Pasar al contenido principal

De la suspensión de impuestos, facturas y alquileres a sueldos a cargo del Estado o créditos a las empresas: qué medidas han aprobado otros países en Europa para paliar el impacto económico del coronavirus

Una mujer con mascarilla pasa ante el Arco del Triunfo de París
Reuters
  • Este martes, el Consejo de Ministros ha aprobado un nuevo paquete de medidas de estímulo contra el impacto económico del coronavirus, valorado en 200.000 millones de euros, el 20% del PIB, para crear un "escudo social y económico" contra el virus.
  • En el resto de Europa, los gobiernos también están tomando medidas para mitigar el efecto de la pandemia en trabajadores y empresas.
  • Estas son las medidas para frenar las pérdidas derivadas del coronavirus que se han puesto en marcha en Francia, Italia, Alemania o Dinamarca.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Consejo de Ministros ha dado luz verde este martes a un nuevo paquete de medidas contra el impacto económico del coronavirus en España, tras haber aprobado un primer tramo de iniciativas de estímulo que incluía aplazar y fraccionar el pago de impuestos a las pymes durante 6 meses para aportar una inyección de liquidez de 14.000 millones de euros

La segunda batería de medidas económicas del Gobierno español buscaba recoger las reclamaciones de los trabajadores por cuenta propia, las patronales y los colectivos más vulnerables, y se inspiran en políticas que ya se están aplicando en otros países de Europa.

Leer más: El Gobierno flexibilizará el acceso de los autónomos afectados por el coronavirus a la prestación por cese de actividad

De hecho, a lo largo de la última semana y por este orden, Alemania, Italia, Dinamarca y Francia han anunciado medidas de choque para proteger a trabajadores y empresas de las pérdidas económicas que está acarreando tanto el coronavirus y como los protocolos de aislamiento y cese de actividad que se aplican para evitar que la pandemia siga aumentando y que están frenando el consumo, el turismo y la actividad industrial en Europa.

Entre las recetas que están aplicando otros países de la Unión Europea hay propuestas en el ámbito fiscal, laboral, de ayudas estatales o incluso respecto a los suministros básicos o la vivienda. Todo ello es posible debido a que la Comisión Europea ha anunciado que ofrecerá flexibilidad a los países afectados por el coronavirus para que incumplan sus objetivos presupuestarios, además de poner en marcha un plan de inversiones de 37.000 millones de euros.

A pesar de que Bruselas y el Banco Central Europeo han pedido "una respuesta urgente y coordinada" contra la pandemia, en palabras de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, muchos gobiernos comunitarios están aprobando medidas propias para atajar las pérdidas que está provocando el coronavirus. Así, estas son las medidas contra el impacto económico del coronavirus que están aplicando Alemania, Italia, Dinamarca y Francia.

Alemania: crédito "ilimitado" para las empresas y subsidios para los despedidos

El Gobierno germano fue el primero de Europa en anunciar un plan de choque contra las pérdidas del virus en su economía. El pasado viernes, Berlín anunció un paquete de medidas "inéditas la historia de Alemania", según la canciller Angela Merkel, que incluyen como iniciativa más destacada ofrecer a las empresas "liquidez ilimitada", que se concretará en un total de 550.000 millones en créditos y en posponer el pago de impuestos corporativos.

Respecto a los trabajadores afectados, las autoridades germanas han aprobado ofrecer subsidios equivalentes al 60% del salario a aquellos que sufran reducciones de jornada, lo que supone aumentar la cantidad de ocupados que pueden acogerse a estas ayudas. Este programa ya se aplicó durante la pasada crisis económica, evitando la pérdida de poder adquisitivo de 1,5 millones de trabajadores alemanes, según Financial Times.

Italia: suspensión de impuestos y ayudas a parados, autónomos y empresas

Pese a ser el primer país europeo afectado directamente por la pandemia, el Gobierno italiano se ha centrado más en la respuesta sanitaria y preventiva al virus que en las medidas económicas para paliar sus efectos. Sin embargo, Roma dio a conocer este pasado domingo su batería de iniciativas, valorada en 25.000 millones de euros, para sostener a sus empresas y familias durante las semanas de confinamiento e inactividad que afronta el país transalpino.

El plan incluye destinar 10.000 millones para apoyar el empleo, mediante subsidios de desempleo, préstamos a empresas para evitar despidos y ayudas de 600 euros durante un máximo de 3 meses para los autónomos, además de congelar el pago de la cuota de las hipotecas para los trabajadores despedidos o sin salario, suspender las obligaciones fiscales de empresas y ciudadanos, ampliar 15 días los permisos parentales y ofrecer un bonus en efectivo a los sanitarios y a quienes deban seguir asistiendo a sus trabajos durante la pandemia.

Leer más: Una pandemia de coronavirus podría restar un billón de dólares a la economía mundial y arrastrar a Europa y Asia a una recesión

Dinamarca: el Estado pagará un 75% de los salarios a cambio de 5 días sin sueldo

También este pasado domingo, el Ejecutivo danés ha dado a conocer su plan de choque contra el coronavirus, que cuenta con medidas muy diferentes de las de otros países europeos dado que implica un mayor gasto público y un grado de intervención estatal más amplio que en otros países, aunque a cambio de aliviar a las empresas de 3 cuartas partes de su carga salarial. 

Así, tras un acuerdo entre el Gobierno, los sindicatos y las patronales, el Estado danés se encargará de pagar el 75% del sueldo de los trabajadores de empresas afectadas por el coronavirus, con el fin de evitar despidos en el sector privado, mientras que los trabajadores se comprometen a cogerse 5 días de vacaciones sin sueldo para compensar este gasto, que supondrá un coste de unos 350 millones de euros a las arcas públicas. 

Francia: suspensión de impuestos, facturas, alquileres y pago de créditos

Este pasado lunes, conocíamos el plan más ambicioso de los que se han dado a conocer en Europa, al menos por el momento. El presidente francés, Emmanuel Macron, ha anunciado que pondrá 300.000 millones de euros a disposición de las empresas para garantizar que reciben créditos y se evita su quiebra, además de señalar que el Estado galo asumirá el pago de los créditos bancarios de las empresas, aunque no se descarta que se extienda a también a particulares.

París ha suspendido además la obligación de pagar las facturas de luz, agua y gas, los impuestos, las cotizaciones sociales e incluso los alquileres mientras dure la pandemia. Para hacer frente a estas medidas, el ministro francés de Economía Bruno Le Maire ha asegurado este martes que su Gobierno prepara un plan valorado en 45.000 millones de euros para afrontar las medidas de apoyo a empresas y trabajadores.

Y además