Disney+ sigue creciendo y ya alcanza los 137 millones de suscriptores mundiales, un buen resultado que, sin embargo, tiene claroscuros

Oscar Isaac como Caballero Luna en "Moon Knight" de Marvel Studios

MARZ VFX / Marvel / Disney+

Análisis Faldón

El streaming ha estado en el punto de mira desde que Netflix declaró el pasado abril una pérdida de 200.000 suscriptores en el primer trimestre de 2022. Pero parece que el gran temor del mercado (que el estancamiento del crecimiento acabase por afectar a otras compañías) comienza a disiparse. 

Disney, al igual que Warner Media, ha presentado unos buenos resultados trimestrales. Sus cuentas vuelven a niveles cercanos a la normalidad, gracias a la recuperación de algunas de sus unidades de negocio tras el parón de la pandemia. Los datos, no obstante, requieren un poco de contexto. 

Sí, el titular es que la compañía ha crecido, pero no todo son buenas noticias en el balance.

La compañía gana dinero a pesar de las pérdidas que ha tenido que asumir…

Disney ha ganado cerca de 1.500 millones de euros en el primer semestre del año fiscal, un 71% más que en 2021. Estos datos son particularmente buenos, es especial si se tienen en cuenta las pérdidas que la compañía ha tenido que asumir. 

De un lado, los 1.000 millones de ingresos derivados de la suspensión de licencias de contenidos a terceros (que han revertido a su catálogo). De otro, los 195 millones derivados del deterioro de las operaciones de Disney Channel en Rusia, que pronto cesará operaciones como respuesta ante la invasión de Ucrania

… gracias en gran medida al pulmón económico de los parques temáticos 

Los parques temáticos, una de las líneas de flotación económica que Disney perdió durante la pandemia, han reanudado su actividad con excelentes resultados. El beneficio que ha generado esta división (que incluye parques, cruceros y licencias para juguetes) es de 6.650 millones de dólares, el doble de lo registrado el año anterior.

En una compañía tan diversificada como Disney este es un factor clave para preservar el valor de la compañía: la prosperidad de una división refuerza la confianza de los inversores y otorga más margen a otras líneas de actividad, de la que en este caso se beneficia el streaming

El negocio directo al consumidor crece, en especial el de Disney+… 

El negocio del streaming de Disney (bajo cuyo paraguas se encuentran Disney+, Disney+ Hotstar, ESPN+ y Hulu) ya supera la barrera de los 200 millones de clientes, situándose en una cifra total de 205,6 millones de suscriptores globales. Destacan especialmente los resultados de Disney+, que ha superado las proyecciones de Wall Street

La plataforma ya cuenta con 137 millones de suscriptores en todo el mundo gracias a los cerca de 8 millones de clientes incorporados en este trimestre, un 33% más con respecto al año pasado. 

Gran parte de dicho crecimiento lo ha impulsado el bundle de la plataforma con la india Hotstar (que representa un 36% del total de suscriptores de Disney+), cuyo principal atractivo para los suscriptores es que posee los derechos de la liga nacional de cricket y no tanto la propuesta de valor de Disney (las propiedades intelectuales) en el resto del mundo

… pero también pierde dinero y no descartan que el crecimiento se estanque a medio plazo

El crecimiento en suscriptores no se ha traducido en beneficios. Al contrario: la división directa al consumidor de Disney perdió 887 millones de dólares en este primer trimestre. Su buque insignia, Disney+, está invirtiendo en crecer, pero el crecimiento no genera beneficios porque en la práctica gasta más de lo que ingresa.

Según la compañía los números rojos son consecuencia directa del gasto en programación, producción, marketing y tecnología. El balance negativo tiene, además, una explicación adicional: una parte importante del crecimiento procede de los clientes incorporados a través del paquete Hotstar que, al tratarse de un add on de bajo coste, genera un menor beneficio directo del cliente. El ARPU de un suscriptor de Disney+ Hotstar es de 0,79 dólares, frente a los 6,33 dólares de beneficio que generan suscriptores de las otras plataformas de Disney.

Medidas insólitas tras el trimestre 'horribilis' de Netflix: un pésimo registro de suscriptores que llevará a la compañía a decir adiós a las cuentas compartidas y dar la bienvenida a la publicidad

Logo de Netflix que ilustra su bajada en bolsa

Otro factor a tener en cuenta es que Disney se ha mostrado muy prudente con las proyecciones de crecimiento. Son conscientes de que no están blindados contra las variables exógenas que han comenzado a hacer mella en otros servicios, como la caída del consumo con la vuelta a la normalidad tras la pandemia, la crisis económica y el apalancamiento del crecimiento en países clave como Europa del este a consecuencia de la invasión rusa de Ucrania. 

Christine McCarthy, CFO de Disney, dejó caer en la presentación que su crecimiento se podría ralentizar en los próximos trimestres. 

El contenido sigue siendo el rey…

El crecimiento en suscriptores de Disney+ ha sido posible, en gran medida, gracias al éxito de estrenos clave en la plataforma, como Encanto (tras una ventana de exclusividad en cines de 30 días) Red (directa a Disney+) o Moon Knight

Que el contenido premium y en exclusiva esté en el centro de la oferta de Disney+ es lo que, en palabras de Bob Chapek, "impulsará las suscripciones y una mayor cantidad de suscripciones impulsará la rentabilidad".

… aunque de momento solo genera gastos, de ahí que haya que buscar nuevas vías de ingresos, como el AVOD 

Disney se encuentra, en realidad, en una situación muy parecida a la de Netflix hace unos años. Está invirtiendo sus beneficios en generar un catálogo de contenidos atractivos, una inversión que, de momento, no se compensa con los ingresos de las altas. 

Que la compañía esté tanteando nuevas vías de ingresos, como el ofrecer una versión con publicidad más barata, es lógico teniendo en cuenta que no esperan que el negocio del streaming les de dinero hasta el año fiscal 2024. 

Disney+ se ha fijado un gran reto para 2024: entrar en beneficios y contar con una base de clientes mundial de 230-260 millones de suscriptores. Sin duda está en una situación bastante más favorable que la de Netflix para conseguirlo, aunque la cuestión más importante es cómo de paciente será el mercado a la hora de aceptar que otra compañía desestabilice Wall Street creciendo a costa de perder dinero.

Otros artículos interesantes:

El audiovisual ha confiado durante años en el gancho del contenido para seducir al público, pero ahora afronta el más difícil todavía: mantener la producción, ajustar los precios y aumentar los márgenes

Los jóvenes no aman (tanto) a las plataformas de 'streaming': prefieren entretenerse en el metaverso y con videojuegos

10 años de Netflix Originals, la producción propia con la que Netflix cambió el negocio de la suscripción y creó un modelo que ahora todos tratan de copiar

Te recomendamos