Identifican factores genéticos comunes entre la depresión y el alzhéimer

alzheimer, personas anciana, enfermo
Reuters/GONZALO FUENTES

Desde hace tiempo ciertos indicios vinculan la depresión con el alzhéimer, una enfermedad neurodegenerativa que afecta a unas 800.000 personas en España y cuya incidencia estima que no dejará de crecer a nivel global en los siguientes años. 

Si bien no se conocen por completo los mecanismo de esta asociación, la depresión ya se sitúa como uno de los factores de riesgo modificables conocidos de este tipo de demencia.

Ahora, una reciente investigación arroja más luz sobre este posible vínculo, al identificar factores genéticos comunes entre la depresión y el alzhéimer. Aunque la base genética compartida es pequeña, los hallazgos sugieren "un papel causal potencial de la depresión en la demencia”.

"Este estudio revela una relación entre la depresión y la enfermedad de Alzheimer y la demencia relacionada a nivel genético", afirma en comunicado de prensa Thomas Wingo, uno de los autores principales de la investigación. "Es importante porque puede explicar, al menos en parte, la asociación epidemiológica bien establecida entre la depresión y un mayor riesgo de demencia".

Los 9 factores que más influyen en la aparición del Alzheimer  

El estudio, publicado en Biological Psychiatry, ha descubierto además que los casos más graves de esta enfermedad mental se tradujeron en una disminución más rápida de la memoria. 

El equipo realizó un estudio de asociación de genoma completo (GWAS), una técnica que analiza todo el genoma en busca de áreas comunes asociadas con condiciones particulares. Dicho análisis identificó un total de 28 proteínas cerebrales y 75 transcripciones, (mensajes que codifican las proteínas), asociados con la depresión. Entre ellos, 46 transcripciones y 7 proteínas también se asociaron con síntomas de alzhéimer.

No obstante los resultados no deben ser interpretados como que aquellas persona con un breve episodio de depresión desarrollarán demencia en el futuro. Lo que proponen, en cambio, es que los casos graves y recurrentes sí podrían acelerar la aparición de síntomas relacionados con la demencia si no se tratan.

Esta relación, también plantea la cuestión de si el tratamiento de la depresión puede mitigar el riesgo de demencia, como apuntan los autores en el informe.

"Identificamos aquí genes que pueden explicar la relación entre la depresión y la demencia que merecen más estudio", señala Wingo. "Dichos genes pueden ser importantes objetivos de tratamiento tanto para la depresión como para la reducción del riesgo de demencia".

Otros artículos interesantes:

La depresión y la ansiedad son peores para la salud que el tabaco y la obesidad, según la ciencia

Un mundo 'ahogado' por el alzhéimer a mitad de siglo: el número de adultos con demencia superará los 150 millones en 2050

Expertos sugieren que la ansiedad y la demencia son reversibles, mediante la modificación de la comunicación sináptica entre neuronas

Te recomendamos