¿Cómo se fija el precio de los vuelos? El secreto mejor guardado de las aerolíneas

Tarifas vuelos

Getty

Encontrar vuelos baratos es una de las tareas claves a la hora de organizar nuestras vacaciones y escapadas. Más aún en un verano como este, cuando los viajeros se enfrentarán a las vacaciones más caras de su vida.

A prácticamente todo el mundo le gusta viajar gastando lo menos posible, y el precio de los billetes de avión supone uno de los grandes desembolsos a la hora de organizar un viaje.

Tenías echado el ojo a un vuelo en concreto y de un momento para otro ha cambiado totalmente el precio del mismo. ¿Cómo puede ser? 

Aunque durante mucho tiempo se ha pensado que el martes era ese día de la semana en el que las aerolíneas tienen los mejores precios para volar, todo a punta a que esto ya dejó de ser así. 

Qué son las 'mistake fares' y cómo puedes aprovechar los errores de las aerolíneas en sus tarifas para comprar vuelos baratos

La forma de fijar los precios de las compañías ha cambiado mucho en los últimos años, lo que puede haber afectado a la existencia de ese día óptimo para comprar billetes de avión.

Ahora, los precios de los billetes de avión fluctúan cada día basándose en algoritmos que se sirven de variables como el número de asientos disponibles en el vuelo, precios de la competencia, festividades o antelación de la fecha.

El secreto mejor guardado de las aerolíneas

Pese a que todas las aerolíneas siguen ciertos parámetros comunes a la hora de determinar los precios, lo cierto es que cada compañía cuenta con criterios internos con los que decide el precio haciendo uso de algoritmos y programas informáticos.

"La fijación de precios es una de las partes más estratégicas que puede tener una compañía aérea y es uno de los secretos mejor guardados", asegura Fernando Gómez, secretario general de Adventia. 

De hecho, afirma, es muy difícil conocer la política de precios de las compañías a medio plazo. "Puedes visualizar el precio que tienen a corto, pero no a medio o largo plazo", añade el experto.

Lo primero que hacen las compañías aéreas es delimitar su público objetivo y en base a esto se adaptan las capacidades de las aeronaves. Normalmente, explica Gómez, se suelen dividir en 3 o 4 segmentos, dependiendo el que opere la compañía, como puede ser el de bajo coste o el de negocios.

Por otra parte, está el análisis de costes que realiza la compañía en base a sus números: "La premisa con la que suelen trabajar todas es que los aviones estén el menor tiempo posible en tierra, porque eso consume mucho recursos económicos y siempre se procura que los aviones estén en movimiento lo máximo posible". 

Gómez también destaca como uno de los factores que afecta al precio del pasaje la optimización de la flota de billetes concretos. "Puede ser que en una ruta Salamanca-Palma sea muy interesante la ida, pero no la vuelta, por lo que puede haber triangulaciones", explica.

Además de estos puntos, el experto considera que una cuestión básica es la elaboración de las rutas. 

"Los departamentos que determinan qué rutas son viables hacen previsiones de campaña o anuales. Los cálculos se hacen por periodos, no de un avión en concreto o de un día en concreto, sino de todos los periodos que duran las campañas para ver el grado de rentabilidad que tiene cada asiento", indica.

Más allá de estas estrategias internas, la demanda o el precio del combustible ?el cual tiene un enorme peso dentro de los costes a los que hacen frente las aerolíneas? son dos de los parámetros que más relevancia pueden tener a la hora de tarificar el billete.

Pese a ello, David Hohn, socio de aviación de KPMG en España, señala a Business Insider España que en Europa las aerolíneas tienen bastante cubiertas sus necesidades de fuel para todo este año, de modo que, aunque los precios están subiendo por la inflación e influye en el resto de elementos, la parte de combustible no está impactando tanto. 

"En EEUU, por el contrario, la mayoría de las aerolíneas, excepto SouthWest, no tienen cubiertas sus necesidades de fuel para el año y con el resultante impacto inflacionario en los precios de los billetes. Son dos modelos muy distintos", añade Hohn.

En cuanto a la demanda, Hohn comenta que las aerolíneas hace un año y medio bajaron los precios para atraer pasajeros porque hubo bastante reticencia debido al COVID-19, pero ahora este factor ha desaparecido. 

Por otro lado, y según Gómez, uno de los aspectos que ha cambiado con el tiempo y que ha influido a la hora de fijar precios es el haber pasado de tener aerolíneas de bandera a una pluralidad de competidores con grandes grupos. "Ahora hay una monitorización activa del resto de compañías que operan en los mismos destinos", apunta.

Por último, la incorporación de nuevas tecnologías y, sobre todo, de la inteligencia artificial ayuda a ver la rentabilidad que pueden tener ciertas rutas. "Esa medición constante antes era inviable, pero ahora se proyecta en los grandes cuadros macroeconómicos y económicos que utilizan todos estos departamentos", afirma Gómez. 

Otros artículos interesantes:

Turbulencias en los cielos europeos: huelgas, colas interminables y primeras dimisiones en las aerolíneas

Las aerolíneas no han cumplido sus objetivos climáticos en los últimos 20 años, según un estudio: ¿podría una tasa a pasajeros frecuentes reducir la demanda y las emisiones?

Los asientos totalmente reclinables llegarán a la clase turista de los aviones en 2024, pero hay que prestar atención a la letra pequeña

Te recomendamos