Pasar al contenido principal

Un astrónomo detecta un segundo objeto misterioso del espacio podría estar a punto de volar a través de nuestro sistema solar

Gráfico del paso del objeto espacial C/2019 Q4
Los astrónomos piensan que el objeto C/2019 Q4 (línea verde) podría ser un objeto interestelar. Tal vez un cometa de otro sistema. OrbitalSimulator.com OrbitalSimulator.com
  • Los astrónomos creen haber detectado un objeto interestelar acercándose a nuestro sistema solar.
  • Llamado C/2019 Q4 (anteriormente "gb00234"), parece estar siguiendo un camino que se origina desde fuera del Sistema Solar y podría pasar cerca de Marte en octubre.
  • Este sería el segundo objeto interestelar observado en nuestro sistema. El primero de ellos fue Oumuamua, que pilló a los científicos por sorpresa. Sin embargo, esta vez se están preparando para poder ver todo lo que puedan de C/2019 Q4, según un astrónomo.
  • Si C/2019 Q4 es realmente un objeto del espacio profundo, los científicos deberían poder estudiar el cuerpo hasta que se oscurezca demasiado para verlo, fenómeno que terminaría a principios de 2021.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los astrónomos han detectado la posible visita de un segundo objeto interestelar por nuestro sistema solar. El objeto podría incluso volar cerca de Marte a finales de este año aunque todavía esté muy lejos.

El presentimiento de los científicos es bastante fuerte, pero aún no se ha confirmado nada: en este momento, las posibilidades son mucho mayores de que el objeto, conocido como cometa "C/2019 Q4 (Borisov)" (anteriormente "gb00234"), sea interestelar y no una mera roca de nuestro propio sistema.

El primer objeto de este tipo fue la misteriosa y controvertida roca espacial en forma de cigarro Oumuamua que recorrió el Sistema Sola en 2017.

El astrónomo aficionado ucraniano Gennady Borisov puede haber sido el primero en detectar a C/2019 Q4 en el cielo el 30 de agosto. El objeto todavía no ha entrado en nuestro sistema pero los expertos han estado recopilando datos con la esperanza de trazar el camino de este a través del espacio y calcular de dónde proviene.

"Es tan emocionante que básicamente estamos dejando de lado otros proyectos ahora mismo", ha dicho Oliver Hainaut, astrónomo del Observatorio Europeo Austral, a Business Insider el miércoles. Hainaut formó parte de un equipo internacional de astrónomos que estudió a Oumuamua cuando pasó por el Sistema Solar hace dos años.

"La principal diferencia de este nuevo objeto y Oumuamua es que esta vez lo hemos detectado con mucha antelación", ha agregado. "Ahora los astrónomos están mucho más preparados".

Leer más: 17 alimentos que debes tomar para que tu cerebro se mantenga en forma, según la ciencia

Las primeras imágenes tomadas sugieren que C/2019 Q4 posee una pequeña cola o halo de polvo. Ese es un rasgo muy distintivo de los cometas: estos desprenden gases y arena al espacio debido al calentamiento de su hielo. El polvo desprendido podría hacer que el C/2919 Q4 sea más fácil de rastrear que 'Oumuamua, ya que estas partículas reflejan la luz solar haciéndolas brillar.

Esto también podría permitir a los científicos estudiar más fácilmente la composición del objeto, ya que los instrumentos del telescopio pueden "probar" la luz para buscar señales químicas.

"Aquí tenemos algo que ha nacido alrededor de otra estrella y viaja hacia nosotros. Es lo más parecido a enviar una sonda a un sistema solar diferente", ha dicho Hainaut.

Los astrónomos se están preparando para observar el objeto con tantos telescopios como sea posible.

Gran telescopio de Chile
El Very Large Telescope (literalmente "Telescopio Muy Grande" en español) está situado en el Desierto de Atacama al norte de Chile. ESO

Los astrónomos de todo el mundo se están haciendo con el mayor número de telescopios disponibles para trazar el camino del C/2019 Q4 a través del espacio. El objetivo es ver si el objeto tiene una órbita elíptica (en forma de óvalo y alrededor del sol) o una hiperbólica (en forma de trayectoria abierta).

A partir de ahora, parece mucho más probable que su camino sea hiperbólico, aunque los astrónomos dicen que necesitan llevar a cabo más observaciones para poder una respuesta segura. En particular, están tratando de determinar la excentricidad de C/2019 Q4 o hasta dónde llega su órbita.

