He vencido al coronavirus después de días aislado con mucha fiebre y fuertes dolores en el cuerpo: así es como se vive el COVID-19

Ignacio Montes Jovellar, director de Vídeo de Axel Springer España
Ignacio Montes Jovellar, director de Vídeo de Axel Springer España

Business Insider España

  • Después de viajar a Disney París con mi familia, comencé a encontrarme mal.
  • Los síntomas se parecían a los de una gripe común pero, cuando apenas podía levantarme de la cama, me di cuenta de que era coronavirus, ya que la pandemia estaba en su máximo auge en España.
  • Ahora me encuentro bien gracias a los antibióticos que me recetaron en el hospital, aunque la experiencia no ha sido fácil.
  • En este artículo te cuento cómo ha sido mi experiencia con el coronavirus.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Cintillo especial Coronavirus
Primero en Upday Cintillo

El 8 de marzo me había ido con mi familia a Disney París a pasar unos días. Al principio todo iba bien hasta que mi hijo mayor, de 7 años, comenzó a encontrarse mal a la vuelta del viaje. Por suerte solo fueron unos días, pero el virus ya estaba en casa.

Tiempo después comencé a experimentar los primeros síntomas. Se parecían a los de una gripe normal con mocos, estornudos y algo de fiebre. Empecé a pensar que podía ser el coronavirus cuando, 5 días después, los síntomas comenzaron a agravarse.

Ya no solo era un constipado al uso, si no que casi no podía levantarme de la cama por los dolores que sentía en el cuerpo y en la cabeza. Me empezó a subir la fiebre y perdí el olfato y el gusto por completo. A día de hoy, aún no he recuperado al 100% estos sentidos.

Lo primero que hice cuando descubrí lo que era fue llamar al teléfono que recomendaban. Sin embargo, nadie lo cogió. Días después, por fin, pude contactar con mi centro de salud. Le expliqué a un médico los síntomas que tenía y me dijo lo que tanto temía: tenía el COVID-19.

Leer más: Así es como estos robots ninja monitorizan pacientes que sufren coronavirus en Tailandia para que los trabajadores sanitarios no se contagien

Ese mismo médico me aconsejó que cuidara la respiración y que tomara Paracetamol y Nolotil para los dolores. Cabe decir que también me pidió que me quedara en casa y que no acudiera a ningún centro médico.

Al ver que los síntomas se agravaban y cada vez me encontraba peor, terminaron diciéndome que me acercara para auscultarme. Así lo hice, en un estado febril y en malas condiciones.

Instalaciones desbordadas y caos en los hospitales

Medicamentos que Ignacio se tuvo que tomar durante el COVID-19
Medicamentos que Ignacio se tuvo que tomar durante el COVID-19

Business Insider España

Las instalaciones eran un verdadero caos, atestadas de gente y sanitarios desbordados. No tardé mucho en entrar en la consulta donde una especialista en respiratorio me auscultó y me dijo que mis pulmones estaban limpios. Otra vez recibí la misma recomendación de antaño: que vigilara la respiración.

Pero al día siguiente comencé a encontrarme peor, razón por la que decidí ir directamente a mi hospital privado. Fue toda una sorpresa ver que las urgencias estaban vacías. 

Leer más: La 'Bat Woman' china que identificó el SARS y el coronavirus en cuevas de murciélagos asegura que hay otros 5.000 tipos de virus esperando a ser encontrados

Coincidí allí con 2 chicas. Al principio nos mirábamos con miedo y pensando que podíamos pillar algo peor que tuviera el otro. Sin embargo, a los pocos minutos nos pusimos a hablar, compartiendo nuestras experiencias —y fue un rato que nos sirvió para desahogarnos—.

No tardaron en atenderme. Me hicieron una placa pulmonar y el médico me dijo que, por suerte, mis pulmones estaban bien, aunque lo que tenía era una bronquitis aguda asociada al COVID-19.

Una vez más me pidieron que controlara la respiración de forma continua, ya que lo más importante era que el virus no pasara a los pulmones. Si aquello ocurría, tendrían que ingresarme.

"Me alegro de haber ido a un hospital privado"

Ignacio tuvo que acudir a urgencias por su cuenta al encontrarse peor.
Ignacio tuvo que acudir a urgencias por su cuenta al encontrarse peor.
Business Insider España

La atención fue en todo momento buena, a través de llamadas telefónicas. Por supuesto, estuve en contacto con los médicos de la seguridad social. Aunque agradezco el momento en el que decidí acudir al hospital privado para que me recetaran tanto el antibiótico como unos broncodilatadores porque sino no sé qué hubiera sido de mí.

Durante el tiempo en el que no sabía con certeza si tenía o no el coronavirus, dejé de ver las noticias y de leer la prensa, ya que la cabeza te juega malas pasadas y terminas pensando cosas nada buenas. 

Leer más: Así es como te puede afectar ingerir suplementos vitamínicos sin supervisión médica para combatir el coronavirus

Intenté aislarme lo máximo posible para no contagiar a mi mujer e hijos, pero es realmente imposible conseguirlo a no ser que tengas un palacete. Además, no podía evitar pensar lo mal que lo podían estar pasando mis otros familiares desde la lejanía de sus casas, ya que no podían ayudar de ninguna forma. Pero todo cambió con el antibiótico y al tercer día empecé a ver la luz y a ser yo de nuevo.

Esto se supera, aunque sea un proceso largo, así que mi consejo para todas aquellas personas afectadas es que estén tranquilos. Y una cosa que he aprendido es que, por mucho que te digan que te quedes en casa, si ves que no hay mejoría alguna, vayas al hospital para que te vea un médico.

Otros artículos interesantes:

3 mascarillas de protección frente al coronavirus aún disponibles en Amazon

Consejos para no contagiarte con coronavirus cuando vayas al supermercado a hacer la compra

Las ayudas del coronavirus tienen una cara oculta: tributan en la renta y tendrás que pagar impuestos por ellas