Pasar al contenido principal

Día Mundial para la Prevención del Suicidio: los expertos piden más inversión tras la pandemia ante el previsible aumento de casos de depresión, pero el plan nacional del Gobierno está paralizado

Depresión en tiempos de coronavirus

Getty Images

  • Los trastornos depresivos podrían aumentar hasta un 20% en los próximos meses y años a causa de la pandemia actual de COVID-19 y de las crisis social y económica que se prevén. 
  • Es la advertencia de los expertos en la presentación del Libro Blanco de Depresión y Suicidio, que abogan por un Plan Nacional de Prevención de Suicidio y advierten de que los grupos vulnerables han aumentado tras la pandemia. 
  • Los expertos piden más inversión en salud mental para hacer frente a las necesidades de los pacientes que no van a dejar de aumentar: se prevé que para 2050 la depresión sea el principal problema de salud. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los trastornos depresivos podrían aumentar hasta un 20% en los próximos meses y años a causa de la pandemia actual de COVID-19 y de las crisis social y económica que se prevén. Es la advertencia de los expertos en la presentación del Libro Blanco de Depresión y Suicidio, impulsado por la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB) y la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM), con el apoyo de la farmacéutica Janssen.

En España, el suicidio es la primera causa de muerte no natural —3.600 personas al año, según los últimos datos disponibles— por delante de los accidentes de tráfico, los accidentes laborales y la violencia de género. Las estimaciones sitúan la cifra de personas que cada año intentan quitarse la vida en 35.000. 

Y la cifra podría incrementarse tras el confinamiento si no se toman las medidas adecuadas, según ya han denunciado previamente los expertos en Business Insider España, lamentando que las autoridades no hayan tenido en cuenta el impacto de sus políticas en salud mental. 

"Los profesionales estamos acostumbrados a que no se considere la salud mental (y mucho menos el riesgo suicida) en las consecuencias de las decisiones políticas. Este caso no está siendo una excepción", afirmaba Andoni Anseán, presidente de la Sociedad Española de Suicidología (SES). 

Ahora, la doctora Mercedes Navío, coordinadora del Libro y de la Oficina de Salud Mental de la Comunidad de Madrid, y el doctor Celso Arango, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), refuerzan estas advertencias con motivo de la presentación del Libro Blanco de Depresión y Suicidio y piden eliminar el “tabú social que existe en torno al suicidio". 

Leer más: Los expertos advierten de que los suicidios podrían aumentar con el fin del confinamiento: qué medidas de prevención deben tomarse

El riesgo aumenta después de la pandemia por una multitud de factores 

La Organización Mundial de la Salud prevé que los problemas psicológicos se dupliquen a raíz de esta nueva crisis, según subrayaba Anseán. 

Actualmente en España, la depresión afecta a 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 10 hombres. “Se estima que en 2050 esta enfermedad será el principal problema de salud, lo que le convierte en una prioridad de salud pública”, advierte la doctora Ana González-Pinto, presidenta de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica.

Ello, unido a la crisis económica que ya ha comenzado y de la que muchos expertos están advirtiendo, anuncia un aumento de casos de intentos de suicidios. 

"Según estudios internacionales de ámbito europeo, la tasa de suicidios aumenta un 0,8% por cada 1% de aumento en la tasa de desempleo. A la vista de la crisis económica que se avecina (de hecho, en la que ya estamos), el desempleo aumentará considerablemente, con su repercusión en la tasa de suicidios", explicaba Andoni Anseán. 

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el suicidio es "multicausal y multifactorial", por lo que no se puede establecer una relación causal con un único fenómeno. 

"Para valorar el riesgo suicida hay que prestar atención a los factores de riesgo y precipitantes que pueda haber y a la ausencia o disminución de los factores de protección", advierte el presidente de la SES.

"A partir del mes de junio van a aumentar los suicidios", aseguraba tajante José Manuel Dolader, director del Teléfono Contra el Suicidio (911 385 385) de la Asociación la Barandilla. 

Leer más: Menos tabúes y más recursos: los jóvenes necesitan que se hable del suicidio

El impacto de la pandemia en algunos colectivos aumentan los grupos vulnerables 

Los expertos que han participado en la presentación del Libro Blanco revelan que el impacto en salud mental ha sido notorio en las personas que han pasado el COVID-19 con síntomas graves, las familias de personas que han fallecido durante la pandemia y los profesionales sanitarios que han trabajado en primera línea. 

