Pasar al contenido principal

Los retos y oportunidades para las principales criptomonedas en 2019: Bitcoin, Ethereum, Ripple y Litecoin

Varias criptomonedas, como Bitcoin o Ethereum
Getty Images
  • En 2018, las criptomonedas han vivido un período de estancamiento, con el Bitcoin desplomándose desde los máximos de diciembre de 2017.
  • La volatilidad del mercado de las criptomonedas es el principal motivo por el que no terminan de calar en la sociedad. Pero también existe una amenaza evidente: la regulación.
  • De cara a 2019, tanto Bitcoin como Ethereum, Ripple, Litecoin y otras tantas se enfrentarán a muchos retos, por lo que su futuro es un incógnita a priori.
  • Business Insider España ha hablado con varios expertos sobre sus augurios sobre las criptomonedas el próximo año.

En diciembre de 2017, el valor del Bitcoin se situaba en su máximo histórico: 19.511 dólares.

Ha llovido desde entonces —ahora se cotiza apenas por encima de los 3.500 dólares—, pero lo cierto es que el desplome del Bitcoin es solo la punta del iceberg: las criptomonedas han sufrido un evidente retroceso en 2018, merced a su extrema volatilidad y a las amenazas de regulación por parte de Estados y organismos económicos internacionales.

Todo ello ha derivado en un clima de incertidumbre en torno a las criptomonedas y la tecnología en la que se basan, el blockchain, a pesar del entusiasmo que ha despertado en los últimos tiempos el cifrado a través de cadenas de bloques.

Lluís Mas, CEO del Blockchain Institute & Technology de Barcelona, considera que la clave residirá en la aplicación del blockchain en el día a día: "En 2019, vamos a ver las primeras implementaciones reales y casos de uso, tras lo que ha sido el hype del fenómeno de las ICO, donde ha habido muchos proyectos especulativos —y otros muy positivos—, y en 2019 no veremos tanto este fenómeno porque se va a regular".

Leer más: Estos son los tipos de blockchain que existen

"Hemos pasado de las ICO a las STO y en 2019 habrá menos pompones, pero es verdad que los proyectos que han logrado dinero con esto empezarán a lanzar cosas aplicadas a la vida real", explica.

Mas habla de la llegada del blockchain 2.0 e del 3.0, algo que "revolucionará" la aplicación práctica de las criptomonedas.

Por su parte, Álex Preukschat, Nodo Coordinador de Blockchain España y de Alianza Blockchain, considera que "las criptomonedas ya se están potenciando desde las propias instituciones y gobiernos", lo que en última instancia implica una mayor adopción en los sistemas de pago de cara al futuro.

Y, aunque "es de esperar mucha resistencia respecto a las criptomonedas, se pueden convertir en el dinero de internet".

Conozcamos cuáles son las perspectivas de cara a 2019 para las principales criptomonedas del mercado.

Bitcoin

Monedas de Bitcoin
Reuters

Desde diciembre de 2017, el Bitcoin ha perdido más del 80% de su valor. A pesar de que hace un año alcanzaba su máximo histórico (19.511 dólares), la popular criptomoneda se ha estancado y ha caído en picado ante las amenazas de regulación y su alta volatilidad.

Y el futuro inmediato no parece que vaya a cambiar.

"En 2019, se va prolongar el estancamiento en el precio. Siempre que hay una fase de recalentamiento [como la vivida en 2017], hay un período de calma, de estancamiento", explica Preukschat.

Esta opinión, que no pretende ser una predicción precisa del futuro del Bitcoin, según Preukschat, está basada en la percepción de "varios expertos en criptomonedas", a quienes cita para explicar que el valor del Bitcoin no se acercará en 2019 al que alcanzó en diciembre de 2017 en un futuro próximo.

Algo en lo que coincide Mas: "Para tener resultados diferentes, tienen que pasar cosas diferentes. Y, de momento, no va a pasar nada diferente. La tendencia seguirá igual o seguirá bajando".

"Todo el mundo tiene claro que las criptomonedas han venido para quedarse", explica, al tiempo que señala que "por eso, lleva 10 años subiendo el Bitcoin y el mercado de criptomonedas, al margen de correcciones puntuales que pueda haber".

