Diferencias entre las pensiones contributivas y las pensiones no contributivas

Diferencia entre pensiones contributivas y no contributivas
Reuters
  • La Seguridad Social diferencia entre pensiones contributivas y no constributivas.
  • Las pensiones contributivas exigen unos requisitos mínimos para poder cobrarlas.
  • Con las pensiones no contibutivas no es necesario haber cotizado un número de años a la Seguridad Social para poder acceder a ellas.
  • Las pensiones no contributivas se conceden a personas en situación de necesidad en base a sus rentas.
  • La pensión de jubilación al uso es un ejemplo de pensión contributiva (también la hay no contributiva).
  • El nuevo ingreso mínimo vital es una prestación no contributiva.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En España convive más de un tipo de pensión y de prestación y no todas funcionan igual ni presentan los mismos requisitos para acceder a ellas. La la primera y gran distinción dentro de la Seguridad es la diferencia entre pensiones contributivas y no contributivas.

En ambos casos se trata de ingresos a cargo del Estado, pero tanto las condiciones para acceder a ellos como la cuantía y su gestión son distintas. La gran diferencia entre una pensión contributiva y una no contributiva son los requisitos para que te las concedan.

¿Quiénes pueden acceder a una pensión contributiva y a una no contributiva?

Las pensiones contributivas se conceden según tu edad y el tiempo que hayas cotizado a la Seguridad Social. En otras palabras, para acceder a ellas debes haber cotizado un mínimo de años. Actualmente la cifra mágica son 15 años, un tiempo con el que podrás acceder al 50% de tu base reguladora.

Si quieres cobrar el 100% de la pensión tendrás que cotizar por lo menos 37 años y tener más de 65 años.

Leer más: Cuántos años cotizados necesitas para que te compense jubilarte en 2020

Por el contrario, las pensiones no contributivas se conceden en base a tu situación personal e ingresos, independientemente del tiempo que hayas cotizado. Así, se puede decir que las prestaciones no contributivas atienden a estados de necesidad.

Quiénes pueden ser beneficiarios de las pensiones no contributivas? Las personas que cumplan los siguientes requisitos:

  • No contar con unos ingresos suficientes. Ese estado de carencia e ingresos lo marcan los 5.538,4 euros. Quienes no dispongan de esa renta mínima podrán acceder a una pensión contributiva.

  • No tener derecho a una pensión contributiva por no haber cotizado el tiempo suficiente.

  • En el caso de la pensión no contributiva de jubilación, además hay que ser mayor de 65 años y haber residido durante por lo menos 10 años en España desde los 16 años y que por lo menos dos sean consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de la pensión no contributiva.

  • En el caso de la pensión no contributiva por invalidez, hay que tener entre 18 y 65 años y haber residido por lo menos 5 años en España, dos de los cuales deben ser inmediatamente anteriores a la solicitud. Además, hay que acreditar una incapacidad o grado de invalidez superior al 65%.

El ingreso mínimo vital está configurado como una prestación no contributiva.

Leer más: Cómo afecta el ingreso mínimo vital a la declaración de la renta

Tipos de pensiones en cada caso: qué coberturas ofrece una pensión contributiva y una no contributiva

Como acabas de ver, las coberturas de las pensiones no contributivas son muy limitadas. Sólo se puede acceder a ellas en caso de invalidez y jubilación.

En el caso de las pensiones contributivas, también hay que sumar las pensiones por fallecimiento, como son la pensión de viudedad, orfandad y en favor de familiares.

La cuantía de la pensión contributiva y la pensión no contributiva

Otra de las diferencias entre la pensión contributiva y la pensión no contributiva es la cuantía que se percibe y cómo se realiza ese cálculo.

A la hora de calcular la pensión pública de jubilación se tienen en cuenta los años cotizados y la base de cotización para determinar cuánto cobrarás. Además, existen una serie de máximos y mínimos que el Gobierno actualiza cada año.

La cuantía de la pensión no contributiva no depende del tiempo cotizado, sino de tu nivel de rentas y la situación familiar. En este sentido, la pensión no contributiva máxima es de 5.538,4 euros al año y la mínima de un 25% de la básica o 1.384,6 euros.

Cómo se actualizan las pensiones contributivas y no contributivas

El debate sobre cómo y cuánto deben subir las pensiones cada año afecta tanto a las pensiones contributivas como a las no contributivas. Sin embargo, aquí también hay diferencias entre ambas.

Debido a su carácter de asistencial, las pensiones no contributivas se actualizan de forma diferente a las contributivas.

Quién gestionar cada una de las pensiones

Las pensiones contributivas se gestionan de forma centralizada por parte del Ministerio de Trabajo.

La gestión de las pensiones no contributivas recae sobre las Comunidades Autónimas que tienen transferidas las funciones y servicios del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso).

En resumen, las primera las gestiona el Estado y las segundas dependen ya de cada región.

 

LEER TAMBIÉN: Todo lo que deberías saber antes de pedir la jubilación anticipada

LEER TAMBIÉN: La regla del 4% para saber cuánto necesitarás para jubilarte

VER AHORA: X Smart Business Meeting: expertos del sector analizan los retos y el futuro de la educación y la formación en España

    Más:

  1. Jubilación
  2. Pensiones
  3. Dinero
  4. Trending