Así luchan Netflix, Disney+ y HBO Max por el público infantil mientras YouTube y TikTok se apoderan de la generación Alfa

Cocomelon

Netflix

Cuando Hollywood dio el salto al streaming los creadores de programas infantiles y familiares fueron los principales beneficiarios. 

Los ejecutivos adquirieron programas centrados en los jóvenes con la convicción de que atraer a los niños a sus plataformas no solo atraería a los padres y sus tarjetas de crédito, sino que también protegería a las empresas contra las cancelaciones rápidas, ya que los consumidores de entretenimiento más jóvenes son conocidos por su fidelidad.

El interés por la programación infantil también impulsó una oleada de fusiones y adquisiciones en el sector. Netflix y Candle Media, respaldada por Blackstone, adquirió la productora de CoComelon, Moonbug, y al parecer, Dr. Seuss Enterprises también está buscando un comprador. 

Sin embargo, una serie de movimientos recientes en Hollywood indican que la inversión en streaming en contenidos infantiles podría no estar dando sus frutos. 

En mayo, después de que la pérdida de suscriptores hiciera caer sus acciones, Netflix desechó 5 programas infantiles previstos, incluida una serie en producción del creador de Doctora Juguetes (Doc McStuffins), Chris Nee, y un proyecto de alto perfil en desarrollo de Meghan Markle. 

Una persona familiarizada con los recortes los describió como parte del curso normal del negocio, un creador en el espacio de los niños y la familia, ha señalado a Business Insider que no ven a Netflix totalmente comprometido con la inversión y el fomento de nuevas franquicias infantiles y familiares. 

Mientras tanto, Warner Bros. Discovery, como parte de su reestructuración tras la fusión, eliminó el papel de Tom Ascheim, un veterano que había estado supervisando toda la programación infantil y familiar de HBO Max. 

Netflix ya cumple con la cuota del 30% de contenido europeo dentro de su catálogo en la práctica totalidad de países de la UE

Incluso Disney+, cuyo largo legado de programación infantil icónica le da una ventaja en el espacio, ha comenzado a invertir más en contenidos para adultos, incluyendo programas como Bailando con las Estrellas (Dancing With the Stars). 

El año pasado, el consejero delegado de Disney, Bob Chapek, reveló que solo la mitad de los suscriptores del servicio de streaming son familias con niños, lo que le permite "pensar de forma mucho más amplia" en los contenidos, según dijo. 

En la lista de deseos de Disney+ para nuevas series, por ejemplo, hay programas con una amplia construcción del mundo que no necesariamente tienen protagonistas infantiles, según una fuente de la agencia. 

Hollywood puede estar dándose cuenta de que la programación infantil "no es la fórmula secreta" para adquirir o retener suscriptores, señala Eric Berger, director general de Common Sense Networks, la filial con fines de lucro de Common Sense Media que el año pasado lanzó la plataforma para niños Sensical. 

YouTube y TikTok se han convertido en el patio de recreo de la generación Alfa

A Netflix y Amazon se les puede atribuir el mérito de haber contribuido a estimular la demanda temprana de programación infantil en streaming. En sus primeros 5 años de producción de programas originales, Amazon Prime Video lanzó más de una docena de programas para niños. 

Sin embargo, desde 2019, la división de estudios de la compañía ha dejado de dar prioridad a los contenidos para niños y se ha centrado en el desarrollo de "contenidos para familias, incluidos, pero no exclusivos para niños", según declaró un portavoz a Los Angeles Times en su momento.  

Mientras tanto, Netflix se apresuró a atraer a los mejores talentos de rivales como Disney. En 2018, por ejemplo, la compañía firmó un gran acuerdo global con Nee, cuya Ada Magnífica, científica, debutó en el servicio en 2021. El año pasado, la vicepresidenta de animación de Netflix, Melissa Cobb, dijo a USA Today que el 60% de los suscriptores ven contenidos infantiles y familiares cada mes. 

Pero son pocos los éxitos infantiles que se han estrenado en los servicios de suscripción, señala un experto en animación infantil: "No hay tanto "éxito moderado" en la animación infantil. O es un gran éxito o no es nada. Está bien como cadena 24/7, pero es un entorno diferente al de Netflix, donde se ve todo lo que se quiera a la carta".