"En estas poblaciones ya estamos viendo un aumento de patologías que están muy bien descritas: ansiedad, depresión, consumo de alcohol y suicidio", describe el doctor Víctor Pérez Sola.

El psiquiatra hace hincapié en la importancia de la actuación terapéutica y preventiva en los trabajadores sanitarios que están en primera línea en esta crisis. Apunta a estudios recientes que revelan un aumento de más del 50% de la sintomatología de depresión, de ansiedad y el insomnio entre estos profesionales. 

Otro grupo de población especialmente vulnerable en esta crisis sanitaria son las personas con enfermedades mentales que han visto como se reducía en la atención tradicional, ante la necesidad de reorganizar la asistencia para hacer frente a la saturación del sistema sanitario.

"La teleconsulta ha sido fundamental para garantizar el acceso a los tratamientos a las personas con trastorno mental y trastorno mental grave en la fase crítica en la que la minimización del riesgo de contagio era la prioridad”, reconoce Navío, que sin embargo asegura que no puede sustituir a la atención presencial. 

Leer más:  El esfuerzo de Facebook para detener los suicidios revela una preocupante brecha entre las tecnológicas de Silicon Valley y los expertos en salud

El plan nacional de prevención sigue paralizado 

Para poder coordinar y distribuir mejor los recursos, todos los expertos abogan por la creación de un Plan Nacional de Prevención de Suicidio. 

Actualmente, cada comunidad gestiona sus sistemas de prevención y atención al suicidio. "Necesitamos un plan nacional que establezca el mismo protocolo de actuación para los cuerpos de seguridad y el personal sanitario - médico", pedía Junibel Lancho, directora clínica del Hospital de Día Lajman y coordinadora del Teléfono contra el Suicidio, en una entrevista con Business Insider España.

A finales de 2019, la entonces ministra de Sanidad, Luisa Carcedo, aseguró que un plan de prevención a nivel nacional estaría listo en meses y que era una prioridad dentro de Estrategia Nacional de Salud Mental 2019-2024. Sin embargo, la iniciativa tenía que haberse presentado en marzo y lleva desde entonces paralizada por la pandemia. 

Los expertos urgen a retomarla y, mientras tanto, las cifras revelan que España tiene aún mucho que avanzar para hacer frente a los problemas de salud mental. 

Según los datos del Consejo General de Psicología de 2016, España tiene un ratio de 4,3 psicólogos clínicos por cada 100.000 habitantes, frente a los 18 por cada 100.000 que tiene como media la Unión Europea.

Las cifras del mismo año señalan que España invierte en salud mental 5,5 euros por cada 100 que destina al gasto total sanitario, una cifra inferior a la media de la UE, que alcanza los 7 euros. 

En cuanto a los psiquiatras, con algo más de 10 especialistas por cada 100.000 habitantes, España se sitúa como el cuarto país con menos psiquiatras de la Unión Europea, donde la media es de 18.

Leer más: Ifeel, la startup española de psicólogos online, ofrece consultas gratuitas durante la cuarentena mientras su demanda se dispara un 70%

La solución pasa por más inversión

El doctor Arango apunta a que “en los países donde hay una mayor inversión en salud mental, hay una menor incidencia de patología mental y, además, un ahorro económico”.

Por eso, y ante la expectativa de un aumento de prevalencia de la enfermedad, este especialista insiste en la relevancia de “seguir invirtiendo en salud mental y en que los pacientes tengan acceso a las terapias y tratamientos que pueden suponer una innovación”.

Sin embargo, Javier Jiménez psicólogo clínico de la Asociación de Investigación, Prevención e Intervención del Suicidio (AIPIS), advierte de que las recesiones económicas vienen acompañadas de recortes en los que la salud mental suele quedar mal parada y esa falta de refuerzo del sistema de atención también provoca un aumento de casos.

Para Jiménez, la solución es tan complicada como simple: "invertir en salud mental". El psicólogo describe toda una serie de problemas estructurales—como la falta de formación de los psicólogos en prevención de suicidios (ninguna facultad de psicología tiene una asignatura que enseñe a detectar e intervenir sobre la conducta suicida) y la saturación del sistema de salud mental— que son difícilmente subsanables a corto plazo. 

Recursos disponibles 

Teléfono contra el Suicidio: 911 385 385

Teléfono de la Esperanza: 914 59 00 50

Teléfono ANAR de ayuda a niños y adolescentes: 917 26 27 00

Chat ANAR de ayuda a niños y adolescentes. 

Guías para la detección y prevención de la conducta suicida

Guía para el tratamiento del suicidio en los medios de comunicación

Y además