Las estrategias del 'delivery' para reforzar su red logística y satisfacer la creciente demanda online: de los estrechos márgenes de Glovo a la ciudad mapeada de Greever o las estaciones de entrega de Paack

Riders de Glovo y Deliveroo

Depositphotos

  • El ecommerce ha alcanzado un 30% de penetración durante los meses de confinamiento y la logística se convierte en el principal reto para alcanzar la omnicanalidad. 
  • Empresas de entrega a domicilio en la última milla, como Glovo, Paack y Greever, vieron como el número de pedidos se multiplicaba los meses de confinamiento. 
  • Según el responsable de Grocery de Glovo, en 20 años no habrá motivos para ir a un supermercado físico para hacer la compra, especialmente en el caso de los denominados consumibles de repetición, por ejemplo, papel higiénico o agua. 
  • Glovo maneja márgenes de beneficio muy pequeños y su máxima es que si un pedido genera un céntimo de beneficio ya es válido.
  • La estrategia de Greever se basa en la proximidad y cuenta con un centro de pedidos cada 750 metros en la ciudad de Barcelona para agilizar la entrega.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El comercio electrónico se disparó durante la crisis del coronavirus, pero su mayor reto continúa siendo la logística.

Aún pendientes de confirmar si se consolida o no ese 30% de penetración que el ecommerce ha arañado durante los meses de confinamiento, los retailers tienen claro que en la omnicanalidad está el futuro y que la entrega será un aspecto clave en este camino. 

Es un mundo de gigantes, en el que juegan Amazon, Alibaba, Walmart o Inditex y el reto para todos ellos se encuentra en la logística, “siempre ha sido el cuello de botella en España”, introduce la situación el profesor de Esade, Jaume Hugas, en la conferencia Retail Revolution organizada por esta escuela de negocios. Un escollo que se evidenció durante los meses de parón económico por la pandemia. 

Y sino que se lo digan a Glovo, la compañía de reparto a domicilio experimentó un crecimiento de 300.000 pedidos mensuales a 1,2 millones de pedidos durante el mes de abril en todo el mundo, según apunta Daniel Alonso Moreno, director general de Grocery de Glovo. La empresa de delivery, que opera en 22 mercados, se vio abrumada ante el alza de pedidos a domicilio, especialmente las referidas a la división de supermercados. “No sabíamos que teníamos clientes prisioneros. Para algunos éramos al única opción”, señala el ejecutivo.

Otras empresas de entrega a domicilio de última milla, como Stuart o Greever, vieron cómo su volumen de peticiones diarias durante estos meses se multiplicaba por ocho. “El sector del hogar, de deporte y de alimentación es el que más creció. El de moda bajó al principio pero luego se recuperó”, explica Xavier Rosales, cofundador y director general de Paack. “Veremos ahora si este crecimiento es efecto COVID-19  o es el efecto de la penetración en el online”.

Leer más: De los bajos precios de Asia a la flexibilidad de Marruecos, ¿dónde fabrican Zara, Primark, H&M y Cortefiel sus prendas de ropa?

El directivo de Glovo cree que en 20 años no habrá motivos para ir a un supermercado físico para hacer la compra, especialmente en el caso de los denominados consumibles de repetición, por ejemplo, papel higiénico o agua. Una compra que, según prevé Alonso, estará en cierta manera automatizada. En este marco, el directivo recuerda que el sector del delivery maneja márgenes de beneficio muy pequeños: “o tienes una cuota de mercado muy alta o es difícil ser competitivo”, señala el ejecutivo de Glovo. Todo esto, teniendo en cuenta que la plataforma de entrega a domicilio se queda con un margen del 40% del pedido que cobra a los restaurantes.

Estrechos márgenes pero mucha capilaridad  

Desde Paack y Greever manejan costes de entrega similares entre ellos, de entre 6 y 8 euros para la entrega exprés, entre 5 y 7 euros para la entrega e el mismo día y entre 3 o 4 euros para la entrega al día siguiente. El caso de Glovo es distinto, “mientras una orden genere un céntimo de beneficio ya nos vale, es la máxima que seguimos”, apunta Alonso. 

El ejecutivo pone de relieve que el envío es una de las mayores barreras para el ecommerce. En su empeño por tratar de superar este obstáculo Glovo ha empezado a trabajar con dark stores, que funcionan como centros de preparación de pedidos, y cocinas fantasma, para dar respuesta a la demanda en restauración. La compañía cuenta con 4 centros logísticos antiguos en Barcelona y trece en el resto del mundo. "El objetivo para el año que viene es llegar a 150 para tener mas capilaridad y poder reducir los costes", avanza Alonso.

