Pasar al contenido principal

Así es el plan de choque para las empresas que acaba de aprobar el Gobierno para mitigar el impacto del coronavirus y tranquilizar a los mercados

Las restricciones de las aerolineas por el coronavirus dispara el interés por los vuelos privados
Stringer/Reuters

  • El presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha anunciado que se movilizarán hasta 100.000 millones de euros en avales públicos para dar "toda la liquidez" que necesiten a las empresas.
  • Este es un "mensaje rotundo para los mercados y empresas", ha dicho Sánchez. 
  • El Gobierno también ha flexibilizado las condiciones para los ERTE, expedientes de regulación temporal de empleo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Gobierno ha aprobado un ambicioso plan económico para mitigar el impacto económico del coronavirus en la economía. En su comparecencia tras el Consejo de Ministros, el presidente Pedro Sánchez ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad y apoyo a los trabajadores, pero también a los mercados y a las compañías. 

Este es un "mensaje rotundo para los mercados y empresas", ha dicho Sánchez para posteriormente anunciar que movilizará hasta 100.000 millones de euros en avales públicos para dar "toda la liquidez" que necesiten a las empresas. En total, ha dicho la cifra se elevará hasta los 150.000-200.000 millones si se incorpora el sector privado. 

La garantía de liquidez para las compañías era una de las incertidumbres que sobrevolaba a los mercados a pesar de los anuncios de los bancos centrales, y especialmente el BCE, de iniciativas en este sentido. El alto nivel de deuda emitida a nivel mundial por parte de las empresas es una de las preocupaciones de los grandes inversores en un momento en el que las turbulencias económicas pueden acabar afectando a la producción en muchos sectores.

El cierre de comercios en varios países unido a la limitación de movimientos de personas para evitar la propapagación del COVID-19 tendrá efectos sobre varias industrias que tendrían que seguir haciendo frente a los pagos de esta deuda. 

Leer más: De la suspensión de impuestos, facturas y alquileres a sueldos a cargo del Estado o créditos a las empresas: qué medidas han aprobado otros países en Europa para paliar el impacto económico del coronavirus

El Ibex 35 ha intensificado su repunte tras las palabras de Sánchez. En una sesión volátil para el selectivo, que había comenzado con subidas tras la prohibición de las posiciones cortas por parte de la CNMV, pero que se habían ralentizado conforme avanzaba la sesión y había vuelto a tomar la senda alcista tras la apertura en verde de Wall Street. 

Además en esta garantía de liquidez, el Gobierno ha dicho que movilizará también unos créditos especiales para las empresas exportadoras que se basarán en "mecanismos ágiles". Para la agricultura, Sánchez ha dicho que habrá una "reestructuración de créditos a las explotaciones agrícolas". 

La flexibilización de los despidos temporales (ERTE)

El presidente del Gobierno ha anunciado que se flexibilizarán las condiciones para los ERTE, expedientes de regulación temporal de empleo, permitiendo que la crisis del coronavirus sea considerada una fuerza mayor. 

Leer más: El Gobierno flexibilizará el acceso de los autónomos afectados por el coronavirus a la prestación por cese de actividad

En esta flexibilización de los ERTE, el presidente ha querido mandar un doble mensaje tanto para los trabajadores como para los empresarios.

Por un lado, Sánchez ha anunciado que los empleados que acaben despedidos por un expediente temporal de empleo podrán tener derecho a la prestación por desempleo aunque no cumplan con los requisitos necesarios para cobrar el paro y que esta prestación que se cobre ahora no les computará a efectos posteriores.

Pero también ha querido lanzar un mensaje a los empresarios. “No despidan a los trabajadores”, les ha pedido Sánchez. 

"Creemos que es necesario, que se mantengan el empleo", ha añadido. En este aspecto ha asegurado que el Gobierno les apoyará con la exoneración de las cuotas a la Seguridad Social a aquellas compañías que, en lugar de despedir trabajadores, se acojan a este tipo de expedientes temporales, lo que les permitirá aliviar a las cargas financieras de las empresas. 

El objetivo de esta medida, según ha apuntado el presidente es que se pueda recuperar empleo "cuanto antes". De este forma, el Gobierno opta por ahora por eximir del pago de cotizaciones a las empresas que hagan ERTEs, en lugar de poner en marcha aplazamientos en el pago de cotizaciones de manera generalizada. 

"Se prioriza así la suspensión de contratos y reducción de la jornada frente a los despidos", ha reincidido Sánchez. 

En el plan aprobado también se impulsa el teletrabajo y permite a los trabajadores adaptar o reducir su jornada laboral para el cuidado de personas a su cargo, siendo posible una reducción del 100% de la jornada.

Respecto a los autónomos, el presidente ha anunciado que se flexibilizará el acceso a la prestación por cese de actividad de los autónomos y se eximirá del pago de cotizaciones a los autónomos que vayan al paro.

Blindaje para evitar que las empresas españolas sean opadas

Entre las medidas aprobadas este miércoles, Gobierno ha hecho un movimiento para que las empresas españolas se conviertan en el objetivo de firmas extranjeras tras el desplome de la bolsa. 

Sánchez ha detallado que en el decreto aprobado este martes se ha refuerza la normativa sobre inversiores exteriores "para impedir que empresas de fuera UE puedan hacerse con el control de empresas aprovechando la caída conyuntural de sus acciones en esta situación".

"Hemos reformado la normativa sobre inversiones exteriores para impedir que empresas de países de fuera de la UE puedan hacerse con el control de entidades españolas en sectores estratégicos", ha dicho Sánchez. 

Y además