Pasar al contenido principal

Así han crecido los salarios mínimos en Europa en los últimos años

Sacar dinero
GettyImages

En España el salario mínimo interprofesional en 2018 ha subido hasta los 735,9 euros en 14 pagas. Un incremento del 4% respecto a los 707,60 euros en los que se situaba en 2017. Una senda de crecimiento que el Gobierno espera seguir hasta alcanzar los 850 euros mensuales en 2020, si se cumplen una serie de requisitos de crecimiento económico.

En términos generales, el salario nominal medio de los empleados a nivel europeo se está viendo incrementado, como muestran los datos ofrecidos por Eurofuond, consecuencia directa de la paulatina recuperación de la crisis económica. La mejora de la economía en el periodo entre 2016 y 2017 respecto a años anteriores, estos incrementos se están viendo también en los salarios mínimos.

De los 28 países miembros de la Unión Europea, tan solo seis de ellos no contemplan en su normativa laboral estatutos o leyes en torno a la existencia de una serie de tasas mínimas que deben recibir los empleados. Estos son Austria, Chipre, Dinamarca, Finlandia, Italia y Suecia.

Leer más: Esta es la radiografía de los sueldos mínimos en el resto de Europa

Respecto a los 22 países que sí que recogen estas regulaciones, los salarios mínimos en la UE están experimentando subidas en los últimos años, aunque cabe resaltar que las cuantías varían en gran proporción de unos estados miembros a otros. Por lo general las cantidades más bajas pertenecen a  los países de nueva incorporación.

La clasificación muestra que en 2017 el salario mínimo más elevado es el de Luxemburgo donde asciende a 1.998 euros al mes, mientras que el salario mínimo más bajo de la UE lo alcanza Bulgaría con 235,2 euros en el segundo trimestre de 2017.

Aumento salarios mínimos UE entre 2016/2017

Los salarios mínimos más bajos del territorio europeo se posicionan por debajo de los 500 euros al mes a fecha de 1 de enero de 2017, según los datos ofrecidos por Eurofound. Estas cifras se dan en todos los casos en los conocidos como nuevos estados miembros (NEM) y en su mayoría se refieren a los países del Este admitidos en los últimos años.

Tras Bulgaria, el país con el menor salario minino es Rumanía con 322 euros mensuales. Ambos países son en cambio los que mayor incremento del salario mínimo han protagonizado en el periodo comprendido entre 2016 y 2017.  En concreto Rumanía ha protagonizado una subida del 38% , lo que le coloca como el país en el que más han subido los salarios mínimos de la UE.  Respecto a Bulgaria, el aumento alcanza el 9,5%.

Según muestra el mapa, los países de nueva incorporación son por tanto los que mayor subida de salarios mínimos ofrecen. Tras Rumanía, encontramos Hungría con un aumento del 15% y República Checa que alcanza el 11%.

Por su parte los  miembros que forman la Europa de los quince, se posicionan con salarios mínimos que tienden a superar los 1.000 € mensuales, pero que en los últimos años han protagonizado subidas más discretas. De entre todos ellos Portugal cuenta con el salario mínimo más bajo, en torno a los 650 euros, y como ya hemos visto Luxemburgo lidera la lista con casi 2.000 euros. De entre todos ellos el país que mayor aumento de salario mínimo alcanza es España, logrando un incremento salarial del 8%.

España junto a Grecia, Portugal, Malta o Eslovenia, se agrupan en un grupo intermedio, donde las cifras de estos sueldos mínimos oscilan entre los 500 y 1.000 euros mensuales. En cuanto al resto de integrantes, Portugal logra una subida del 7.5%, Eslovenia un 1,8%, mientras que Grecia no protagoniza subida alguna salarial.

 

Caída y aumento del salario mínimo entre 2010 y 2017

Entre los años 2010 y 2017 el mayor crecimiento salarial en torno a mínimos recae una vez más en Bulgaria y Rumanía, alcanzando ambos países casi un 80%. Concretamente Bulgaría crece un 83,6% mientras que Rumanía lo hace un 79,1%, según los datos del informe de Eurofond,

En estos siete años, el salario mínimo en Grecia en cambio se redujo en casi una cuarta parte poniéndose en el -24.3%. Hay que tener en cuenta que este periodo coincidió con el rescate del país y la intervención de la troika que obligó al Gobierno heleno a hacer duros recortes en el gasto público y en las prestaciones sociales, entre ellas, la cuantía del salario mínimo. 

Bélgica y los Países Bajos también ven su tasa de crecimiento de salario mínima en negativo con una disminución del 4,3% y el 0,7% respectivamente.

En cuanto a nuestro país, durante el periodo comprendido entre 2010 y 2017 la tasa de crecimiento en el salario mínimo real español alcanzaba el 1,1%. Un nivel próximo al de Francia, con un 1.3%, que sitúa a ambos países con las tasas de crecimiento más bajas antes de entrar en valores negativos.


 

Te puede interesar