Insolación: síntomas y cómo prevenirla ahora que llegan los días de chiringuito y playa

Síntomas de insolación

Getty Images

Llegan los meses con días más largos y jornadas de piscina, sol, playa o chiringuito. Sin embargo, la llegada de las altas temperaturas entraña ciertos riesgos: junto con las intoxicaciones alimentarias (más comunes en verano), sobre las cabezas sobrevuelan las insolaciones y los golpes de calor como principales peligros. 

¿Qué es una insolación? A grandes rasgos, la exposición prolongada a altas temperaturas y a la luz solar, aunque también se pueden producir por el esfuerzo físico agudo en las horas más cálidas del día. 

Desde Aegon destacan que hay diferencias con respecto a un golpe de calor, más peligroso y severo, y que puede implicarr pérdida de la conciencia. Los golpes de calor suelen producirse por una exposición prolongada a altas temperaturas (más de 40º).

En contrapartida, la insolación puede darse por una exposición prolongada al sol sin la exposición adecuada, acompañada de altas temperaturas. El cuerpo pierde agua y sales minerales esenciales como el sodio o el potasio, por lo que los síntomas corresponden a los de la deshidratación. 

Aunque varía según la gravedad de los síntomas, el paciente suele recuperarse entre 24 y 48 horas después. 

Insolación: síntomas para reconocerla y diferencias con el golpe de calor

Estos son los principales síntomas para reconocer una insolación

  • Cara congestionada
  • Sudoración abundante
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga y sensación de agotamiento
  • Sensación de sed
  • Calambres musculares intermitentes en extremidades y abdomen

Estos son los síntomas de un golpe de calor, según la Clínica Mayo.

  • Fiebre de 40 °C o más
  • Cambios en el estado mental o el comportamiento,como aturdimiento, confusión, agitación, p dificultad en el habla
  • Calor, piel seca o sudoración excesiva
  • Náuseas, mareos y vómitos
  • Piel enrojecida
  • Pulso acelerado, fuerte e irregular
  • Respiración agitada o ruidosa
  • Dolor de cabeza
  • Desmayos, que pueden ser el primer signo en los adultos

Mientras que los golpes de calor pueden ser leves, los golpes de calor suelen ser severos y entrañan un especial peligro (incluson de muerte) para niños y personas mayores, ya que si no se trata de forma frecoz el fallo del mecanismo termorregulador, podría desembocar en un fallo multiorgánico. 

Si una persona sufre un golpe de calor grave, hay que llamar a la ambulancia o acudir al servicio de urgencias más próximo de forma inmediata.

Mientras no llega la atención hospitalaria, es importante intentar reducir la temperatura corporal de la persona con paños mojados, ventiladores y que permanezca en un lugar que fresco. Eso sí, jamás debes sumergir a la persona en agua fría, puesto que el descenso repentino de la temperatura corporal podría ser contraproducente y peligroso. 

Cómo prevenir la insolación

  • Evita exponerte de forma directa al sol, especialmente en las horas centrales del día y durante los picos de más calor
  • No permanezcas en sitios cerrados como el coche
  • Utiliza siempre crema de protección solar
  • Permanece hidratado consumiendo los suficientes líquidos, y evitando el alcohol y la cafeína
  • Ventilar la casa al comienzo o al final del día
  • Mojarse con agua fresca para refrescarsse
  • Vestir prendas ligeras y transpirables
  • Llevar gorra, sombrero y gafas de sol
  • No practicar deporte durante las horas más cálidas

Si ya has sufrido la insolación, toma mucha agua, aplica crema hidratante sobre la piel quemada y guarda reposo.

Otros artículos interesantes:

Protege tu piel en verano: estos son los mejores consejos para prevenir quemaduras y manchas, según los dermatólogos

A salvo de intoxicaciones alimentarias: estos son los alimentos que antes se estropean en verano

A salvo de bichos e insectos: 10 plantas que repelen mosquitos, moscas, avispas y cucarachas

Te recomendamos