Pasar al contenido principal

Este es el tiempo que tiene que pasar exactamente para que prescriba una multa de tráfico

Un Guardia Civil en un control de alcoholemia
Pxhere
  • Las multas de tráfico prescriben, por lo que es recomendable conocer los plazos a la perfección.
  • El momento de la notificación es clave en este ámbito, pues es el punto en el que se activa la cuenta atrás para poner fecha de caducidad a la multa.

La prescripción es un mecanismo de garantía para el ciudadano que obedece al principio de seguridad jurídica y cuyo fin es fijar un plazo y evitar que una infracción pueda perseguirle de por vida. Ahora bien, ¿cuándo prescribe una multa? Toma nota.

Tal y como nos explica Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), hay dos tipos de prescripción:

  • Prescripción de la acción. Si hacemos un paralelismo con otros delitos, el tiempo que se tiene para perseguir al delincuente y ponerle a disposición judicial. Es decir, la prescripción del tiempo que se tiene para perseguir una infracción. 
  • Prescripción del tiempo para ejecutar la multa. Siguiendo con este paralelismo, si el delincuente, una vez condenado, se escapa para no cumplir la condena, y pasa el suficiente tiempo para que esta prescriba y no tenga que cumplirla.

Veamos cuándo prescribe una multa de tráfico en cada uno de los casos

1. Prescripción de la acción

Policía multa
kali9/GettyImages

La prescripción de la infracción depende de la gravedad de esta:

  • Infracciones leves: prescriben a los tres meses.
  • Infracciones graves o muy graves: prescriben a los seis meses.

Estos plazos han de ser explicados con detenimiento. Pongamos un ejemplo concreto: una persona va conduciendo, y el 3 de abril un radar le pilla yendo con exceso de velocidad. Como es una infracción grave, su prescripción se fija en seis meses.

Pero la persecución conlleva un proceso; primero, la Administración ha de requerir la identificación del conductor. En el momento en que le manda el escrito con este requerimiento, el contador de la prescripción se pone a cero; es decir, empezarían a contar de nuevo los seis meses.

Cuando el conductor se identifica (mediante otro escrito), el contador de los seis meses vuelve a ponerse a cero. Y así, con cada uno de los requerimientos imprescindibles para poner la sanción (la identificación del conductor, la notificación de la denuncia al infractor y la resolución sancionadora).

2. Prescripción de la ejecución

Multas coche
DarioEgidi/GettyImages

Una vez que se dicta la resolución, existe un tiempo para la ejecución (es decir, para la multa). La prescripción de la ejecución de la multa es de cuatro años (se equipara a una deuda tributaria).

¿Y la caducidad?

La caducidad es otro mecanismo que, al igual que la prescripción, sirve de garantía para el ciudadano, obedece al principio de seguridad jurídica y tiene por fin fijar un plazo y evitar que una infracción pueda perseguirle de por vida.

La diferencia entre la caducidad y la prescripción es que la primera es un plazo inexorable de un año (es decir, que el contador no se pone a cero con cada uno de los pasos que se deben dar en el expediente sancionador). La caducidad empieza a contabilizar los días desde el inicio del expediente, con lo que puede darse el caso de que un infracción no haya prescrito pero sí caducado. 

Y además