Pasar al contenido principal

Cómo debes responder a un antivacunas o un terraplanista en una discusión, según un estudio

Una mujer se manifiesta contra las vacunas obligatorias en Olympia, Washington.
Una mujer se manifiesta en contra de las vacunas obligatorias en Olympia, Washington. Reuters
  • Una investigación de la Universidad de Erfurt, en Alemania, ha revelado las claves para salir victorioso de una discusión con un negacionista del progreso científico.
  • Según los resultados del estudio, la clave estaría en contrarrestar los argumentos sin base científica con hechos probados, e identificar las técnicas de persuasión que los negacionistas usan para convencer a sus interlocutores. 
  • Según el mismo estudio, la influencia del discurso negacionista es mayor en individuos que muestran cierta desconfianza hacia las vacunas, y aquellos que se identifican como conservadores y residen en Estados Unidos.
  • En los últimos años, terraplanistas, antivacunas y demás movimientos escépticos con el progreso científico (más conocidos como "magufos" en Internet) han ganado espacio en la esfera mediática. 
  • Descubre más historias en Business Insider.

En los últimos años, terraplanistas, antivacunas y demás movimientos escépticos con el progreso científico (más conocidos como "magufos" en Internet) han ganado espacio en la esfera mediática. Según un reciente estudio, Youtube es parte del problema en la difusión de ideas anticiencia. 

El caso del movimiento antivacunas es particularmente preocupante. A pesar de que son muchos los estudios que han demostrado que no existe relación entre las vacunas y el autismo, y a pesar de que la comunidad científica se muestra unánime al respecto, la desconfianza hacia las vacunas continúa en alza especialmente en Europa, según una encuesta global.

Esta desconfianza lleva a muchos padres a no vacunar a sus hijos con la consiguiente merma en la inmunidad de grupo. No en vano, en los últimos años se ha disparado el número de caso de enfermedades que creíamos ya erradicadas del mundo desarrollado gracias a los extendidos programas de vacunación. La reaparición del sarampión en Costa Rica y EE.UU. ha llevado a YouTube y Pinterest a bloquear los perfiles de antivacunas en sus plataformas.

En este contexto, los investigadores aseguran que es de suma importancia mejorar nuestra dialéctica a la hora de discutir con los negacionistas del progreso científico.

Cornelia Betsch y Philipp Schmi son de la misma opinión, y es por ello que han publicado una investigación que ahonda en las claves a la hora de imponerse en una discusión con una persona acientífica. 

El estudio, publicado el pasado día 24 de junio en la revista Nature Human Behaviour, demostró la eficacia de dos estrategias de comunicación a la hora de reducir la influencia del argumentario negacionista entre los oyentes proclives a creer dichas teorías, según una información del medio Scientific American.

La primera estrategia sería la de contrarrestar los argumentos sin base científica con hechos probados. "El problema de esta estrategia es que requiere un amplio conocimiento de la ciencia, y es realmente complicado estar al tanto de los progresos en todas las áreas", explicaba Betsch.

La segunda estrategia sería la de evidenciar las tácticas que los negacionistas usan para convencer a sus interlocutores. Esta segunda estrategia es particularmente efectiva, especialmente en el ámbito económico, según Betsch.

En este sentido, una de las técnicas usadas por los negacionistas se conoce como selectividad, y se basa en seleccionar un estudio científico aislado que se ajusta a nuestra perspectiva en detrimento de otros muchos papers que apuntan lo contrario, o poner en entredicho un estudio científico de poco rigor como forma de desmontar todo el campo científico.

Leer más: Un nuevo estudio sobre más de 650.000 niños no encuentra ninguna relación entre las vacunas y el autismo

Otra de estas técnicas se basa en crear expectativas poco realistas en la labor científica. Un ejemplo de ello sería el argumentario antivacunas que defiende su prohibición porque no son 100% seguras, cuando el método científico no puede garantizar la inocuidad de ningún producto médico. 

Los investigadores recabaron información de 1.773 participantes en distintos experimentos online, para analizar la efectividad de ambas estrategias de comunicación. Si bien, los resultados revelaron que los participantes expuestos al discurso negacionista mostraban una menor predisposición a vacunarse, ambas técnicas de comunicación fueron eficaces a la hora de reducir dicha influencia en los oyentes. No obstante, combinar ambas estrategias dialécticas no mostró ninguna ventaja adicional. 

Betsch y Schmid descubrieron también que la influencia del discurso negacionista era mayor en individuos que mostraban ya cierta desconfianza hacia las vacunas, y aquellos que se identificaba como conservadores y residían en Estados Unidos.

Los investigadores analizaron también la influencia del discurso negacionista respecto al cambio climático, y encontraron un efecto mucho menor. Según Betsch, esto se debe a que los participantes de los experimentos eran en su mayoría estudiantes de Alemania. "Si el estudio se llevara a cabo en Estados Unidos, probablemente los resultados diferirían bastante", comentaba Betsch. "En Alemania no abundan los negacionistas del cambio climático".

Los resultados de este nuevo estudio contradicen la teoría del "efecto retroceso", según la cual, los argumentos de los negacionistas se verían reforzados al discutir con ellos. 

Y además