¡Alerta por ola de calor extrema! Estos son los riesgos para tu cuerpo de las altas temperaturas

calor
Reuters/ Agustin Marcarian

El calor extremo conlleva muchos riesgos para tu cuerpo.

Cuando te expones a un ambiente tan caldeado el organismo se calienta muy rápidamente y esto compromete su capacidad para regular su temperatura, lo que puede resultar en una cascada de enfermedades, que incluyen calambres, agotamiento e hipertermia, advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS).

También pueden empeorar las afecciones crónicas e incluso aumentar el riesgo de muerte. Los expertos estiman que la probabilidad de mortalidad se incrementa entre un 0,2 y un 5,5% por cada aumento de 1ºC que se da por encima de un umbral concreto de la ubicación.

Los efectos en tu cuerpo de las altas temperaturas pueden verse incluso más comprometidos cuando la llegada del calor es repentina. Como ha sucedido en algunas zonas de España donde de un ambiente fresco primaveral se ha pasado súbitamente a una subida de los termómetros propia del intenso verano.

"Que hace dos semanas hubiera 15 grados y ahora 35, supone un estrés para el organismo", explica a este respecto en NIUS Diario Alejandro Blanco, enfermero de urgencias y emergencias del Consejo general de Enfermería.

Esto se debe en buena parte a que los mecanismos que ayudan a tu organismo a regularse ante el calor no son inmediatos. Es una adaptación que toma 15 días, señala Blanco.

De ahí que los expertos consultados por el medio adviertan que los síntomas vinculados al bochorno, como la fatiga, los mareos o la pérdida de líquidos deben vigilarse aún más los primeros días de la ola. Sobre todo en menores y ancianos.

11 trucos para aguantar el calor si no tienes aire acondicionado

"Lo primero que hace el organismo es sudar, y expulsar agua para liberar el exceso de calor. Ante una pérdida de agua perderemos mucho líquido con el sudor. Por eso hay que hidratarse bien", aconseja Guadalupe Blay, responsable del grupo de trabajo de Endocrinología y Nutrición de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Aquí todas las reacciones que la llegada repentina del calor producen en el cuerpo, según han explicado los especialistas al medio.

Tu cuerpo se deshidrata pero esto puede pasar más desapercibido 

"Al principio nos cuesta adecuarnos al calor, lo mismo que pasa con el frío. Lo que ocurre es que cuando llega el calor de repente no tenemos la sensación de sed aumentada", revela Blay.

Lo que se traduce en empiezas a sudar, perdiendo líquido y sales minerales que no se están recuperando porque la sensación de sed podría "tardar unos días".

De ahí que el consejo de la doctora sea beber más agua de la que te pida el cuerpo "para conseguir termorregularnos".

La deshidratación aumenta el riesgo de sufrir un golpe de calor. Se trata de la lesión más grave por altas temperaturas que puede darse. 

Cuánto tarda una persona en deshidratarse: estas 15 señales te avisan de que te puede estar sucediendo

Se genera a causa del exceso de calor en el cuerpo, debido a una exposición prolongada o un esfuerzo físico realizado bajo temperaturas extremas. En estas circunstancias el cuerpo se calienta muy rápidamente y es incapaz de regular la temperatura corporal, alcanzando los 40ºC.

"Si nos falta hidratación podemos tener un golpe de calor, porque nuestro cuerpo no encuentra manera de termorregularse. Por eso cuando hay indicios de golpe de calor se intenta mojar las muñecas, para que los vasos capilares más expuestos se enfríen y el cuerpo baje su temperatura", recomienda la doctora. 

Fatiga, calambres y retención de líquidos, entre otras afecciones

Cuando la sudoración es muy intensa y prolongada, lo que es frecuente con altas temperaturas, puede darse lo que se conoce como agotamiento por calor. 

Esto "puede dar lugar a síntomas diversos como debilidad, sensación de desvanecimiento, alteraciones de la vista, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, diarrea, calambres musculares, palpitaciones, acorchamiento de manos y pies", de acuerdo al portal de salud de la Comunidad de Madrid.

Pero si no se está hidratado de manera correcta, como puede pasar ante la llegada repentina del calor, el organismo no tiene líquido suficiente para sudar. Mecanismo que utiliza para regularse.

Lo que puede llevar a una temperatura corporal elevada y esto a su vez a un conjunto de enfermedades aglutinadas bajo el término de hipertermia.

Esto incluye mareos, agotamiento, calambres musculares, debilidad, falta de coordinación. Asimismo riesgo de edema por calor, lo que contribuye a que el líquido se acumule en piernas y pies, hinchándolos.

Cómo compensar este sobreesfuerzo del organismo por el calor

"Tenemos que termorregularnos, y para hacerlo por encima de los 30º el cuerpo tiene que trabajar, es un esfuerzo brusco", remarca el enfermero.

Lo que puede ser más estresante aún para aquellas personas con afecciones previas o sistemas regulatorios más limitados como son niños y ancianos.

Para estos grupos de edad, el especialista recomienda una cuidada hidratación, actividad moderada en las horas de más calor y vigilancia de síntomas como desorientación, hinchazón de manos y pies o  fiebre, "que se producirá si el cuerpo no está logrando termorregularse bien".

Otros artículos interesantes:

Así debes actuar ante una insolación o golpe de calor, según los expertos

Los 8 mejores trucos para dormir bien con mucho calor que funcionan

4 señales de que podrías estar sufriendo una insolación y cómo prevenirla

Te recomendamos