Sin embargo, a medio plazo, "la expectativa es que habrá de nuevo una corrección hacia arriba, sustancialmente superior a la actual", tal y como señala Preukschat, por lo que no sería descartable que de aquí a dos o tres años sí superase esos 19.511 dólares.

En este sentido, a pesar de que pueda percibirse como una amenaza, una hipotética regulación del Bitcoin serviría precisamente para mantener al Bitcoin como la principal criptomoneda del futuro.

"El sistema financiero ya está adoptando las criptomonedas y una vez que haya una regulación más clara, todo el mundo las adoptará", explica Mas.

Se muestra convencido de que el Bitcoin se beneficiará de un futuro marco regulatorio y que, paralelamente, seguirá atrayendo capital, a pesar de que su "volatilidad afecta a su implementación en el día a día, pero para los inversores seguirá siendo atractivo".

Es más, considera que la caída del Bitcoin desde diciembre de 2017 no es tan grave: "Hubo un hype, pero el Bitcoin no ha bajado, simplemente ha ajustado sus precios. Pero viendo su evolución desde hace 10 años, no ha bajado".

De ahí su confianza en que las criptomonedas —y "hoy el Bitcoin es la principal"— repuntarán en un futuro próximo.

Con todo, uno de los riesgos más evidentes para el Bitcoin, como para todas las criptomonedas, es que mantengan su nivel de seguridad, tal y como apunta Preukschat. "Que el Bitcoin no se haya podido hackear, no significa que no se pueda hackear en el futuro".

Ethereum

Ethereum.
TICbeat

El Ethereum se ha revelado en 2018 como una de las alternativas más sólidas al Bitcoin. De hecho, su principal atractivo, en opinión de Mas, es que la llegada de su nuevo protocolo.

"Ahora viene el gran hard fork [un protocolo completamente nuevo de blockchain] que se llama Constantinopla. Ya llevan retrasando la salida de este hard fork desde hace bastante tiempo, lo que ha generado muchísimas dudas y muchísimas expectativas".

"Teóricamente se lanzará este enero. Cuando una empresa implementa un gran software y tiene que cambiarlo todo, normalmente siempre pasan cosas hasta que se ajusta y todo va bien".

"Veremos si esta implementación sale bien, lo que podría mejorar los problemas de escalabilidad y de costes para montar aplicaciones prefabricadas sobre la base de Ethereum; o, si saliera mal o hubiera retrasos, podría repercutir directamente en el precio".

De momento, toca esperar hasta enero.

Ripple

Una moneda con el logo de Ripple
Getty Images

A pesar de la popularidad del Bitcoin, el Ripple es la primera criptomoneda de la historia, ya que se puso en circulación un lustro antes, en 2004. Sin embargo, "no es estrictamente una moneda basada en blockchain, porque está centralizada", tal y como apunta Mas.

Esto implica que solo un reducido grupo controla Ripple y, paradójicamente, es precisamente esa falta de descentralización la que la hace más atractiva para entidades y Estados.

"Ya la están utilizando los bancos para hacer más eficientes sus transacciones", explica Mas.

"Por tanto, guste o no la sociedad, Ripple se usa por parte de unos actores importantes" y, en su opinión, esto podría llevar a un mejor encaje que otras criptomonedas dentro de los marco regulatorios futuros.

"Parece que se está potenciando su adopción y, de cara a 2019, puede ser un valor interesante", resume.

Litecoin

Una moneda con el logo de Litecoin
Getty Images

El Litecoin es otra de las criptomonedas con mayor presencia en el mundo. Sin embargo, al "actuar como banco de pruebas del Bitcoin", en palabras de Mas, depende excesivamente de éste a la hora fluctuar.

Por eso, lo que suceda con el Bitcoin en 2019 será la mejor referencia de lo que pueda pasar con Litecoin.

En este caso, ateniéndonos a las predicciones conservadoras respecto a la popular criptomoneda, cabe esperar un año sin sobresaltos para el Litecoin.

Y además