Pasar al contenido principal

La especulación y el caos se apoderan del mercado internacional en la guerra por conseguir suministros contra el coronavirus: Nueva York paga hasta 15 veces más por hacerse con mascarillas y equipos médicos

Médicos de UCI de París
Reuters
  • "Es una guerra auténtica por hacernos con mascarillas, test rápidos, respiradores", dijo la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para referirse a la situación de los mercados internacionales en plena pandemia del coronavirus. 
  • Todo parece darle la razón: Nueva York paga 15 veces más por el material médico, Turquía retiene respiradores comprados por España y los proveedores chinos envían tests de diagnóstico defectuosos. 
  • La lista de situaciones que confirman el caos en el que se ha sumido el mercado internacional es larga y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, aseguró que "es un combate contra las personas que quieren especular con materiales que son absolutamente necesarios en esta batalla contra el virus sanitario".
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

El estado de Nueva York está pagando 15 veces más por el material médico de lo que costarían en circunstancias normales en un intento desesperado por proteger a sus sanitarios y dotar al sistema de recursos para luchar contra el coronavirus, según informa Propublica

La situación no es exclusiva de Nueva York. En RWJBarnabas Health, la red de atención médica más grande de Nueva Jersey, los directores de los hospitales están tan desesperados por conseguir suministros médicos para combatir la pandemia del coronavirus que están pagando 50 veces el precio habitual, según The Washington Post. 

Son dos pequeñas muestras del caos y la especulación que se ha apoderado del mercado en la lucha por conseguir unos recursos limitados que no lograrán abastecer a todos los países. 

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, describió hace unos días en una rueda de prensa la situación de los mercados internacionales: "Es una guerra auténtica por hacernos con mascarillas, test rápidos, respiradores". 

En otra comparecencia, su homólogo en Sanidad, Salvador Illa, aseguró que existe "un combate contra las personas que quieren especular con materiales que son absolutamente necesarios en esta batalla contra el virus sanitario". 

Leer más: 10 nuevos síntomas del coronavirus que podrías tener sin saberlo: desde malestar y mareos hasta problemas digestivos

Los países se están enfrentando en un mercado internacional controlado por los proveedores que cambian los precios de un día para otro y que exigen pagos al contado y a veces por adelantado, según explica eldiario.es

El ex presidente de Bank of America, Jonathan Tepper, aseguraba a La Vanguardia que el mercado mundial de respiradores está ahora controlado por un puñado de multinacionales que pactan la producción y el precio.

En el centro de la batalla está China, que antes de la crisis ya producía la mitad de las mascarillas de todo el mundo y ahora ha multiplicado su producción hasta 115 millones al día, según medios locales.

Los países acuden a la potencia asiática para conseguir mascarillas y test de diagnóstico, y no parece que esas negociaciones siempre lleguen a buen puerto: las primeras 9.000 pruebas que el Gobierno español compró a fábricas chinas a través de un proveedor nacional eran defectuosas

Otros países europeos emitieron quejas parecidas y China prohibió la exportación de test rápidos del coronavirus a las empresas sin licencia local.

El ministro Salvador Illa ha revelado que, desde que se decretó el estado de alarma, el Gobierno ha gastado 845 millones de euros en adquirir equipos de protección, test de diagnóstico y dispositivos de ventilación mecánica. 

Otro factor que está agravando el caos en los mercados internacionales es la incapacidad de la Unión Europea para articular una respuesta coordinada, que está provocando que los países miembros opten por hacer la guerra por su cuenta. 

Francia y Turquía se han apropiado del material sanitario comprado por España. Aunque Francia acabó cediendo a las presiones y permitiendo el envío de las mascarillas, Turquía sigue reteniendo respiradores comprados por nuestro país. 

Sin embargo, España también se ha beneficiado de algunas relaciones más solidarias. Alemania envió 50 respiradores de la multinacional Dräger para ayudar a aliviar la presión del sistema sanitario español, que también ha recibido mascarillas donadas por empresas de China

Leer más: Cómo hacer una mascarilla efectiva en casa

La especulación también afecta a los productos más básicos y los farmacéuticos piden fijar los precios 

La especulación también se está dando a nivel nacional en los artículos más básicos, pero igualmente necesarios para combatir el coronavirus. La subida de precios es una denuncia generalizada en todos los sectores de riesgo en nuestro país, según explica eldiario.es

El Consejo General de Colegios Farmacéuticos ha pedido al Gobierno que fije en origen el precio de los productos de protección del coronavirus para evitar la especulación. El organismo asegura que ha observado "cómo se producía un incremento abusivo en los precios ofertados por proveedores que normalmente no operan en el canal farmacéutico de productos como geles hidroalcohólicos, mascarillas y guantes, principalmente"

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ya anunció que extremaría la vigilancia “ante posibles abusos" para "garantizar que no se produzcan en España prácticas anticompetitivas en, por ejemplo, materia de fijación de precios abusivos o de acuerdos entre operadores”.

Y además