Pasar al contenido principal

La 'idea más brillante' que jamás ha escuchado Jeff Bezos hizo que Amazon duplicara su productividad en su primer mes de vida

Jeff Bezos, CEO de Amazon y SpaceX
Jeff Bezos, CEO de Amazon. Reuters

Jeff Bezos es sin duda uno de los mayores líderes tecnológicos del momento.

Su capacidad visionaria y de liderazgo es incuestionable. Gracias a ella, en 1994 —cuando internet y el comercio electrónico estaban lejos de ser lo que es ahora— Bezos no dudaba en dejar su empleo en Wall Street para lanzar una librería online. El resultado es más que de sobra conocido.

Desde entonces, el CEO y fundador de Amazon ha conseguido guiar a la compañía desde sus inicios hasta convertirla en el gigante tecnológico que es ahora, logrando con ello erigirse como el hombre más rico del mundo de la historia moderna.

Debido al éxito empresarial conseguido, la capacidad de liderazgo de Bezos ha sido analizada al detalle. Es famosa su obsesión por el cliente, su visión a largo plazo y su carácter exigente y competitivo para llevar a Amazon a lo más alto.

Pero otra clave que ha ayudado a impulsar a la compañía hasta donde está ahora es el talento de Bezos por escuchar las ideas de sus empleados. 

Un elemento fundamental de la forma de trabajar en Amazon es el brainstorming. El propio Bezos ha asegurado realizar al menos una reunión semanal de lluvia de ideas para presentar y discutir planes.

Pero no solo se trata de reuniones programadas. Desde sus inicios, Bezos parece estar dispuesto a tener en cuenta cualquier propuesta que puedan venir desde sus empleados. Y hacerlo parece dar sus frutos. 

Como recoge un artículo publicado en CNBC, ya en los inicios de Amazon, cuando el equipo contaba tan solo con 10 empleados, seguir una sugerencia de un trabajador consiguió aumentar la productividad de Amazon en su primer mes de lanzamiento.

Leer más: La fascinante vida de Jeff Bezos: así vive y así gasta la persona más rica del mundo

Por aquel entonces, la librería online ya había conseguido vender libros a compradores en los 50 estados de Estados Unidos. Pero si bien el negocio parecía ser exitoso, las autopistas robóticas de sus centros de logística aún estaban lejos de ser una realidad. 

"Fuimos tan ineficientes con nuestras operaciones y logística en esos primeros días cuando solo éramos 10", confesaba el propio Bezos en el Foro del Centro Bush en abril de 2018.

Por aquel entonces el método de embalaje de sus paquetes se basaba en los propios trabajadores, incluyendo a Bezos, empaquetando los pedidos a mano, de rodillas en el suelo.

Fue entonces cuando uno de los empleados de Amazon tuvo una sencilla pero eficaz sugerencia que mejoraría la trayectoria de Amazon.

"No tenía mesas para empaquetar",reconocía el CEO de Amazon en el Foro de 2018, tal y como recoge CNBC.

“Le dije a uno de los ingenieros de software que estaba empaquetando a mi lado, ‘¿Sabes lo que deberíamos hacer? Deberíamos conseguir rodilleras. Esto está acabando con mis rodillas'. Y él me miró como si yo fuera el tipo más tonto que había visto en su vida, y dijo: 'Jeff, deberíamos conseguir mesas para empaquetar'".

La sugerencia hizo que al día siguiente Bezos se hiciera con espacios destinados al embalaje de pedidos. Una medida que consiguió duplicar la productividad de Amazon ese primer mes.

La idea parece obvia y casi ingenua. Pero consiguió dar un empujón clave a la compañía en un momento en el que era lo que necesitaba. 

Tanto es así, que el propio Bezos reconocía en 2018 durante su participación en The David Rubenstein Show: Peer-to-Peer Conversations, que se trataba de la "idea más brillante que jamás había escuchado".

Y además