Y los jóvenes espectadores pueden tardar en descubrir -y enamorarse- de nuevos personajes. "Un verdadero éxito en el espacio infantil necesita muchos años para construir una audiencia. Necesita 5, 6, 7 temporadas para hacerse un hueco y poder vender mochilas en Walmart", dice Cyma Zarghami, expresidenta de Nickelodeon que ahora dirige la empresa de medios infantiles MiMo Studios. "El modelo de streaming es contrario al modelo de construcción de franquicias del pasado, porque dos temporadas no construyen una franquicia".

La presión de la inflación eleva el reto para Netflix, HBO, Disney+ y el mundo del 'streaming': las plataformas, vitales en tiempos de confinamiento, parecen ahora un gasto prescindible

Otro desafío, señala Berger, es que las plataformas de suscripción están por detrás de las plataformas de vídeo gratuitas como YouTube cuando se trata de captar la atención de los niños. Common Sense Media descubrió en 2020, por ejemplo, que los niños de 8 años o menos pasaban el 37% de su tiempo viendo vídeos online frente al 29% de su tiempo en los servicios de streaming por suscripción. 

"YouTube y TikTok se han convertido en el patio de recreo de la generación Alfa", apunta, explicando que los niños pueden buscar fácilmente contenidos sobre sus intereses y profundizar en, por ejemplo, vídeos de dinosaurios, en esas plataformas. 

La estrategia de Sensical pretende aprovechar este comportamiento, añade, mediante la recopilación de una biblioteca de vídeos gratuitos basados en los intereses de los mejores programadores infantiles y creadores digitales. 

"Cada una de las plataformas tiene la oportunidad de ser la mayor plataforma para niños"

Las plataformas de streaming pueden competir en el espacio infantil con programas centrados en propiedad intelectual conocida. HBO Max, por ejemplo, se lanzó con un programa de entrevistas nocturno presentado por el querido personaje de Barrio Sésamo, Elmo. También ha hecho que Tom y Jerry y series con personajes de los Looney Tunes. En Netflix, el programa infantil CoComelon, que se originó en YouTube en 2006, figura regularmente entre los programas más importantes de la compañía. 

Eso podría explicar por qué Netflix desembolsó en 2021 para adquirir la Roald Dahl Story Company, que mantiene propiedades clásicas como Charlie y la fábrica de chocolate. O por qué decidió desechar algunos de los programas originales que tenía en desarrollo, como Dino Daycare de Nee y la serie de animación sudasiática Boons and Curses de Jaydeep Hasrajani y Jake Goldman. 

Netflix sigue apostando por la programación infantil y familiar, según la fuente familiarizada con los planes de la compañía. Pero los proyectos recientemente aprobados están llenos de nombres de franquicias conocidas: una serie de Bebé jefazo, un especial interactivo de Jurassic World, un dibujo animado de Los Cazafantasmas, una serie de Kung Fu Panda y 5 programas y especiales animados del Dr. Seuss.  

Disney+ sigue creciendo y ya alcanza los 137 millones de suscriptores mundiales, un buen resultado que, sin embargo, tiene claroscuros

Nadie que haya hablado con Business Insider cree que las plataformas de streaming vayan a dejar de lado los contenidos infantiles, que siguen representando una importante oportunidad para acaparar cuota de mercado. Al igual que Nickelodeon y Disney Channel se han dividido el reino de la televisión lineal, ningún servicio se ha convertido en el favorito de los niños. 

"Cada uno de los streamers tiene la oportunidad de ser la mayor plataforma para niños", dijo Zarghami, "si se inclinan por ella y la convierten en una prioridad". 

Sin embargo, es posible que el mercado tenga que asentarse un poco, sobre todo porque las plataformas frenan el gasto en todos los verticales en medio de la ralentización del crecimiento. 

Según Berger, "es cuestión de dimensionar [la inversión] al papel que desempeña en el consumo de medios de la gente". 

Nota: Mathias Döpfner, director general de la empresa matriz de Business Insider, Axel Springer, es miembro del consejo de administración de Netflix.

Otros artículos interesantes:

11 detalles que deberías recordar antes de ver 'Obi-Wan Kenobi' en Disney+

Del "todo gratis" en internet al milagro del 'streaming' en España, refugio para Netflix: ¿qué ha pasado con la piratería en el sector audiovisual en la última década?

El recorte de gastos en Netflix alimenta uno de los grandes temores de sus empleados: ¿Se ha acabado la edad de oro creativa del gigante del 'streaming'?

Te recomendamos