Pasar al contenido principal

Sanidad admite haber devuelto el primer lote de 9.000 test rápidos de coronavirus porque no eran precisos y China asegura que España los compró a una empresa sin licencia

Test de coronavirus.
REUTERS/Ints Kalnins

  • Los tests rápidos de coronavirus que se compraron en China no tienen la capacidad esperada para identificar si los pacientes tienen COVID-19. 
  • Sanidad ha reconocido que se ha devuelto un lote de 9.000 test rápidos que no cumplían con las especificaciones del test y no tenían marcado CE. 
  • Según el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en los próximos días recibirán otro suministro de 5,5 millones de tests rápidos de diferentes proveedores, con los que se espera hacer tests incluso a personas que hayan pasado la enfermedad para corroborar su inmunidad. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha reconocido que la compra de un lote de 9.000 tests rápidos de coronavirus a China ha sido devuelta por no cumplir con las especificaciones del test y no tener los certificados de calidad con marcado CE (Conformidad Europea).  

"La primera compra resultó un envío de 9.000 test rápidos que antes de usarlos se validaron en Centro Nacional de Epidemiología y varios hospitales de Madrid, y vimos que las especificaciones de este test — o al menos este lote— no correspondía con los certificados de calidad con marcado CE. Se han devuelto y nos van a proveer con más test rápidos", declara.

Por su parte, China ha respondido a dichas afirmaciones y asegura que el proveedor, Shenzhen Bioeasy Biotechnology, al que España ha comprado los tests rápidos de coronavirus, no figuraba en lista de proveedores clasificados que China ofreció al Gobierno. 

Leer más: 19 errores que han ayudado a propagar el coronavirus por todo el mundo

No obstante, se espera un cargamento de otros 5,5 millones de tests rápidos de diferentes proveedores. Según el ministro, el abastecimiento de estos tests, más los que producirán en un breve plazo las biotecnológicas españolas, permitirán hacer estudios poblacionales y conocer incluso "los casos que se escapan al sistema" —como aquellos que han superado la enfermedad con síntomas leves y similares a los de la gripe.

"Podremos también hacer tests a personas que hayan pasado por la enfermedad para detectar todos los casos y tener una mejor idea sobre la inmunidad (a la enfermedad COVID-19)", especifica.

Leer más: La carrera de la investigación española para buscar la vacuna contra el coronavirus, desde dentro: "La ciencia es la que nos va a sacar de esto"

Según los documentos a los que ha tenido acceso El País, los test rápidos de coronavirus tenían una sensibilidad aproximada del 30%, cuando lo que se espera en estas pruebas es una sensibilidad del 80%.

Por ende, si se pretendía agilizar la detección del coronavirus, la baja sensibilidad del material no asegura que los casos que den negativo sean 100% personas no contagiadas y habría que realizar la prueba habitual de PCR —de las que se realizan entre 15.000 y 20.000 en España a pesar de su elevado coste, según Illa. 

La técnica molecular más conocida como PCR es un test de reacción en cadena para la que se requiere personal especializado y equipo de alta cualificación. Pero, además del material requerido, tarda en ofrecer resultados aproximadamente 4 horas, mientras que los tests rápidos podrían costar sólo entre 10 o 15 minutos —como el test low cost que también intenta fabricar Mologic Ltd

Pero estos tests rápidos en etapas iniciales de la enfermedad parecen acarrear problemas. Según Prague Morning, República Checa hizo un pedido a China en el que el 80% de los 300.000 kits de prueba rápida de coronavirus fallaron —algo de lo que el Instituto Nacional de Salud Pública checo había advertido.   

Leer más: La cuarentena en Wuhan fue más rápida y agresiva que los confinamientos de Europa: a qué se enfrentan España e Italia en los próximos días

Según algunos expertos, detectar en etapas tempranas el contagio con COVID-19 no sólo aliviaría a los sistemas sanitarios y el desbordamiento de urgencias, y se podría proceder consecuentemente con los aislamientos y el tratamiento de estos casos, sino que también ayudaría a contener eficientemente la propagación del mismo. 

"El brote de COVID-19 se encuentra en una coyuntura crítica, y para ponerle fin, necesitamos diagnósticos de próxima generación para usar en el punto de necesidad, en casa o en la comunidad, en entornos limitados y con buenos recursos. La detección rápida del virus es importante para detener su propagación", insiste el doctor Joe Fitchett, director médico de Mologic.

Y además