La economía se va de vacaciones: en verano, los españoles gastamos más y consumimos más cerveza, helados y ocio

Un negocio de heladería en la calle.

REUTERS/Jon Nazca

Salir de tiendas en pleno enero y acabar comprándose un bikini, unas gafas de snorkel y celebrarlo con un helado suena a extravagancia, además de provocar sabañones mentales. Pero es la prueba fehaciente de que como el tiempo, nuestro consumo cambia con las estaciones. 

Cuando la economía se va de vacaciones, también cambia. Business Insider España lanza una serie estival analizando cómo afecta el verano a la economía española. En este caso, ¿cuál es el comportamiento de la demanda en periodo estival?

Si hablamos de consumo, que en verano compramos diferente es un hecho. En sólo 3 meses, los españoles ingieren más de la mitad del helado y casi un tercio de la cerveza consumidos en todo el año.

En verano compramos más. A pesar del impacto de la pandemia, la temporada estival refleja un repunte en el gasto con tarjeta, según datos de BBVA Research para BIEspaña.

De la pandemia a la guerra: cronología de cómo se ha gestado la gran ola de malestar social

"El gasto siempre aumenta en verano, y tiene más de una explicación", apunta Paco Lorente, profesor de ESIC Business School y experto en tendencias de consumo.

Pero es que, además, el verano de 2022 va a ser récord en gasto nacional. "Estamos observando un aumento de la demanda muy grande", apunta Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research, que pronostica unos datos históricos en gasto con tarjeta de los hogares españoles.

El porcentaje de españoles que tiene intención de realizar un mayor gasto en sus vacaciones de 2022 no sólo es superior al del 2021, sino también incluso al mostrado en 2019, antes de la pandemia. Según el último Observatorio Cetelem de intención de gasto en verano, el 34% de los españoles tiene pensado gastar más que el año anterior, frente al 17% de 2021 y el 26% que lo hizo en 2019. 

En cuanto a las razones por las que el gasto aumenta más en verano, la primera es la más evidente: hay más gasto porque las vacaciones cuestan dinero. Este año, los españoles gastarán 610 euros de media en sus vacaciones veraniegas, según los últimos datos del Observatorio Nacional de Turismo Emisor. Es la primera vez que el gasto aumenta desde 2018.

"Hay un tema estacional. Conforme te acercas a los meses de verano, se reducen las plazas baratas y quedan sólo las caras, y la gente está dispuesta a pagar más. Alojamiento, transporte, restauración... hacen el agosto, nunca mejor dicho, y aumentan precios", ilustra Cardoso.

La segunda, continúa Lorente, tiene también un componente estacional ligado al clima (al menos en España):

 "Al ser época estival, y con las horas de sol que tenemos en España, los hábitos de consumo cambian: tenemos la posibilidad de hacer más actividades, y de que sean al aire libre, lo que lleva necesariamente a socializar. Además, se concentran días de descanso laboral, por lo que tenemos más tiempo para hacerlo. Todo esto hace que el gasto aumente".

El Top 3 de actividades preferidas de cara a este verano, según el Observatorio Cetelem son, salir a restaurantes, ir de compras y viajar en territorio nacional alojándose en hoteles o apartamentos

Da igual que no te hayas marchado de tu ciudad. Aunque el segmento de viajes (transporte, alojamiento...) es el que más crece, añade Lorente, "seguimos gastando más en otras partidas, sobre todo en hostelería y cultura y ocio: las terrazas están llenas, vamos a más festivales y espectáculos".

En cambio, hay otras partidas que la demanda tiende a sacrificar. Máxime ahora que la inflación lleva meses agujereando el bolsillo de los hogares y mermando su poder adquisitivo. 

La ropa, por ejemplo, no es uno de los segmentos que más crecen en verano. Y si repunta (que lo hace) es en gran parte por las rebajas, aclara Lorente: "Si hacemos gasto en ropa es porque viene el periodo de rebajas".

Hay otro canal que antes se veía penalizado, y que ahora crece a doble dígito: las compras online. "Antes, el comercio electrónico notaba mucho la bajada de ventas en verano, porque usábamos el ordenador, pero desde que se han popularizado las compras vía móvil, el segmento online aumenta mucho en verano", explica Franc Carreras, profesor asociado adjunto de marketing digital en Esade.

En este canal, añade Carreras, en verano prima la moda: "la moda que suele ser líder en compra online".

Salvad las rebajas: por qué el descontrol de la inflación puede resucitar las ganas de descuentos este verano

En cambio, hay otras partidas relegadas a un segundo plano, como el hogar: "Donde menos gasto se registra en esta época es en todo lo relacionado con mobiliario, electrodomésticos, decoración, formación, salud o tecnología", señala Lorente.

Estos fueron, además, los segmentos donde más creció el gasto durante los meses de pandemia. "Hace 2 años todo el mundo renovó el sofá de casa, la televisión... Esas compras que se adelantaron, y no se están dando este año", coincide Cardoso.

La gente está dejando de comprar algunos artículos importantes durante la pandemia y, en su lugar, destina ese dinero a la compra de servicios. Es otra manera de capear una escalada de precios que, por lo pronto, no parece que vaya a esfumarse.

Otros artículos interesantes:

Salvad las rebajas: por qué el descontrol de la inflación puede resucitar las ganas de descuentos este verano

Cuando hacer el agosto lo es casi todo: así se preparan 4 negocios estivales para el verano más importante e incierto de los últimos años

Bienvenido al verano más caro de tu vida: un cóctel explosivo por el que gastarás más que nunca en comer, viajar y dormir mientras se multiplican las señales de alerta en la economía

Te recomendamos