En contraposición, la estrategia de Greever se basa en la proximidad, y es que la compañía cuenta con un sorting center (centro de clasificación de pedidos) cada 750 metros en la ciudad de Barcelona. Así, lo máximo que tarda una entrega son cinco minutos. “Contamos con un hub en la zona Franca y 32 puntos de distribución dentro de plazas de parking en la ciudad”, explica Pere Roca, fundador de Greever. “Hemos creado una red de centro urbanos con 750 metros de radio”, aunque en la zona norte de la capital catalana esta distancia se amplía a un metro y medio”.

Leer más: Mango y Tendam trabajan en colecciones para otoño a caballo entre el 'casual' y las prendas de calle tras el coronavirus

El objetivo de la compañía es llegar a las 42 ubicaciones “para tener la ciudad completamente mapeada”, reconoce el ejecutivo de Greever. Además, la compañía cuenta con un pequeño stock de ciertos productos populares que le permite dinamizar las entregas.  

El modelo de Paack, en un primer momento, se apoyó en las tiendas de las ciudades como una suerte de almacenes urbanos. Ahora la compañía cuenta con hubs de distribución y estaciones de delivery en las ciudades y, según avanza Rosales, próximamente tres naves de almacenamiento, una de ellas en construcción en Madrid. El director general de Paack avanza que su modelo requiere contar con una red de estaciones de delivery más grande, un aspecto en el que ya trabajan.

Drones terrestres en la entrega e inteligencia artificial para predecir la demanda

También la tecnología y la robotización se han convertido en un arma para agilizar los procesos logísticos. Lo cierto es que Roca considera que veremos sistemas de mecanización y gestión más eficientes. También los drones terrestres podrían sustituir la recogida de los pedidos en los centros de entregas. 

Rosales se inclina más por la integración de tecnologías de inteligencia artificial. “Le vemos mucha aplicación en temas de de predicción, tanto de demanda como de oferta e incluso en la customización de la comunicación con el cliente”. El emprendedor se refiere a la posibilidad de descubrir nuevos patrones o evitar las entregas no efectivas.

Y si bien, al igual que el resto de portavoces, el directivo de Glovo no contempla el uso de drones voladores por las restricciones regulatorias, si apuestan por los terrestres “ya hemos visto en ciudades de Colombia que funcionan”.

Leer más: El mercado de la ropa de segunda mano por internet podría alcanzar un valor de 57.000 millones en los próximos 5 años

Apuestas más arriesgadas se han visto, como el caso de Alibaba y su máquina de vending de coches que comercializó más de 120.000 unidades a través de este sistema el pasado año, apunta Hugas. 

El papel de la India en la geopolítica del comercio electrónico

En esta carrera por el online, el profesor de Esade considera que “hay que entender India para entender el ecommerce”. Y esto es así porque, en realidad, Amazon perdió el mercado chino que quedo en manos de Alibaba. En la geopolítica del comercio electrónico, la India se convirtió en el principal escenario en el que competir. Todo ello teniendo en cuenta que nos dirigimos hacia un escenario global que, como en China, ya no será mobile friendly sino mobile only, según apuntó en su intervención Alba Ruiz, responsable de desarrollo de negocio de Alibaba Group para España y Portugal.

Lo que ha hecho Amazon es apostar por centros de distribución en su carrera por satisfacer la demanda online. Cierto es que no hace marketing pero la compañía se centra en la experiencia del cliente con la entrega como principal arma: a los clientes de Amazon Prime los atrae por sus bajos precios de entrega. “Prime supera los 120 millones de clientes y les ha subvencionado 14.300 millones en transporte de última milla”, recuerda Hugas. 

El profesor de Esade hace hincapié en la omnicanalidad, tanto por la forma en la que grandes retailers físicos están apostando por el online como los pure players que están abriendo tiendas físicas. Habla de  la implementación de nuevas fórmulas como el click&collect o el ship from store que se complementan con nuevos centros logísticos, centros de clasificación, centros de recogida de pedidos y servicios de entrega de última milla. 

LEER TAMBIÉN: Los 50 rincones y lugares desconocidos más interesantes de España que deberías visitar al menos una vez en la vida

LEER TAMBIÉN: El Corte Inglés traslada a 350 empleados de servicios centrales para atender los pedidos online

LEER TAMBIÉN: Dieta Keto: todo lo que tienes que saber sobre la dieta cetogénica que está tan de moda

VER AHORA: Javier Rodríguez Zapatero, presidente de ISDI: “Quien se transforme digitalmente hará un gran servicio tanto a la sociedad como a sí mismo”