Pasar al contenido principal

La fiebre del oro de las mascarillas llega a China: más de 38.000 empresas registradas en 2020 ya pueden fabricarlas o distribuirlas, pero la calidad se ha vuelto un problema

Una fábrica de mascarillas en China.
Una fábrica de mascarillas en China. STR/ AFP / Getty
  • Actualmente, China está experimentando un auge de la producción de equipos médicos, en particular de mascarillas. Su precio ha aumentado de unos 30 a más de 70 céntimos desde que comenzó la pandemia.
  • Desde principios de 2020, 38.000 nuevas empresas en China se han registrado para fabricar o intercambiar estos equipos. Esto es, 4 veces más de las que lo hicieron en todo 2019.
  • Con el auge del mercado, la calidad de las máscaras exportadas de China ha demostrado ser un problema y las estafas se han disparado en la red.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

China está experimentando un auge de la fabricación de mascarillas para protegerse del coronavirus. El problema, como suele ocurrir en climas tan caóticos como el actual, es la calidad del producto, algo que ​​los estafadores han utilizado a su antojo para engañar a los posibles compradores extranjeros.

Según reseña South China Morning Post, desde principios de año se han registrado más de 38.000 nuevas empresas chinas para fabricar o intercambiar mascarillas protectoras. Esto es, 4 veces más que las que obtuvieron los permisos en todo 2019.

Leer más: La especulación y el caos se apoderan del mercado internacional en la guerra por conseguir suministros contra el coronavirus: Nueva York paga hasta 15 veces más por hacerse con mascarillas y equipos médicos

"Estamos en medio de una fiebre del oro por los productos más buscados del año: máscaras, guantes, termómetros, ventiladores, camas de hospital, test, trajes a prueba de materiales peligrosos, desinfectante de manos y gafas; y de acuerdo con los involucrados en el revuelo, no hay barreras prohibidas ", informa el mismo periódico.

La escasez de máscaras se ha convertido en un fenómeno global, ya que son las piezas de protección personal más extendidas contra el COVID-19, particularmente para los profesionales de la salud, debido a que son muy fáciles de fabricar y especular con su precio. Así, varias empresas que se dedicaban originalmente a producción de otros objetos —pelotas de golf, bolígrafos...— se han reconvertido para producir las valiosas mascarillas.

Leer más: Big data para combatir la pandemia: la CEO de Atrys Health explica cómo colaboran con algunas comunidades autónomas para anticipar el comportamiento del COVID-19

David Sun, director de una empresa de logística en Yiwu, solía vender estos productos hasta hace unas semanas. En declaraciones al South China Morning Post, relata cómo "las mascarillas se han convertido en máquinas de hacer dinero", por lo que "muchas empresas las están fabricando mientras esperan su licencia". En menos de medio año, su venta ha pasado de 30 a 70 céntimos por unidad.

Pero más precio no significa necesariamente más calidad. A finales de marzo, los Países Bajos retiraron 600.000 mascarillas importadas de China después de descubrir que estaban defectuosas, según Business Insider anteriormente. 

La estafa también se da en los casos particulares. Dan Harris, fundador de la firma de abogados Harris Bricken, destaca cómo hay personas que han llegado a perder más de un millón de dólares (unos 923.000 euros) por estas estafas, ya sea al invertir en una empresa que no existe o al pagar un suministro y recibir una entrega de máscaras de Halloween sucias.

Y además