Los visones con COVID-19 son "bombas de relojería" y podrían poner en peligro la vacuna, según expertos

Visones que van a ser sacrificados por la enfermedad COVID-19 en Dinamarca.
Visones que van a ser sacrificados por la enfermedad COVID-19 en Dinamarca.

REUTERS/Jacob Gronholt-Pedersen

  • 17 millones de visones serán sacrificados en Dinamarca por la propagación de la enfermedad COVID-19. 
  • La mutación de la cepa del SARS-CoV-2 que les afecta, es más resistente a los anticuerpos y se propaga entre ellos con facilidad.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La nueva cepa del coronavirus SARS-CoV-2, identificada en visones, es más resistente a los anticuerpos y se propaga y muta más rápidamente entre dicha especie. 

La misma podría ser la responsable de la mitad de un brote de 783 casos humanos en el norte de Dinamarca —12 de ellos confirmados—.

Dada la alta población de visones por granja, estos podrían comportarse como "bombas de relojería" de COVID-19, al ser más susceptibles que otras especies, explica Christian Sonne, profesor de la Universidad de Aarhus (Dinamarca) y experto en ecotoxicología veterinaria explica a Financial Times

En dicho escenario, el riesgo de mutaciones es mayor. Con él, las posibilidades de que el virus se vuelva más virulento aumentan, señala al mismo medio el experto en enfermedades zoonóticas, Wim van der Poel. 

"El peor de los casos es una nueva pandemia, esta vez desde Dinamarca", ha reconocido el principal epidemiólogo del país y director del State Serum Institute, dependiente del Ministerio de Salud y Ancianos, Kare Molbak. 

El coronavirus es más contagioso ahora que el pasado invierno, pero no se ha vuelto más virulento, según las últimas investigaciones

La primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, ha ordenado que hasta 17 millones de visones sean sacrificados para evitar que el COVID-19 que se propaga entre los mismos, llegue a la población danesa y el resto del mundo. 

"Tenemos una gran responsabilidad hacia nuestra propia población, pero con esta nueva mutación tenemos una responsabilidad aún mayor con el resto del mundo", sostuvo en la rueda de prensa de anuncio. 

La resistencia de la nueva cepa podría poner en peligro la eficacia de las vacunas en desarrollo

La mutación de la cepa del SARS-CoV-2 —que cambia para adaptarse a sus huéspedes— afecta a la proteína pico (o espiga) del coronavirus. 

Esta proteína es la que utiliza el virus para adherirse a las células humanas a través del receptor ACE2. Y es uno de los principales objetivos de las vacunas candidatas contra COVID-19

La variación es entonces menos susceptible a los anticuerpos y amenaza la capacidad de las mismas contra el COVID-19, dado que las  personas infectadas con la nueva cepa tienen niveles de inmunidad más bajos. 

El cuerpo responde de forma rápida y eficiente a la reinfección con COVID-19, según un estudio

"Esto es preocupante, ya que podría afectar la eficacia de una futura vacuna COVID-19", recoge Financial Times de evaluaciones del Gobierno danés.

No obstante, la comunidad científica aún no ha evaluado los cambios en la proteína pico

"Es demasiado pronto para decir que el cambio hará que fallen las vacunas o la inmunidad", explica al medio James Wood, director de medicina veterinaria de la Universidad de Cambridge, Reino Unido. 

LEER TAMBIÉN: Dinamarca sacrificará 17 millones de visones tras identificar una mutación del coronavirus capaz de transmitirse a humanos

LEER TAMBIÉN: La vacuna contra el coronavirus solo protegerá 18 meses, según la revista médica The Lancet

LEER TAMBIÉN: La vivienda empieza a notar el efecto del coronavirus en gran parte de España: así están evolucionando los precios de venta y alquiler

VER AHORA: Las acciones de Nvidia se han disparado un 31.000% desde su estreno en bolsa: cuánto habrías ganado exactamente si hubieras invertido 1.000 euros el primer día