El séptimo empleado de SpaceX describe cómo es trabajar con Elon Musk: “Espera mucho y eso es un reto”

Hans Koenigsmann, antiguo vicepresidente de SpaceX, ha hablado con 'Business Insider' sobre cómo es trabajar Elon Musk.
Hans Koenigsmann, antiguo vicepresidente de SpaceX, ha hablado con 'Business Insider' sobre cómo es trabajar Elon Musk.
KARIM SAHIB/AFP/Hannibal Hanschke-Pool/Getty Images

La séptima contratación que Elon Musk realizó para SpaceX, donde ocupa el cargo de CEO, explica empresario multimillonario espera mucho de su equipo y eso supone un “desafío”.

El ingeniero aeroespacial alemán Hans Koenigsmann, antiguo vicepresidente de SpaceX, se retiró a principios de octubre tras 19 años en la empresa. Había anunciado su intención de salir en febrero.

Durante su etapa en SpaceX, Koenigsmann estuvo a cargo de varias misiones y lanzamientos. Trabajó durante algunos años en el servicio de Internet por satélite de la empresa, Starlink. También participó en la primera misión civil de la empresa al espacio, Inspiration4.

Koenigsmann fue contratado en 2002, el mismo año en que se fundó SpaceX. Musk fue a casa de Koenigsmann para hacerle la entrevista porque SpaceX no tenía una oficina y, en los primeros días de la empresa, "nos reuníamos en las salas de conferencias de los hoteles", recuerda Koenigsmann.

En una entrevista con Business Insider, Koenigsmann describe su salida de SpaceX como "agridulce". Explica que estaba triste por irse, pero también se siente optimista por comenzar un nuevo capítulo en su vida después de casi 20 años en el grupo aeroespacial de Musk.

Lavaplatos, dependientes del McDonald's y granjeros: los sorprendentes primeros trabajos de Bill Gates, Elon Musk, Jeff Bezos y otros líderes empresariales

Siempre había mucho trabajo que hacer en SpaceX, dice Koenigsmann: trabajaba por las noches y los fines de semana para ponerse al día con su elevada carga de trabajo. Pero asegura que "nunca hubo un día en el que fuera allí y pensara que no quería hacer ese trabajo". Siempre estaba motivado y feliz.

Musk "no sabía mucho sobre cohetes al principio, pero aprendió mucho con el tiempo", dice Koenigsmann. Adquirió los conocimientos muy rápidamente, lo que fue "increíble de ver".

"Disfruté mucho trabajando con él y aprendiendo cómo ve las cosas. Ve las cosas desde una perspectiva diferente".

Musk aportó una "perspectiva única" en escenarios que implicaban física básica al preguntar cuál era el factor limitante, según Koenigsmann.

Un ejemplo de ello fue cuando Musk presionó a sus ingenieros para que acortaran el tiempo que los cohetes de SpaceX tardaban en repostar los cohetes. Musk afirmó que SpaceX debía aspirar a reducir el tiempo de 30 a 8 minutos, lo que se tarda en vaciar el depósito de un cohete, según Koenigsmann.

9 exempleados de Tesla cuentan cómo es trabajar con Elon Musk

SpaceX utiliza el propulsor a temperaturas muy bajas para aumentar su densidad, lo que permite a los ingenieros meter más cantidad de combustible en cada cohete. Los cohetes necesitan ser alimentados rápidamente antes del lanzamiento para que el propulsor no se caliente.

Las indicaciones de Musk hicieron que los cohetes de SpaceX se llenen de combustible "en un tiempo notablemente corto", subraya Koenigsmann.

Y revela que, después de anunciar su retirada, Musk le escribió diciéndole que podía volver a SpaceX para visitarlo y ver Starbase, la ciudad propuesta por SpaceX en Boca Chica (Texas, EEUU).

Koenigsmann es consejero de la empresa de comunicación por láser alemana Mynaric.

Otros artículos interesantes:

SpaceX pone en órbita a la primera tripulación formada íntegramente por civiles

SpaceX acusa a Amazon de intentar frenar su internet por satélite, Starlink, por no poder competir contra él

Elon Musk dedica la mayor parte de su tiempo actualmente a crear un cohete completamente reutilizable para SpaceX, que podría costar menos de un millón de dólares

Te recomendamos

Y además