Pasar al contenido principal

Solo el 40% de los aterrizajes en Marte han sido exitosos: esta es la razón por la que es tan difícil llegar a la superficie del planeta rojo

  • La sonda InSight de la NASA está programada para aterrizar en Marte, pero es más fácil hacerlo que decirlo, solo el 40% de los aterrizajes en Marte han sido exitosos.
  • La atmósfera de Marte es 100 veces más fina que la de la Tierra, lo que hace extremadamente difícil aterrizar en Marte.
  • Hasta la fecha, sólo tres agencias espaciales han intentado aterrizar en Marte, y ninguna de ellas puede presumir de un historial perfecto.

Esta es la transcripción del vídeo. 

Es más fácil decir que vas a aterrizar en Marte que hacerlo. En los últimos 50 años, naves espaciales han aterrizado en más de media docena de mundos. Incluyendo Venus; Titán, la luna de Saturno, cometas y algún objeto más. Pero en ningún otro lugar ha demostrado ser tan traicionero como el Planeta Rojo, Marte. Hasta la fecha, solo el 40% de los intentos de desembarco han tenido éxito. Pero con solo mirarlo, Marte podría parecer bastante inofensivo, ¿verdad? No tiene nubes tóxicas como Venus, y hay muchos lugares planos y estables para aterrizar, a diferencia de un cometa. Pero aquí está la clave:  lo que no puedes ver es el auténtico problema. No puedes verlo: la atmósfera

Las atmósfera de Marte es 100 veces más delgada que la de la Tierra. Debido a que la atmósfera de Marte es tan delgada, hace que los paracaídas sean menos efectivos. 10 veces menos efectivos, de hecho. Así que, pongamos que saltas en paracaídas en Marte, y usas el mismo tamaño de un paracaídas en la Tierra. En la tierra, los paracaidistas golpean el suelo corriendo a unos 20 mph. En Marte, tendrías hacer que tu paracaídas más grande para disminuir la velocidad. Y eso es en parte lo que hace la NASA. Por ejemplo, su rover Curiosity utilizó el paracaídas supersónico más grande de la época, cuando aterrizó en 2012.

Pero ni siquiera eso sirvió para frenar al Curiosity lo suficiente. Para eso sirvió la vuelta al paracaidismo. Si quisieras reducir la velocidad de aterrizaje (20 mph) tanto en Marte como en la Tierra, necesitarías un paracaídas 10 veces más ancho. O de unos 30 metros de diámetro, lo suficientemente ancho como para cubrir la longitud de 2,4 autobuses escolares. Ahora, aquí está la trampa: el rover Curiosity de la NASA pesa unas 13 veces más que un humano medio. Lo que significa que, para frenar a la misma velocidad, necesitaras un paracaídas mucho más grande, uno que tenga 400 pies de diámetro. Pero, en realidad, el paracaídas del Curiosity no era ni mucho menos de ese tamaño. Solo tenía 70 pies de diámetro. 

Leer más: Así es el nuevo traje espacial con el que los astronautas volverán a la Luna y pisarán por primera vez Marte (si a la NASA le gustan)

¿Por qué? Porque cuanto más grande sea el objeto, mayores serán las posibilidades de que se rompa. De hecho, el paracaídas más grande jamás construido y probado tenía solo 150 pies de ancho. Así que, al final, es físicamente imposible construir un paracaídas lo suficientemente grande. Entonces, ¿Cómo lo hacen las agencias espaciales? Con mucho cuidado. 

Primero, la nave espacial despliega su paracaídas gigante para reducir la velocidad tanto como sea le posible, por lo general a 200 mph. Luego, disparan los “retrorockets” para llevarlo el resto del camino.

Y puede que eso no te suene tan difícil, pero si el paracaídas no se despliega en el momento adecuado, o si los cohetes no se disparan a la altura adecuada, todo ha terminado. Hasta la fecha, solo tres agencias espaciales han intentado aterrizar en Marte: la NASA, la Agencia Espacial Europea y la antigua Unión Soviética
Ninguno tiene un historial perfecto. 

Entonces, si aterrizar en Marte es tan difícil, ¿Por qué sigue siendo una prioridad? Además de la Luna, Marte es el que tiene más instrumentos artificiales en su superficie, incluido el resto del sistema solar. Y se podría decir que es porque Marte está cerca. O que podría ser el mejor lugar para buscar señales de vida alienígena. ¿O puede ser que con cada nuevo aterrizaje exitoso nos acerquemos un paso más a la mayor de las ambiciones? Convertirnos en la primera especie en habitar un mundo más allá del nuestro
 

Y además