóvenes "son el futuro" y Mazuela cree que es por ahí donde hay que empezar. De hecho, la CEO llama la atención en que si hace unos años se estudiaba la vulneración de los derechos de la mujer en internet a partir de los 15 años, ahora se contabiliza a partir de los 12.

"Los niños de 11 años ya están considerados usuarios de internet, a veces tan activos como sus padres", incide.

La tercera está relacionada con el acompañamiento psicológico y jurídico para aquellas que quieran denunciar la vulneración. Mazuela explica que las leyes aún no están preparadas para hacer frente a esta realidad, aunque se haya avanzado.

¿Y si Einstein hubiera sido mujer? Así ha privado el ‘Efecto Matilda’ a muchas científicas de salir en los libros de historia

"La policía está recibiendo más y más denuncias y no saben muy bien cómo gestionarlo porque no están preparados. Esa es una de las cosas que a nosotros nos gustaría empujar, ayudar a aquellos que están en pro de los cambios legislativos", cuenta, y añade que con los datos que tengan, apoyarán los avances.

En cuanto a la financiación, Women's Digital Rights ha sido fundada con fondos propios aunque Mazuela no detalla su cantidad, y espera obtener financiación por 3 vías distintas: de sus clientas, de inversores privados y de ayudas públicas. 

Asimismo, detalla que pretenden ayudar a las mujeres que no se pueden pagar sus servicios mediante la donación de paquetes a instituciones públicas especializadas en la mujer, que se encargarán de repartirlos y seleccionar a las candidatas que necesiten sus servicios.

Otros artículos interesantes:

Los riesgos de los deepfakes para la democracia son evidentes, pero quien más está sufriendo el fenómeno son las mujeres que aparecen en vídeos de 'pornografía involuntaria'

Uber acuerda pagar una multa de 4,4 millones de dólares para cerrar la investigación sobre la "cultura de acoso sexual" que denunciaron las trabajadoras de la compañía

Las lecciones del emprendedor español que lo dejó todo para irse en moto hasta Nueva Zelanda para recaudar dinero por la investigación contra el cáncer