Pasar al contenido principal

Cómo va a cambiar internet con la nueva directiva europea de derechos de autor

Los parlamentarios europeos votan en una sesión de la Eurocámara en Estrasburgo
Los parlamentarios europeos votan en una sesión de la Eurocámara en Estrasburgo Reuters
  • El Parlamento Europeo ha aprobado la propuesta de la Comisión para reformar los derechos de autor en el ámbito digital que fue rechazada en julio.
  • El texto definitivo de la reforma debe ser consensuado con los 28 Estados miembros de la Unión y se votará previsiblemente en enero de 2019.
  • Los principales cambios de esta normativa afectan al filtrado de contenidos con copyright en plataformas online y a la divulgación de contenidos periodísticos.

La Eurocámara ha aprobado este miércoles la directiva sobre derechos de autor en el Mercado Único Digital, tras haber modificado la propuesta inicial que los parlamentarios europeos rechazaron en julio. La normativa ha sido presentada por el Partido Popular Europeo y ha contado con el respaldo del grupo socialista, recibiendo 438 votos a favor, 226 en contra y 39 abstenciones.

Esta directiva comunitaria es especialmente polémica debido al contenido de dos de sus artículos, que motivaron su rechazo en primera instancia. Por una parte, el artículo 11 otorga a los creadores de contenidos el control sobre su difusión en agregadores de noticias y redes sociales. Por otra, el epígrafe 13 obliga a las plataformas de internet como YouTube a velar porque sus usuarios no compartan contenidos protegidos por copyright.

Para entrar definitivamente en vigor, esta directiva deberá recibir el respaldo de la Comisión Europea, que presentó la propuesta en 2016, y del Consejo Europeo, en el que están representados los 28 países miembros de la Unión Europea (UE). Una vez que ambos organismos logren un consenso, el Parlamento Europeo deberá respaldar el articulado definitivo de la medida, en una votación que la Comisión prevé que pueda producirse el próximo mes de enero.

Una vez que la reforma sobre derechos de autor sea validada a nivel comunitario, pasará a convertirse en una directiva europea de pleno derecho. A partir de ese momento, cada uno de los países miembros deberá adaptar sus respectivas legislaciones nacionales para encajar esta nueva normativa. 

Argumentos para la polémica

El vicepresidente de la Comisión Europea para el Mercado Único Digital, Andrus Ansip, y la comisaria de Economía y Sociedad Digital, Mariya Gabriel han destacado que el aval de la Eurocámara ayudará a reformar las normativas europeas de derechos de autor. En un comunicado, han afirmado que esta medida supondrá "beneficios tangibles para los ciudadanos, investigadores, educadores, escritores, artistas, la prensa y las instituciones culturales de la UE".

Además, han afirmado que la futura directiva servirá para "salvaguardar la libertad de expresión y garantizar que las plataformas online pueden desarrollar nuevas ofertas y modelos de negocio nuevos e innovadores". Precisamente, los críticos con esta medida, tanto las grandes compañías de internet como los activistas por la neutralidad de la Red, han criticado que servirá para precisamente lo contrario.

Leer más: Los memes serán ilegales si se aprueba la nueva ley europea de derechos de autor

Así, las grandes compañías tecnológicas como Google o Facebook han advertido de que la nueva normativa comunitaria atenta directamente contra su modelo de negocio, responsabilizándoles de filtrar el contenido que sus usuarios publican en sus plataformas para evitar que infrinjan los derechos de autor.

Por su parte, otras voces, como la Asociación Europea de Consumidores, Wikipedia, el Partido Pirata o los partidos de la izquierda europarlamentaria, han alertado de que la directiva europea servirá para limitar la libertad de expresión y la libre difusión de información a través de internet.

Los artículos más polémicos

Las críticas de las tecnológicas se centran en el artículo 13, que establece que deben ser las plataformas online como YouTube, DailyMotion o Vimeo las responsables de garantizar que no se están subiendo contenidos que vulneren los derechos de autor y, en caso de que así sea, conseguir la autorización de los titulares del copyright y pagar a estos autores si su obra es finalmente reproducida.

Esta medida implica el establecimiento de filtros previos que imposibiliten de forma automática la publicación de contenidos sometidos a derechos de autor. Además, convierte a las plataformas en responsables de las posibles infracciones de derechos de autor que se puedan producir. Tras las modificaciones introducidas a lo largo del verano, finalmente las compañías más pequeñas no se verán obligadas a aplicar esta nueva legislación, en un intento de proteger la innovación y el emprendimiento.

Mientras, el artículo 11 se centra en el entorno de los medios de comunicación y otorga a los editores de prensa la capacidad de decidir si sus noticias pueden ser reproducidas total o parcialmente en agregadores de noticias y redes sociales e incluso de cobrar un canon por el uso digital de sus contenidos. 

De este modo, se establece un periodo de 20 años en los que los contenidos periodísticos escritos, gráficos o audiovisuales estarán protegidos por la normativa europea y, por tanto, no podrán ser difundidos sin permiso expreso de sus creadores o editores. De este artículo han quedado exentos los textos académicos y científicos, Wikipedia y la plataforma de software libre GitHub.

Ambos artículos podrían significar la prohibición en la práctica de la difusión de memes, dado que su contenido gráfico suele basarse en productos audiovisuales sometidos a derechos de autor, y las obras derivadas, como las versiones musicales, las remezclas, los mashup o las parodias que suponen una parte importante de los contenidos que se comparten en redes sociales y que generan visitas para las grandes compañías online.

Te puede interesar

Lo más popular