"El error indica que aún es posible que proceda del interior del Sistema Solar", ha dicho Hainaut. "Pero ese margen está disminuyendo a medida que obtenemos más datos por lo que su origen parece interestelar".

La velocidad aparentemente alta del objeto y su cubierta de polvo similar a la de un cometa también inclinan la balanza hacia esta opción, ha agregado Hainaut.

Simulación de la posible órbita de C/2019 Q4
Esta simulación aproximada muestra la posible trayectoria orbital (verde) del C/2019 Q4 a través del Sistema Solar. Puede pasar entre las órbitas de Júpiter (púrpura) y Marte (naranja) a finales de octubre. OrbitalSimulator.com OrbitalSimulator.com

Leer más: Solo el 40% de los aterrizajes en Marte han sido exitosos: esta es la razón por la que es tan difícil llegar a la superficie del planeta rojo

"Podrían pasar unos días e incluso semanas antes de que tengamos suficientes datos para afirmarlo definitivamente. Pero incluso con los mejores datos es posible que necesitemos más", ha dicho. "Es frustrante".

Cuando Oumuamua pasó por la Tierra a una distancia de tan solo 24 millones de kilómetros en octubre de 2017, los astrónomos no tenían ni idea de que iba a acercarse.

"Tuvimos que pelearnos por el tiempo de uso del telescopio", ha contado Hainaut. "Esta vez estamos listos".

Si es un objeto interestelar, el C/2019 Q4 alcanzaría su punto más cercano al sol a finales de diciembre y los científicos deberían poder observarlo hasta enero de 2021.

Hainaut y sus compañeros tienen algunos telescopios más pequeños para realizar observaciones, pero dijo que le gustaría usar "todo" para observar el C/2019 Q4. Su equipo está tratando de conseguir tiempo para los "grandes": el Very Large Telescope de Chile, el Keck Observatory, el Gemini Telescope de Hawaii, y más.

Ha dicho que un colega suyo también está "perfeccionando una propuesta" para que el Telescopio Espacial Hubble eche un vistazo mientras que otros compañeros de equipo están buscando el mejor uso de los dos telescopios espaciales infrarrojos de la NASA: Spitzer y el Wide-field Infrared Survey Explore (WISE o "Explorador de Infrarrojos de Campo Amplio" en español).

Los científicos siguen siendo cautelosos sobre la identidad de C/2019 Q4

Representación de 'Oumuamua

Aunque muchos astrónomos están entusiasmados con el C/2019 Q4, hay que trabajar más para confirmar que es interestelar.

"Este no es el primer objeto desde 2017/1I, más conocido como 'Oumuamua, que muestra una órbita hiperbólica", ha escrito el miércoles Michele Bannister, astrónoma de la Queen's University de Belfast (Gran Bretaña), en un tweet este miércoles.

Bannister observó que, con observaciones tan limitadas, puede parecer que un objeto tiene una órbita interestelar pero luego tener una dentro de nuestro sistema.

"A veces solo tenemos que esperar el movimiento del cielo. Y hacer más observaciones", ha añadido.

Leer más: Por qué colonizar Marte significa contaminar Marte

Actualmente, esas observaciones no son fáciles de obtener, ha dicho Hainaut. C/2019 Q4 se encuentra ahora posicionado cerca del sol, lo que lo coloca cerca del horizonte de la Tierra y da a los astrónomos una ventana de tiempo muy limitada antes del amanecer para estudiarlo.

"Es difícil de ver pero tenemos a los mejores haciendo astrometría, tratando de calcular su posición en el cielo", ha dicho. "Pueden pasar unos días e incluso semanas antes de que tengamos suficientes datos para sacar una conclusión definitiva".

Si C/2019 Q4 resulta ser un segundo objeto interestelar, eso sería un buen presentimiento para una misión en la que Hainaut está trabajando y que consiste en enviar sondas robóticas al espacio para interceptar objetos como este en el futuro.

"Uno de los principales problemas es: ¿Cuántos de estos hay? Si detectamos uno cada siglo, es difícil planear una misión para interceptarlo", ha dicho.

Si estos objetos llegan cada dos años, por otro lado, los astrónomos podrían incluso ser capaces de elegir qué objeto interceptar.

"Esto sugiere que podemos darnos el lujo de esperar uno, dos o tres años para conseguir el correcto, y tal vez, no el primero que descubrimos después de organizar una misión", ha concluido Hainaut.

Y además