Los costes de transporte mundial están bajando, lo que podría significar que la economía se está recuperando

Unos contenedores comerciales en un puerto.

Alex Kantrowitz

En mayo de 2021, el periodista Alex Kantrowitz señala que una fuente naviera le explicó que se esperaba una inflación. El coste para enviar contenedores desde China a Estados Unidos había pasado de 2.000 dólares antes de la pandemia a 20.000 dólares. Así que las empresas que venden productos importados (desde ropa hasta alimentos) pronto trasladarían ese aumento de 10 veces más a los productos básic

Pensó en hacer sus compras navideñas con antelación. Y lo consiguió. 

La inflación parecía un temor lejano en ese momento, pero lo que ocurrió fue que se convirtió en una amenaza para los vendedores. La inflación alcanzó el 8,6% en mayo, un porcentaje que ha subido hasta el 10,2% en junio

Las subidas de tipos de la Reserva Federal para contenerla llevaron al S&P 500 a un mercado bajista. Y ahora, para restaurar la estabilidad de los precios, la Fed parece dispuesta a inducir una recesión.

Ahora el periodista se muestra más animado. "He empezado a ver la luz al final del túnel cuando esta misma fuente me ha dicho que sus costes de importación habían bajado desde los 20.000 dólares hasta los 8.000".  Mientras la inflación persista, la economía será inestable. Y así, cuando este indicador adelantado vuelve a la normalidad, parece que el mundo también puede hacerlo. En teoría, al menos. 

La buena noticia es que las tarifas de transporte están bajando en todo el mundo y la cadena de suministro se está enderezando. Flexport, una empresa de transporte de mercancías tecnológica, ha visto cómo las tarifas han bajado desde unos 20.000 dólares por contenedor hasta los 10.000 dólares. 

Por su parte, Dave Lissman, director de ventas del importador Port Royal Sales, afirma que por fin se está produciendo una cierta relajación tras un largo periodo de sufrimiento. "Desde hace poco ha habido un ligero margen de negociación", señala. 

También es alentador que Flexport haya visto una reducción del 35% en los tiempos de tránsito de los envíos, según Anders Schulze, su responsable mundial de transporte marítimo y por carretera. Así que esas largas esperas podrían empezar a disminuir. 

Y, ahora que los puertos congestionados se están relajando, los precios podrían bajar aún más a medida que los barcos inactivos vuelvan a entrar en servicio. "Sigue siendo mucho más alto que las medias históricas", detalla Schulze, "pero está apuntando a la baja, lo cual es positivo".

Gráfico sobre el tránsito de barcos de mercancía.
Gráfico sobre los niveles de los tipos de interés.

Aunque el aumento de los costes de envío fue indicativo de la subida de los precios, es probable que se necesite algo más que una bajada de las tarifas para arreglar el sistema. La interrupción de la cadena de suministro fue parte del problema, pero persisten problemas más importantes. 

El consumo de bienes sigue aumentando un 20% con respecto a febrero de 2020, según el economista jefe de Flexport, Phil Levy. Sin embargo, supone un descenso con respecto al aumento del 35% de 2021. "Estábamos sobresaturados", destaca Levy. "Ahora está empezando a remitir un poco".

Por tanto, es probable que la inflación tarde algún tiempo en resolverse. Pero si se tienen en cuenta estas mejoras en la cadena de suministro, combinadas con la caída de los costes del trigo, el gas y materiales como el cobre, se puede ver un escenario más optimista de lo que sugieren los recientes titulares.

Por primera vez en años, las personas que detectaron estos problemas al principio están respirando un poco, aunque con cautela. "Voy a esperar", afirma Schulze, de Flexport, sobre sus planes de comprar regalos para las próximas fiestas. "Pero eso probablemente se deba también al hecho de que suelo ser un comprador de última hora".

Otros artículos interesantes:

En junio, el precio de los hoteles sube más que la gasolina: cómo el turismo ha dinamitado la inflación en verano

Fernando Valdés: "No anticipamos que la inflación vaya a reducir la demanda de turistas a España"

El precio de la cesta de la compra se dispara un 8,45% en la primera mitad del año, pero los salarios por convenio apenas suben un 2,45%

Te recomendamos